Cuatro hechos que marcaron las comunicaciones en 2011

Análisis de cierre de año en el campo de las comunicaciones en el Paraguay.

"Como signo de estos tiempos y después de al menos tres anuncios fallidos, la TV Pública apareció el 12 de diciembre último, con propuestas totalmente diferentes a los demás canales de aire."

Al hacer un análisis de cierre de año en el campo de las comunicaciones, podemos seleccionar varios sucesos, pero cuatro resaltan por su importancia al fortalecer o disminuir el derecho a la expresión: 1- la modificación de la ley de telecomunicaciones para restringir más a las radios comunitarias; 2- la degeneración informativa de los canales de televisión nacional; 3- la inauguración de la TV Pública; y 4- la apertura de 11 radios comunitarias indígenas en el Chaco.

Aparecen 11 radios indígenas

Cuando 2011 parecía cerrar como un perfecto año lúgubre y de retroceso para las radios comunitarias… comunidades enlhet, toba qom y nivaklé nos sorprenden con un proceso de nacimiento de sus propias radios. Actualmente 17 comunidades del Chaco central están en eso, de las cuales 11 ya vienen montando sus equipos y empiezan a trasmitir.

Por primera vez los pueblos indígenas podrán tener sus propias herramientas de comunicación, denuncia, articulación, expresiones culturales y religiosas en sus propios idiomas. Y ya hay comunidades de la región Oriental seducidas por la misma idea. Es una oportunidad histórica de protagonismo de dichas comunidades, y un alentador comienzo de que dejen de hablar por ellos y ellas, para que ellos/as mismos lo hagan. O por lo menos también ellos y ellas lo hagan.

Muerte por asfixia

Este proceso salvó de alguna manera el año de las comunitarias, pues en marzo sufrieron un golpe duro, cuando el Congreso modificó la ley de telecomunicaciones, para asfixiarlas aún más de lo que ya estaban. Una propuesta a todas luces persecutoria de los diputados Víctor Bogado (ANR) y Óscar Tuma –con la corporación de radios comerciales como autor moral–, que atacaba los dos puntos de apoyo de las emisoras populares: la financiación y la potencia de trasmisión. Actualmente los gremios de la comunicación comunitaria siguen trabajando medidas legales para presentar contra esta legislación, restrictiva contra el derecho a la expresión y la pluralidad cultural.

Culebronización de Canal 9

El canal pionero de la televisión paraguaya, Canal 9, SNT, fue centro de varios escándalos este año que agoniza. Primero sucedió la persecución hacia la delegada sindical Daniela Candia, posteriormente la prohibición del idioma guaraní en algunos de sus productos informativos y, por último, una descomposición periodística.

El magnate de las comunicaciones de la región, el mexicano Ángel “El Fantasma” González, adquirió el medio en 1999, pero parece que recién este año empezó a imprimirle más decididamente las directrices. Como resultado de eso el canal sufrió profundos cambios en su línea editorial, adoptando los sucesos policiales, sangrientos, morbosos y lacrimógenos como la propuesta-canal. Todo esto con la triste complicidad de sus periodistas estrella.

Hoy la grilla del canal se combina entre informativos en descomposición y enlatados (culebrones, reality shows, series forenses), mientras la producción local tiene espacio marginal.

Sus pantallas permanentemente están mostrando velorios, cadáveres, riñas, conflictos, morbo, rostros de niños y niñas en situación vulnerable. Es lo único que tiene para ofrecer, y lo hace violando cualquier código de ética y hasta leyes nacionales, como el Código de la Niñez y Adolescencia.

Lo más nocivo de estas prácticas, es que este canal está imprimiendo los nuevos paradigmas de los noticiarios televisivos, al “obligar” a los demás canales a plegarse a su estilo, en mundos donde lo que menos importa es la gente y donde sí manda el dios rating.

Nace la televisión pública

Como signo de estos tiempos y después de al menos tres anuncios fallidos, la TV Pública apareció el 12 de diciembre último, con propuestas totalmente diferentes a los demás canales de aire. Este nacimiento es algo histórico de por sí, porque rompe la exclusividad empresarial de la televisión nacional, desde los años 60, cuando apareció Canal  9 SNT.

La mayor parte de su incipiente programación tiene un estilo de documental, de recorrido por la geografía y reinvindicación de símbolos del Paraguay. Además revive el debate en las pantallas locales con varios programas, pues últimamente no había un solo programa de discusión en los demás canales de aire.

Se trata de un medio de comunicación de naturaleza nueva, ni comercial, ni estatal, sino con el desafío de ser gestionada por un equipo humano que exprese la multiculturalidad de nuestra sociedad. Debe ir ganando ese cariz, en medio de dos grandes amenazas, la falta de sostenibilidad económica y su vulnerabilidad de corromperse politiqueramente.

La TV pública “se irá haciendo”, dijo su director Marcelo Martinessi hace unos meses, y su mayor logró podrá ser el mantenimiento de una línea de trabajo a pesar de los cambios de gobiernos.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.