¿Crisis generada por los dueños de Venezuela?

En Venezuela, “desconociendo la voluntad popular, los dueños de la producción buscan el desgaste económico para generar la crisis económica y política”, sostiene el secretario general del Frente Guasu, Aníbal Carrillo Iramain.

Entiende que Venezuela vive hoy una etapa crucial entre un modelo para la mayoría de la población y otro, ligado al imperialismo norteamericano, que pretende usar el gobierno como expresión de mayor acumulación económica.

Anibal Carrillo. Foto: FG

Para él, estos procesos de desestabilización iniciados por la oposición siguen claramente un patrón establecido por EE.UU. en un país que se ha constituido, en los últimos 15años, como una “molestia importante para el imperialismo norteamericano”. Sostiene que desde Venezuela, de la mano de Hugo Chávez Frías, se ha establecido un proceso integracionista de  grandes éxitos “como la Celac, una apertura de América Latina hacia Rusia, China, el mundo árabe, rompiendo el papel de EE.UU de patio estratégico en razón a sus enormes recursos: petróleo, metales, tierra”.

Según él, este es el marco en que se debe tratar de entender los desbordes, los bloqueos, las agresiones a las instituciones, los llamados a “derrumbar al gobierno de Nicolás Maduro”.

Para Aníbal la política exterior venezolana  sigue “siendo una espina clavada en el cuello del imperio norteamericano. No es extraño que utilice todo su poder para desgastarla”. Y concluye: “No tenemos ninguna duda que es la política norteamericana dominada fundamentalmente por los halcones que han puesto la mira en Venezuela”.

-Se perciben dificultades serias para mantener contenta a la población.

Indudablemente que la revolución enfrenta obstáculos para satisfacer la demanda de la población. Cuanto más derechos conquista el pueblo, aspira más. En Venezuela, donde avanzan en salud, la vivienda, se exige más. Son sociedades que van pasando por procesos de crisis. Existe una evidente confrontación de un gobierno que pretende avanzar en derechos sociales, económicos, de la población frente al viejo modelo de oligarquías dominantes, pueblo obediente

Cómo ves la alta polarización. Ese clima de enfrentamiento y también la crisis económica.

Veo manifestaciones de la oposición en el esfuerzo por arrinconar y derribar al Gobierno elegido por la gente.  Desconociendo la voluntad popular, los dueños de la producción buscan el desgaste económico para generar la crisis económica.

-El no reconocimiento de Capriles de ese  estrecho margen que obtuvo Nicolás Maduro (250 mil votos) en las elecciones aparece como un caldo de cultivo. Hay mucha propaganda sobre un presunto fraude.

Las elecciones presidenciales fueron de resultados estrechos. Pero se amplió mucho en las municipales, casi un 55%. Hay de nuevo un avance. Ese pequeño margen que tuvo Maduro contra Capriles se utiliza como recurso de desestabilización. No tanto como asunto de discusión política o democrática. Se utiliza como herramienta de debilitamiento, de hostigamiento, de crear las condiciones…

-Condiciones para qué.

Una de las consignas de la oposición es que el gobierno no llega a fin de mandato. Y existe una convivencia para desgastar al gobierno entre toda prensa conservadora mundial y la política exterior norteamericana, sistemática, hábil.

-Qué concretamente está en juego en Venezuela, entonces

Hay dos proyectos de sociedad claramente confrontados: uno de integración latinoamericana e inclusión de las mayorías a más derechos y otro la recuperación del poder por parte de oligarquías dominantes, donde la concentración de la riqueza de forma exponencial sea la dinámica.

¿Qué, no quieren Estado?

Quieren para ellos.  Son dos paradigmas, son dos modelos, dos sistemas que hoy se expresan.

-¿En qué que terminará todo esto?

El pueblo venezolano sabrá defender su libertad, su democracia y los derechos conquistados en estos 15 años. En el Frente Guasu estamos seguros de esto.

Comentarios

Publicá tu comentario