Creciente clima hacia la segunda huelga general

Hubo peticiones hasta para el Papa.

Hubo peticiones hasta para el Papa.

Centrales obreras y otras organizaciones marcharon hoy por el microcentro de Asunción por el primero de mayo, y se concentraron frente al Panteón de los Héroes donde expresaron nuevamente una fuerte crítica a las políticas del gobierno de Horacio Cartes, principalmente con la ley de Alianza Público Privada y la de Militarización.

Najeed Amado, secretario general del Congreso Democrático del Pueblo, plataforma que aglutina a las organizaciones sociales que impulsan la próxima huelga general que afectará al gobierno de Cartes, resaltó la total indiferencia y mezquindad “del gobierno oligárquico mafioso de Cartes y las cúpulas coloradas y liberales”, para atender reclamos justos de clase trabajadora. Señaló que le dieron la espalda a los reclamos de la huelga general pasada y sus actuaciones están cada vez más claras para los trabajadores campo y ciudad.

“Además de lamentar y repudiar, debemos, debemos reconocer igualmente la fortaleza del pueblo  en términos unitarios y organizativos, para entender quien es el enemigo, y sus políticas de saqueo y represión”, dijo.

Aseguró que están mucho más fortalecidos, unidos, para dar una lucha prolongada para derrocar  las leyes de privatización y de militarización del actual gobierno.

Por su parte, Julio López, secretario general de la Central de la Clase Trabajadora (CCT), expresó en uno de los discursos centrales que el movimiento sindical y de la clase trabajadora en su conjunto se encuentra ante un gran desafío, para enfrentar y resistir “los planes nefastos de este narcotraficante que se impuso como presidente de la república”.

“Creemos que existe una ofensiva feroz de los planes neoliberales”, dijo, para hambrear y entregar la soberanía a las multinacionales.

Denunció que hay una regresión en cuanto a libertades individuales y sindicales.

Calificó como nefasto personaje al ministro de trabajo  Guillermo Sosa, quien según el mismo, fue puesto para destruir al sindicalismo. “La clase obrera tiene la obligación de exigir su destitución”.

Aseguró que el gobierno se ha burlado de las intenciones serias  y responsables del movimiento sindical planteadas en la última huelga. Recordó que se presentaron proyectos, discusiones, sin embargo Cartes, a través de Sosa, habría implementado una política de dilación, con el único objetivo de desmovilizar y desmoralizar a la clase trabajadora.

“No lo vamos a permitir, estamos acá para decirles desde la clase trabajadora, que no hay poder fáctico que pueda contra nosotros. Le decimos a todos los que detentan el poder”.

Por otra parte, advirtió que mientras la clase trabajadora no irrumpa en el escenario político no habrá cambios. Aseguró que solo la clase obrera aliada al campesinado pobre, es el que está llamado a realizarlos.

1 de mayo de 2015 3Reiteró que el gobierno ha demostrado impulsar una campaña antisindical con medidas represivas, y sus falsas medidas de empleos, así como su apañamiento a los sojeros para que sigan sin pagar impuestos.

“Estamos en las mejores condiciones de llevar adelante la huelga general. Es la única herramienta de la clase trabajadora”, dijo y resaltó que hay siete centrales sindicales aliadas.

La próxima huelga general se prevé para agosto, en coincidencia con los dos años de gobierno de Horacio Cartes, y tendría una duración de 72 horas.

Comentarios

Publicá tu comentario