Dan a conocer histórico manual estronista de combate al comunismo

El documento interno de la A.N.R. señalaba a las bases que todo crítico al dictador era un agente comunista.

La política de seguridad nacional de los EEUU sirvió de base a la "lucha" contra el comunismo, cuco y excusa perfecta de la dictadura para perseguir a la disidencia política.

La política de seguridad nacional de los EEUU sirvió de base a la "lucha" contra el comunismo, cuco y excusa perfecta de la dictadura para perseguir a la disidencia política.

Al documento accedieron personas que están acusadas en el mismo, y dieron su aprobación para la difusión, lo cuál se está realizando vía internet.

El manual de “combate” al comunismo iba dirigido a “formar” argumentalmente e instruir en acciones a todas las bases y delegaciones partidarias de la Asociación Nacional Republicada (A.N.R.), Partido Colorado.

Lleva el título de “Principios y métodos para combatir al comunismo internacional”, y fue elaborado por la “Comisión Permanente Especial Encargada de Llevar a la Práctica la Lucha contra el Comunismo”. Tiene fecha de junio de 1976.
El principal valor del material recide en que el mismo compila la base argumental utilizada por los agentes de la dictadura para la persecusión de toda la disidencia política, acusada de “comunista”.

Estado todopoderoso
El material está dividido en dos partes, la primera: “Bases políticas, sociales y culturales en que apoyarse para combatir a la prédica comunista en Paraguay”  donde se caracteriza al sistema comunista como una dictadura totalitaria, de carácter antidemocrático y represivo, al “contrario”, según el manual, de los principios del partido colorado y del gobierno stronista: democrático, moderno y de alto carácter “social”. Irónicamente, hace hincapié de que en las dictaduras comunistas las elecciones son una mascarada, todas preparadas, e impera el régimen de partido único, “Estado todopoderoso, policial y terrorista”,paradojicamente, las principales características de la dictadura colorada.

Pyragüe
“En la segunda parte, “Aspectos Doctrinarios. Instrucciones para las Delegaciones partidarias, impartidas por la Comisión Especial Permanente”, desarrollan argumentos y acciones para combatir al “comunismo y al terrorismo”, así como despliega las “bases políticas, sociales y culturales en qué apoyarse para combatir a la prédica Comunista en Paraguay”.
De esta segunda parte podemos destacar, la fundamentación y prédica del pyragüe, aquel agente civil dedicado a la delación: “todo ciudadano responsable, y el colorado es el modelo de responsabilidad ciudadana, -porque está al servicio de su pueblo-, TIENE LA OBLIGACIÓN DE SER UN CENTINELA DE ESA PAZ. Centinela, en el sentido de estar alerta ante cualquier peligro, venga del interior o del exterior, venga con el disfraz que venga”.

Prohibido criticar a Stroesner
También en esta parte, se encuentra una de las mayores fundamentaciones para la persecusión política, afirmando que todo aquel que criticara al presidente Stroessner era un traidor de la patria y un agente comunista:  “Que nuestro Líder, el Presidente Stroessner, está consagrado universalmente como uno de los más grandes gobernantes dentro de una democracia moderna al servicio de los intereses permanentes de una nación libre y soberana. Que, consecuentemente quien pretende menoscabar el respeto que merece, es ya un traidor a nuestra patria, un agente del comunismo internacional, que pretende confundir al pueblo con falsedades para aplastarlo después en la más infame servidumbre”.

Sacerdores aspirantes a guerrilleros
Otro particular hecho mencionado en esta segunda parte es el que expone nombres de sacerdotes a quienes acusan de estar involucrados en actividades extremistas y promover el comunismo. “El caso de algunos sacerdotes aspirantes a guerrilleros” se denomina este apartado donde como introducción se exalta el “mérito” del gobierno colorado en la unión de la Iglesia con el Estado mediante la constituyente de 1967, en oposición a los laicistas y anticatólicos febreristas y liberales. Seguidamente, el manual afirma la existencia de algunos “malos” sacerdotes, en su mayoría extranjeros “irrespetuosos de nuestra nacionalidad”, que realizaron prédicas y actividades carácter subversivo.
El manual resalta la necesidad de conocer el nombre de dichos “judas modernos” que no supieron vivir el mandamiento del “Amor a Cristo”, y posteriormente reseña los nombres y las biografías de los “sacerdotes guerrilleros”.
Entre los citados están: Ramallo, Francisco de Paulo Oliva, el Padre Caravias, Gilberto Gimenez, Miguel Sanmarti García, Luis Farre, José Miguel Munarritz, Bartomeu Melia, Bartolome Vanrrel y el Padre Gelpi. Todos ellos, supuestamente vinculados a organizaciones extremistas, según el manual, aclarando que la condición sacerdotal no es una vestidura de inmunidad.

Los manuales y las instrucciones de combate al comunismo de la dictadura colorada se cobró miles de víctimas. Foto: El Economista

Muchas de las argumentaciones y procedimientos contra los comunistas y subversivos expuestos por el manual han marcado la línea periodística y editorial de los medios de comunicación de la época, como el diario Abc Color, que parece seguir utilizando las instrucciones en sus campañas contra las organizaciones sociales y movimientos de izquierda.


Aquí el manual completo

Comentarios

Publicá tu comentario