Cuando medios y periodistas son blanco de las redes sociales

¿Qué puede conseguir una reacción virtual dentro del gran mundo mediático?

Parodia crítica de usuarios de redes sociales sobre las publicidades en las transmisiones de la Copa América.

En los últimos meses se vieron muchas campañas de repudio a través de Twitter, Facebook y You Tube. Especialmente contra la cobertura mediática de los canales de televisión nacionales, declaraciones de periodistas y empresas anunciantes. ¿Qué puede conseguir una reacción virtual dentro del gran mundo mediático?

La locutora Carmiña Masi, de Radio Venus, no esperaba la avalancha de cuestionamientos e insultos cuando escribió en su cuenta de twitter -con tono de desprecio -estar de acuerdo con que se prohíba el uso del idioma guaraní en los contenidos del canal 9. Días después tuvo que desdecirse, ante la presión de algunos anunciantes y miles de oyentes.

Los periódicos digitales y canales de televisión abierta fueron el centro de numerosas y exacerbadas críticas por la cobertura que dieron al caso catalogado como feminicidio de la esposa del ex barra brava y dirigente futbolista Adolfo Trotte. Trabajo periodístico que el propio gremio de comunicadores calificó, a través de un comunicado, como un atentado contra la ética periodística.

“Por qué no le ponen al pollo PECHUGON encima de una moto LEOPARD tomando cerveza PILSEN frente al BANCO VISIÓN y pasan una sola vez la publicidad durante el partido. Atentamente: los que queremos ver fútbol y no publicidad”, escribieron rederos y lo acercaron hasta las cuentas de las empresas citadas, que pagaban para que sus publicidades se pasaran al pie de la pantalla durante las trasmisiones de partidos de Paraguay, en la última Copa América. Aparentemente estas empresas después redujeron el tamaño de los anuncios en cada partido.

La periodista de trayectoria Sanie López Garelli salió a justificar en su facebook el material que hizo como corresponsal de la cadena CNN, luego de que internautas dijeran que era digno de una estudiante de primer año de Periodismo. La indignación de algunas personas empezó luego de que su nota fuera subida a You Tube y en cuyas imágenes ella entrevistaba a dos colegas suyos, presentándolos como espontáneos  hinchas de la albirroja en la víspera de la final de la Copa América.

¿Por qué estas reacciones se dan en los últimos meses y no mucho antes, a pesar de que las redes ya tienen sus años?

Miedo.

Campaña en Facebook contra Carmiña Massi

Puede que se deba a la agresividad con que últimamente los medios de comunicación en Paraguay, especialmente los canales, presentan contenidos sensacionalistas, de asesinatos, accidentes, asaltos e historias melodramáticas con música de fondo.

Este fenómeno se inscribe en un proceso mayor, caracterizado por una crisis de representatividad de los medios; concentración de los mismos en pocas manos; radicalización de las posturas políticas de sus propietarios; endiosamiento de los indicadores del rating y la elaboración, cada vez más, de contenidos livianos y frívolos.

Para la analista del portal TVParaguaya.com, Mercedes Olivera, el presente televisivo es -simplemente- “amarillista”. “No hay programas de debate  en la  televisión abierta”, analiza. Y dice que en los medios el caso Trotte “transgredió  todos los límites de la ética”.

Melquiades Alonso, psicólogo social y docente, asegura que los espacios informativos, especialmente de los canales, se volvieron un espectáculo. “Pero el informativo como espectáculo no es sólo lucha por ráting -afirma-, hay una estrategia de imponer el miedo. Se privilegia para que la gente sienta miedo”. Y agrega que esto va más allá de nuestro país, “hay una lucha contra la integración latinoamericana”, afirma.

Cambiar el mundo

El periodista y ex director de la carrera de Periodismo de la Universidad Nacional, Miguel López, dice que a medida que la gente vaya familiarizándose con el uso de las redes, se van a agudizar las acciones en ellas.

Según su análisis, con Carmiña Masi y con el caso Trotte se trataron de temas que tocaron la sensibilidad de la gente y generaron esos debates.  En el primer caso estuvo en juego el idioma guaraní, parte de la identidad nacional; en el segundo, la dignidad misma del ser humano, la dignidad de la muerte, su respeto.

Enrique Giménez, diseñador gráfico, investigador y usuario de redes sociales, asegura que con una mayor cobertura de internet en el país, las reacciones serían a mayor escala. Al preguntársele por la verdadera potencialidad de las redes sociales como herramientas ciudadanas, afirma tajante que las mismas pueden “literalmente cambiar el mundo”.

Para él, ellas permiten que los seres humanos realicen “acciones conjuntas que posibilitan que una mayor cantidad de gente comparta la mayor información y permite acciones coordinadas”. Y también rescata la transparencia, como las tribus de cazadores de antaño, donde andaban en pequeños grupos, no se escondían nada y ayudaban entre todos. Todo esto pero en una escala más masiva, asegura.

Redvolución y revolución.

Preguntado sobre los límites de lo virtual del internet, se pregunta: “Las barreras entre lo virtual y lo real ¿cuál es la frontera?”. Pone de ejemplo lo que pasó en Egipto y otros países del Medio Oriente; menciona que en los primeros días de julio, centenares de vecinos de un barrio de Madrid se convocaron en 20 minutos en las calles, para expulsar a la policía, que hacía controles racistas contra gente de color.

“Se están entrelazando los dos mundos, y más aún con las redes sociales, que son espacios para la mediación humana, se tratan de acciones virtuales con efectos en la realidad”, asegura.

Reconoce que “desde la comodidad de un teclado no vamos a cambiar nada”, que un usuario puede estar seis meses recibiendo y enviando pornografía, pero un día puede recibir una convocatoria a la plaza y decide ir.

Miguel López señala que ninguna reacción contra los medios hasta ahora salió del espectro virtual a las calles. No así la convocatoria contra la suba del pasaje de transporte público en junio pasado, que se convocó por las redes, aunque de miles de personas que interactuaron virtualmente horas antes, apenas 200 salieron a las calles. “Dentro de las redes sociales hay mucha gente antisocial”, analiza.

“Ante los discursos que afirman que las redes sociales causan revoluciones, yo digo que no es así”, contesta cuando es abordado sobre los alcances. Los pueblos ejecutan las revoluciones- sigue diciendo- la gente lo hace. Lo que permiten las redes sociales es interconectar, agilizar y canalizar contenidos  para la gente. Pero las revoluciones seguirán haciendo los pueblos. La indignación tiene antecedentes históricos”.

Dos difundidas denuncias sobre el trabajo periodístico en los medios:



Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.