De transversalidades y privatizaciones

Hace tiempo que  los intereses de clase vienen trascendiendo los partidos políticos.

Hace tiempo que  los intereses de clase, o los proyectos de modos de acumulación vienen trascendiendo los emblemas partidarios, y eso se traduce en una polarización transversal de proyectos antagónicos.

En nuestro país a partir de la caída de Stroessner, a los efectos de la sucesión del general  Rodríguez, en el marco de la disputa, hubo tanto en el Partido Colorado en el poder como en el Partido Liberal, grupos que se aglutinaban en torno a los polos privatistas y antiprivatistas.

En el Partido Colorado, el grupo liderado por Wasmosy apostaba a un proyecto privatista a ultranza, mientras que del otro lado, Luis María Argaña se oponía fervientemente a toda privatización, levantando banderas de supuesto nacionalismo, pero cuyo móvil real era el mantenimiento del modelo clientelista prebendario, basado en el burdo estatismo que todos conocemos. En el Partido Liberal, había  un sector privatista, el histórico bloque conservador de los Franco (yoyito) y del otro lado, un sector antiprivatista cuya cabeza visible era Laino.

Salvando las diferencias y las distancias, hoy estamos asistiendo a un espectáculo aproximado: un sector del Partido Colorado (ver declaración de Aníbal Saucedo Rodas-abc de 1-02-2011) se opone a la privatización invocando una normativa de esa organización, que desechaba toda privatización, obviamente en virtud de un modelo que le fue funcional. Por  otro lado liberales se alían con oviedistas para apuntalar el proyecto de privatización de aeropuertos. Y dentro del Frente Guazú, aparece uno de sus partidos miembros, el Encuentro Nacional que apoya esa privatización .

Pero se podría estimar que esa polarización transversal, no responde a proyectos de política económica precisamente, lo que daría cuenta no de algún síntoma de controversia ideológica, sino de disputas por el control del negocio de privatización.

Fernando Lugo y Efraín Alegre. Fuente: Paraguay.com

En principio, se puede pensar que el Partido Colorado apostaría a la posición de Saucedo Rodas, en primer lugar porque hay una fuerte convicción de que recuperarán el control del Poder Ejecutivo a partir del 2013, pero sobre todo porque la privatización se realizaría bajo la administración y control del Partido Liberal (que dicho sea de paso, está dividido).

De cualquier manera, nunca se descarta la transversalidad que  también involucre a un sector del Partido Colorado apoyando la privatización y ello dependerá de la participación que pueda tener en el negocio de la operación. No  hay que olvidar que en la Argentina, todo el espectro partidario  participante en el Congreso, estuvo involucrado en el  programa de privatización de Menen.

Comentarios

Publicá tu comentario