“De cualquier lado puede salir un matón, no hace falta que salga de una empresa de seguridad”

Fue lo que respondió el Lic. Gonzalo Salsamendi de la empresa Wackehut S.A. consultado sobre si de empresas de seguridad irregulares podrían salir matones de campesinos, como lo había dado a entender a medios locales el ex diputado Magdaleno Silva, respecto a la empresa San Jorge.

Imagen referencia de noticiassin.com

El licenciado Gonzalo Salsamendi, de la empresa de seguridad Wackenhut S.A, manifestó a Radio 1° de Marzo que cerca de 200 empresas de seguridad privada se encuentran trabajando de forma regular en el mercado paraguayo. Referente a las empresas que prestan servicios de seguridad de forma irregular, dijo que es difícil contabilizar y que estarían entre 50 y 100.

Consultado por E’a sobre las obligaciones que tiene que cumplir una empresa de seguridad para que sea considerada regular el empresario manifestó: “Se encuentran estipuladas una serie de normas específicas que están establecidas en la reglamentación de la ley que rige la actividad de las empresas de seguridad, la Ley 222 de la Policía Nacional.”

Al respecto de las diferencias de los servicios entre las empresas que operan de manera regular y las que lo hacen de manera irregular dijo: “La diferencia entre una empresa regular y una irregular está en el gerenciamiento, la conducción, el acompañamiento hacia el personal que terceriza  el servicio. Toda la logística que se ponga al servicio del guardia, para controlar al guardia, para educar al guardia, para darle el soporte al guardia.”

Consultado sobre qué puede hacer el Estado para controlar a estas empresas irregulares de seguridad expresó: “Se podría endurecer un poco más los controles a aquellas empresas que no cumplen mínimamente para poder operar en el mercado”.

Sobre la posibilidad de qué de estas empresas irregulares salgan matones como lo había dado a entender a medios locales el ex diputado Magdaleno Silva respecto a la empresa San Jorge, manifestó: “no te podría decir, de cualquier lugar puede salir un matón, no hace falta que salga de una empresa de seguridad”.

Tampoco supo dar detalles sobre si estas empresas de seguridad irregulares estarían relacionadas con guardias que la ARP contrataría como matones de campesinos, como lo había propugnado el chileno Eduardo Aviles miembro de la ARP.

Comentarios

Publicá tu comentario