Contra el golpismo

El pueblo ya percibió las fauces del golpismo acercándose y las saldrá a combatir. Esa conciencia del valor del voto es el límite que se debe imponer a la afrenta de esta derecha abusiva que se monta en el secuestro del ganadero Fidel Zavala para buscar apurar un juicio político a Fernando Lugo.

El episodio de la lapicera lo revela todo, ahí está el bueno de Federico probándose un traje que nadie cosió para él, alentado por la gran prensa, por los grupos económicos que quieren robarse lo poco que queda en manos del Estado paraguayo.

El gobierno está siendo sometido a un operativo cerrojo, a un cerco en el que se quiere forzar su debilitamiento, su rendición.

El objetivo principal es que Lugo dimita.
Pedro Fadul acaba de hacer explícito el pedido de juicio político calificando de “criminal” el discurso del presidente el pasado sábado en el Bañado Tacumbú.

Merece la pena entonces analizarse lo que efectivamente dijo el presidente en la oportunidad.
Aquí va:
“Los que quieren seguir mirando el pasado en sus privilegios, en su buen vivir, en defensa de sus cajas de ahorro en bancos internacionales, no quieren cambiar. Los que genuinamente quieren cambiar son los que no tienen cuentas bancarias, son los que no salen cada día en las páginas sociales de la prensa. Ahí está el genuino germen del cambio en nuestro país” en los “que no son tapa cada día en los periódicos, aquellos personajes anónimos, pero no menos importantes”.
Después se interrogó: “¿Cómo es posible que alguien que viva a mi lado no tenga acceso ni siquiera a una educación básica y otros tienen todo y les sobra?”.

Y agregó: “En este Bañado Tacumbú hay muchas dificultades, hay muchos problemas, incluso tengo estadísticas: solo el 24% de la población tiene un nivel de escolaridad secundaria y apenas el 0,5% tiene acceso a la educación universitaria. Eso lo que es para nosotros un escándalo. Para nosotros los que nos consideramos líderes, humanistas, cristianos, es inaceptable”, indicó.

Cualquier observador ecuánime se da cuenta de que Lugo solo describe una realidad contra la que su gobierno hizo apenas esfuerzos.

De los 7 millones de habitantes que hay en el paraguay, más de 2 millones están en pobreza y más de 1 millón están en pobreza extrema, hay 300 mil familias sin tierras, hay más de 100 mil familias sin techo en un cuadro social de gravedad extrema al que no se presta la debida atención.

El secuestro de Zavala es un episodio desgraciado pero no es lo único malo que pasa en el país.
La prudencia de los actores políticos para colocar cada cosa en su lugar será fundamental en esta hora. La inestabilidad no conviene a nadie y amenaza con agravar la pobreza.

Los movimientos de izquierda lo comprendieron y están actuando en consecuencia, pero aquí será fundamental cómo se vayan a comportar los liberales. Fernando Lugo es un presidente legítimo al que el pueblo dio mandato de cambio. Sería bueno que no olviden este punto.

El PLRA desaparecerá detrás de la aventura de hacer ascender a Franco por la ventana, abrazará la muerte con el programa de atraso de los golpistas.

Tampoco parece que sea lo mejor para las huestes coloradas. La ANR es hoy un partido débil, sin conducción, donde la gran prensa toma como vocero a Mario Abdo Benítez (h).

Los dirigentes serios saben que cualquier golpe es contra el sistema político, es contra el voto. Por eso lo alientan aquellos personajes que no tienen seguidores, que están inflados por inmerecidos espacios de expresión en los miedos de comunicación.

Si el cuadro político inteligente del país percibe esta realidad ofrecerá plataformas de salida para esta crisis.

Comentarios

Publicá tu comentario