Corte de EE.UU reabre investigación a Río Tinto por crimenes de guerra y genocidio

La minera que pretende instalarse en Paraguay es acusada de provocar miles de muertes en Papua Guinea donde habría utilizado al ejército para asesinar civiles.

Contaminó la isla Bougainville y forzó a los trabajadores nativos a vivir en condiciones de esclavitud, según los residentes que realizaron la demanda.

Una corte federal de apelaciones de Estados Unidos revivió una demanda legal que busca responsabilizar a Rio Tinto Plc por violaciones a los derechos humanos y miles de muertes vinculadas a una mina de cobre y oro que operó en el Pacífico Sur, especificamente en la isla Bougainville, una de las más grandes de Papúa Nueva Guinea. El conflicto concluyó en el año 1998 con un acuerdo de paz, y dejó decenas de miles de muertos.

Los residentes de Bougainville reclaman que la mina Panguna, explotada por Rio Tinto hasta 1989, contaminó la isla y forzó a los trabajadores nativos a vivir en condiciones de esclavitud. La compañía está sospechada de utilizar al propio Ejército de Papúa Nueva Guinea de asesinar civiles y de tratar a los indígenas no caucásicos como descartables.

Además, argumentaron que después de que los trabajadores comenzaron a sabotear la mina en 1988, Rio Tinto conspiró para imponer un bloqueo que resultó en la muerte de unos 10,000 civiles hasta 1997.

A finales de la década de los 60, la empresa minera Bougainville Copper Limited (BCL) empezó a abrir una mina de cobre a cielo abierto llamada Panguna en la Isla de Bougainville en el Océano Pacífico. La principal accionista de BCL era la gigante minera anglo-australiana Rio Tinto

La demanda alega que la conducta de Rio Tinto fue funcional y buscó asistir la comisión de hechos de violencia, lesiones y muerte, en la medida en que estos hechos permitieran mantener sus minas en producción» escribió la jueza Mary Schroeder. La corte de apelaciones trasladó el caso a la jueza Margaret Morrow en Los Angeles para continuar el procedimiento.

Rio Tinto Alcan proyecta construir una planta procesadora en Paraguay que extraerá aluminio proveniente del Brasil. Se estima que la inversión total ronda los 3.500 millones de dólares, basada en una producción de 670.000 toneladas de aluminio.

La planta sería construida en el sureste del país, cerca de las hidroeléctricas que Paraguay controla con Argentina y Brasil, para entrar en fase operativa en 2016. La misma consumirá una parte importante de la energía producida por Itaipú, a potencia de energía solicitada para el funcionamiento de la planta es de 800 a 1.100 megavatios.

Fuente: Reuters.

Comentarios

Publicá tu comentario