Continúan atropellos a comunidad indígena por parte de empresa

PARSINAPPY S.R.L. viene violando propiedades y derechos de indígenas silvicolas en el Chaco desde hace años, denuncian.

Cartel colocado por la empresa PARCIPANI dentro de la propiedad de los Ayoreo. Foto tomada por pobladores de Ijnapui. Base de datos de Iniciativa Amotocodie.

Los Ayoreos Ijnapui son víctimas  desde hace varios años de horribles violaciones a sus derechos por parte de la firma PARSIPANNY Corporation S.R.L., empresa que ha llegado incluso a amenazar a la comunidad el pasado 31 de agosto, con el cierre de los caminos de acceso.

Ijnapui es una comunidad Ayoreo ubicada dentro del municipio de Filadelfia, Chaco Central, en una zona conocida con el nombre de Riacho Moro. Habitan allí hasta el día de hoy en la zona grupos ayoreos en aislamiento, los Ayoreo Totobiegosode.

Existen numerosas documentaciones que demuestran la existencia de estos grupos no contactados o silvícolas. Vale resaltar que en el 2005 el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) procedió a la compra de estas tierras a favor del Instituto Nacional del Indígena (INDI), para los Ayoreo Ebetogue (Totobiegosode).

El 9 de julio del año siguiente, un grupo de 13 familias lideradas por Carlos Diri Etacore llegó al sitio actual y fundó el asentamiento Ijnapui. En octubre de ese mismo año la firma antes mencionada  abre con maquinarias una picada pasando por el lindero de la propiedad y cortándola en partes. Esto ocasiona la huida de varios de estos grupos aislados.

Tierras codiciadas

Fútbol femenino en Ijnapui. Foto: Iniciativa Amotocodie.

En el 2007 y bajo promesas de varios beneficios para su comunidad, PARSIPANNY hace firmar un documento al líder de los Ijnapui y Marcelo Peyrat, de la misma firma, ofrece el traslado del asentamiento a 6 km, fuera de los límites correspondientes. Los Ayoreos rechazan la propuesta.

En noviembre del 2008 la empresa realiza desmontes en una propiedad al oeste de la aldea y en el predio son encontrados restos de un campamento de los grupos silvícolas. El sitio se estaba preparando para el cultivo de Jatrofa Curcas o Piñon de Tempate, cuyas semillas poseen un aceite utilizado para motores de combustión y para la elaboración del Biodiesel.

Ya en el 2009, la comunidad es seleccionada para integrar el Proyecto de Regularización de Tierras Indígenas (RTI) y el administrador Hugo Ovando les propone un cambio de propiedad por otra ubicada en Alto Paraguay. Los indígenas se niegan nuevamente a abandonar su comunidad. En el 2010 se realiza la mensura judicial de la propiedad y se definen los límites.

Mapa preparado en octubre de 2006. El polígono rojo indica la propiedad de los Ayoreo de Ijnapui, las lineas amarillas marcan las picadas que hicieron atravesando en dos partes el lote que corresponde a Ijnapui. Imagen: Iniciativa Amotocodie.

Este año finalmente el INDI inicia la transferencia definitiva del título a nombre de los Ayoreos de Ijnapui. Igualmente, durante los primeros meses del 2011 PARSIPANNY coloca un cartel  y  un portón sobre la ruta Tte. Montanía Madrejón, señalando como propiedad privada parte de sus tierras.

A mediados de año la firma empieza a alambrar por más de 2.000 metros la propiedad sin consultar con los pobladores. Es importante destacar que a medida que avanzan los trabajos de esta empresa, los espacios destinados a la recolección de miel y caraguatá se ven cada vez más reducidos.

Cierre de portones

El 3 de agosto del 2010 se reconoce también la personería jurídica de la Comunidad mediante el decreto presidencial 4.813. Actualmente los Ayoreos han retirado los carteles y estos han sido colocados de vuelta el pasado 31 de agosto.

Los mismos aseguran que la empresa les ha ofrecido trabajo intentando apaciguarlos aunque guardias armados custodien portones que impidan el acceso de camiones con víveres y el traslado de sus productos e incluso sus enfermos, haciéndolos recurrir a caminos alternativos.

Los indígenas denuncian esta situación que los afecta y exigen que se respeten definitivamente sus derechos.

Comentarios

Publicá tu comentario