Continúa el debate entorno al maíz transgénico

El Ministro de Agricultura y Ganadería (MAG), Enzo Cardozo, viene reiterando en varias declaraciones su voluntad de iniciar los ensayos de experimentación del maíz transgénico, para luego aprobar o rechazar su cultivo.

“Creemos que se deben incorporar las nuevas tecnologías agrícolas para una mejor producción y para ir resolviendo los problemas sociales en el país”, declaraba Cardozo semanas atrás en Itapúa, ante un auditorio repleto de autoridades de la Unión de Gremios del Paraguay (UGP) y grandes productores de este departamento, aludiendo al debate en torno a la aprobación o rechazo para el cultivo legal de maíz transgénico.

El pasado 7 de setiembre, el ministro, perteneciente al PLRA, fue más concreto aún en su interés de avanzar en el proceso legal, técnico y científico para la aprobación de dicho cultivo. El MAG emitió una resolución por el cual declara de “interés Ministerial y Estratégico la realización de la experimentación en las áreas de Biotecnología y Bioseguridad”, bajo la modalidad de “ensayos regulados de organismos genéticamente modificados”. El documento expresa claramente el interés de Cardozo de acelerar el proceso mencionado, en un doble mensaje de voluntad para el efecto dirigido a los agroexportadores y de presión al gobierno de Fernando Lugo.

Ante la resolución del MAG, las instituciones  y redes miembros de la campaña por la vida y los derechos humanos Paraguay libre de maíz transgénico emitieron otro pronunciamiento en la que expresan su preocupación por la intención que tendría el MAG respecto de este producto. El pronunciamiento, emitido el pasado 9 de setiembre, afirma que la intención del MAG es desconocer “la vigencia de las normativas que tiene directa relación para autorizar la experimentación del maíz transgénico”, refiriéndose a las normativas ambientales.

La organizadores de la campaña citan la  Ley 294/93, de Evaluación de Impacto Ambiental, en su articulo 7º, la Ley N° 253/93: “Que Aprueba El Convenio Sobre Diversidad Biológica, Adoptado Durante La Conferencia De Las Naciones Unidas Sobre El Medio Ambiente Y Desarrollo – La Cumbre Para La Tierra -, en su Artículo 8º; el Protocolo de Cartagena sobre Seguridad de la Biotecnología del Convenio sobre la Diversidad Biológica, en su artículo 1, y, finalmente, Decreto N° 14.281/96 por el cual se reglamenta la Ley N° 294/93 de Evaluación de Impacto Ambiental en su artículo 4.

Estas leyes y normativas, según el pronunciamiento, serían violadas si el MAG obvia la licencia ambiental que debe expedir la Secretaría de Medio Ambiente (SEAM) para el inicio de los ensayos de experimentación del maíz GM (genéticamente modificados).

El debate en torno a la conveniencia o no de legalizar el cultivo del maíz genéticamente modificado o transgénico se inició con la destrucción de cultivos de estos productos ejecutado por técnicos del Servicio Nacional de Sanidad Calidad Vegetal y de Semillas (Senave). Aquellas destrucciones se iniciaron en la primera semana de agosto pasado. El Senave hacia cumplir la ley de prohibición del cultivo de maíz GM en territorio nacional, obligado por varias leyes y normativas que tiene como misión institucional hacer cumplir. El hecho motivó, primero la aceptación del cumplimiento de la ley, y luego la airada protesta de los agroexportadores contra el gobierno de Lugo por no acelerar el proceso de legalización del cultivo del transgénico.

Según cálculos estimativos de técnicos del Senave, existen 100 mil hectáreas de cultivos de maíz transgénico en Paraguay. Las semillas transgénicas fueron introducidas al país de contrabando vía Brasil principalmente, según el ingeniero agrónomo Alberto Romero, director de operaciones del Senave.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.