Continúa «amañado» juicio a Aurora Lezcano por protestar en la UCA

Aurora Lezcano

El 16/3 se realizó la cuarta jornada del juicio a la estudiante Aurora Lezcano por la toma de la Universidad Católica en el 2017. El juicio continuará el próximo martes 22 de marzo, a las 12 horas.

Un grupo de compañeros solidarios explicaron: “Le acompañamos porque creemos que #ProtestarEsUnDerecho y que una condena para ella significaría muchas cosas:

1- Que no existe una justicia independiente en Paraguay: recordamos que numerosas pruebas que solicitó su abogado Guillermo Ferreiro no fueron admitidas en este proceso que ya lleva cuatro años, cuando la Universidad Católica tenía como presidente nada más y nada menos que a Cristhian Krisvochich, un profesor que a su vez fue denunciado por otra estudiante por acoso y que tuvo que pedir asilo en Uruguay porque aquí, además de denigrarla y perseguirla, utilizaban la justicia para exigirle millones por supuestamente dañar la imagen del profesor que según la justicia «sólo galanteó» a la alumna. Con Aurora, no pasará lo mismo si la acompañamos de todos los gremios estudiantiles.

2-Que lo único que importa a la Iglesia Catòlica que luego nos habla de perdón, es mandar una condena por una protesta. Recordamos que la Universidad Católica casi nunca permitió un gremio estudiantil, porque está claro que el lucro está por encima de la educación, de la participación, del debate. La iglesia- mediante su universidad- deja en claro que perseguirá cualquier protesta en sus instituciones. Es por eso que más que nunca decimos: #ProtestarEsUnDerecho #EstamosConAurora

3-Un precedente nefasto:  En toda la historia de luchas estudiantiles, hubo tres casos que llegaron a juicio oral. Un caso fue de la Facultad de Filosofía de la UNA, que se logró apelar la condena; Otro caso fue el de los estudiantes secundarios, que logró la absolución para Ernesto Ojeda. El caso de Aurora Lezcano, sería, sino es el único caso, uno de los pocos casos durante la democracia, en donde este tribunal dejará un precedente de condenar una medida de protesta. Es por eso que llamamos a la solidaridad nacional e internacional, no sólo para proteger a una estudiante que apoyó una lucha de estudiantes y docentes en su universidad que pedían participación, sino el legítimo derecho de protestar.

¿Quién es y por qué #EstamosConAurora?

Aurora Ysapy nació en 1991, luego de que sus padres regresaran del autoexilio en Argentina, durante la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989). Ysapy significa Rocío en guaraní. Durante su niñez, vivió de pueblo en pueblo: Pedro Juan Caballero (Amambay); Isla Pucú (Cordillera), José Domingo Ocampo (Caaguazú), San Lorenzo (Central). Sus padres se mudaban cada un par de años por motivos laborales o políticos. Desde su adolescencia vivió en la ciudad de San Lorenzo.

Cuando terminó la secundaria, a sus 18, Aurora Ysapy Lezcano Coronel se juró no meterse más en movimientos estudiantiles. En su adolescencia, había pasado por la Federación Nacional de Estudiantes Secundarios (FENAES), pero antes de inscribirse a la universidad y sin proponérselo, ya estaba participando de una campaña internacional por el derecho al voto de los paraguayos en el extranjero.

Después de haber participado del proceso de debate donde las organizaciones de migrantes paraguayos en Argentina y Brasil planificaban su lucha para lograr acceder al voto, Aurora decide dedicarse plenamente al estudio. Admiraba a Jorge Lara Castro y quería ser diplomática alguna vez. La victoria del derecho al voto en 2011, mediante el primer referéndum en la historia democrática de Paraguay, la convirtió en una “creyente del Derecho”. Estudiaba dos carreras al mismo tiempo, Ciencias Políticas y Derecho, pero en la mitad de la carrera, debió dedicarse al trabajo y no todos los años pudo seguir, ahora está cursando las últimas materias, con sus 28 años y ya sabe que “hay casos que no se ganan en los tribunales, hay casos que se ganan en la calle y esta es una de ellas”.

Comentarios