Corto animado cuestiona la cultura militarista y el servicio militar

El 15 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Objeción de Conciencia, declarado en 1982 por la organización Internacional de Resistentes a la Guerra –IRG-, a raíz del apresamiento de personas opuestas a participar en guerras por motivos morales, filosóficos o religiosos. Desde aquel año, en esta fecha se recuerda el derecho de las personas a la Objeción de Conciencia.

El Servicio Paz y Justicia-Paraguay desde hace más de veinte años, viene trabajando por el ejercicio pleno del derecho a la objeción de conciencia en nuestro país, manifiestan que la Objeción de Conciencia es un derecho humano fundamental y que por tanto debe ser respetado por el Estado de manera absoluta e irrestricta.

Sostienen que la Ley 4013/10, “Que reglamenta el ejercicio del derecho a la objeción de conciencia al servicio militar obligatorio y establece el servicio sustitutivo al mismo en beneficio de la población civil” es inconstitucional y representa un grave retroceso y vulnera los derechos de las y los objetores de conciencia de Paraguay. La mencionada ley tiene varios artículos que van en contra de nuestra Constitución Nacional, siendo una de sus contradicciones la que crea el Consejo Nacional de Objeción de Conciencia (CNOC), que en la práctica se convierte en un tribunal de conciencia ya que indaga los motivos de la declaración del objetor de conciencia, contraviniendo lo que establece el Art. 24 de la C.N en cuanto a que “nadie puede ser molestado, indagado u obligado a declarar por causa de sus creencias o de su ideología”.

Corto

En el marco de dicha fecha, el Serpaj Py presentó online el corto animado “De qué mueren los soldados en tiempos de paz”, sobre el Servicio Militar Obligatorio (SMO) y la Objeción de Conciencia (OC). De 1989 a 2012 fallecieron 147 soldados paraguayos en el ejercicio del SMO. El corto toma como disparador ese dato para exponer y cuestionar la cultura militarista que impone a los jóvenes hasta hoy la obligatoriedad de “ir al cuartel para hacerse hombre”, tradición arraigada en los gobiernos militares. Aún tras la culminación de la dictadura, el SMO ha sido escenario de diversas violaciones de derechos humanos, maltratos, torturas y muertes, quedando la mayoría de los casos en la impunidad, señalan. La Constitución de 1992 estableció el derecho humano a la Objeción de Conciencia, pero la reglamentación de su implementación, bajo la Ley 4013, tiene distintas irregularidades y varios de sus artículos violan normativas constitucionales, al exigir al objetor justificar y explicar sus razones, y someterlo a un “Concejo” evaluador que determinará la validez de su declaración, entre otros puntos, expone el material.

El corto que combina varias técnicas de animación, es una realización del Servicio Paz y Justicia de Paraguay (Serpaj PY), con el apoyo de Diakonia y la Fundación Rosa Luxemburgo. Tuvo la coordinación general de Liz Torres, Marta Almada y Vidal Acevedo, la dirección y guión de Miguel Armoa, edición y Animación de Juanca Lucas, ilustraciones de Enrique Bernardou, asistencia de producción de Sady Barrios, voz en off de Karen Ovando, mientras las voces de las animaciones fueron realizadas por Ever Enciso, Rubén Zapattini y Hugo Matto.

Cuestionamientos

“Los objetores/as de conciencia, no sólo se oponen al servicio militar, sino a todo sistema social injusto, a todo tipo de violencia y opresión, a la guerra, al gasto militar y a procesos de militarización de territorios por parte de cualquier gobierno”, expresó el Serpaj Py en un comunicado.

Señalan que a pesar de la realidad social paraguaya, alejada de una perspectiva de derecho; entre el año 2010 al 2015, el gasto militar se incrementó 114 %, “por lo que resulta un absurdo seguir elevando el gasto militar donde no existe hipótesis de conflicto con ningún país limítrofe y sí es factible morir por epidemias de dengue o chykingunya, o por falta de infraestructura para salas de terapia intensiva, etc”.

“Los objetores y objetoras de conciencia estamos en contra de la visión limitada de la seguridad, basada en la militarización, compra de armamentos o construcción de más cuarteles, por eso cuestionamos o nos preguntamos: ¿de la seguridad de quiénes estamos hablando cuando se construyen destacamentos militares en las puertas de las estancias de empresas agroganaderas? ¿A qué defensa de la soberanía nacional, asignada constitucionalmente a los militares, nos referimos cuando al menos el 19, 4% del territorio paraguayo está en manos extranjeras?”, cuestionaron en otro punto.

Finalmente, reiteran “que en una sociedad democrática ya no se justifica el cuestionado y obsoleto servicio militar obligatorio, razón por la cual creemos que se debe enmendar el Art. 129 de la C.N, estableciendo la voluntariedad o la abolición del SMO (Servicio Militar Obligatorio)”.

Se puede ver el corto en este enlace. 

<iframe width=»560″ height=»315″ src=»https://www.youtube.com/embed/igFDV9V7nf8″ frameborder=»0″ allowfullscreen></iframe>

Comentarios

Publicá tu comentario