Cúpula Católica admite indirectamente que participó de la destitución de Lugo

En carta dirigida a los fieles, pide «perdón» si actuaron equivocamente en los sucesos que terminaron con la deposición del gobierno anterior. Los hechos de aquellos días y los antecedentes confirman que la cúpula apoyó el Golpe de Estado Parlamentario.

Franco recibe la hostia en la homilia realizada en La Catedral el día siguiente al Golpe. Fuente: ea.com.py

«Si se ha juzgado que se han cometido errores, pedimos la comprensión y el perdón; y junto con las observaciones correspondientes también pedimos prevalecer por encima del juicio la misericordia», señala parte de la carta de la jerarquía católica redactada y aprobada en la Asamblea Extraordinaria de la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) realizada los días 27 y 28 de agosto pasados.

La misiva abierta refiere  que la actuación de algunos Obispos de la CEP la noche del 21 de junio se debió a la noticia recibida de un inminente derramamiento de sangre. «Se quiso evitar que hubiera otro hecho delictuoso entre hermanos», argumentan.

La noche previa a la destitución de Lugo de la Presidencia de la República (21 de junio), los obispos Claudio Giménez, Edmundo Valenzuela y el nuncio Eliseo Arioti llegaron hasta Mburuvicha Róga para solicitar al exmandatario presentar renuncia a la Presidencia, «para evitar hechos de violencia», según habian dicho aquel dia al salir de la residencia presidencial.

Además, los obispos reconocieron «sus limitaciones y errores como Iglesia, por no estar atentos a la conducción de Dios en esta nuestra historia de salvación». Y alegan que quizá han puesto «el acento más en lo humano que en lo divino».

El ala predominante de la CEP liderado por los monseñores Claudio Giménez y Rogelio Livieres Plano llevaron a la cupula católica a una tensa relación con el gobierno de Lugo, cuestionando permanentemente su gestión poco después de que éste asumiera la primera magistratura. Las declaraciones de varios obispos con fuertes críticas a Lugo registradas en la prensa escrita son incontables. El Vaticano fue el primer Estado que reconoció al gobierno golpista de Federico Franco. El día 23 de junio a la tarde, el dia siguiente al Golpe de Estado Parlamentario, la Iglesia bendijo al gobierno de Franco en una misa realizada en La Catedral Metropolitana.

 

Comentarios

Publicá tu comentario