Congreso desconoce legislación sobre cultura para aumentar presupuesto y cargos al Centro Cultural El Cabildo

Por Arístides Ortiz Duarte

Obvió las leyes de Protección de Patrimonio y Nacional de Cultura y la función de la Secretaría de Cultura al sancionar la ley que crea la comisión nacional de recuperación de patrimonio tangible.

La Ley se denomina: “Que crea la comisión nacional para la puesta en valor y la recuperación del patrimonio tangible de la historia del Paraguay”. Fue sancionada en la Cámara de Senadores el pasado 7 de setiembre y luego remitida al Poder Ejecutivo para su promulgación o su veto parcial o total.

En su artículo 3, la ley equipara llamativamente al Centro Cultural de la República El Cabildo –un simple programa cultural y técnico de la presidencia del Congreso- con instituciones de los poderes Judicial y Ejecutivo, al incluirlo como integrante de la comisión nacional que trabajará por la recuperación del patrimonio tangible del país, pese a que esta comisión también la integrarán dos senadores y dos diputados.

El Centro Cultural “El Cabildo” fue crea por resolución número 443 el 14 de marzo del 2004, durante la presidencia del entonces senador Mateo Balmelli. En su artículo 2, esta resolución otorga al Centro objetivos con un amplísimo marco de acción, lo que permite a su actual directora general, Margarita Morselli de Codas, actuar en casi todos los ámbitos de la cultura y el arte del país.

Por su carácter de simple programa del legislativo, el Cabildo no puede cumplir -por lo menos según las funciones de los poderes del Estado establecidas en la Constitución Nacional- la función de rectoría ni gestión de las políticas culturales, tarea que le compete exclusivamente a la Secretaría Nacional de Cultura.

El principal proyectista de la ley sancionada, el senador Arnoldo Wiens, ha informado a todos los medios acreditados en el Congreso -una vez sancionada la normativa- que el presupuesto de la comisión nacional de puesta en valor y recuperación del patrimonio tangible  “será vinculado al interior del Congreso al Centro Cultural de la República el Cabildo”.

Margarita Morselli habla, el ministro de cultura Fernando Griffith escucha. Fuente: web de la SNC

Margarita Morselli y el ministro de cultura Fernando Griffith en un acto oficial. Fuente: web de la SNC

El artículo 6 de la Ley sancionada faculta a la comisión nacional creada a proponer anualmente el presupuesto que necesitará para cumplir con su finalidad, lo que aumentará el ya inflado y oneroso presupuesto del Legislativo y demandará más gastos al Estado paraguayo.

Ticio Escobar, exministro de cultura y proyectista de la Ley de Protección de Patrimonio (5621/16), considera que la sancionada  Ley de recuperación de patrimonio tangible  viola la lógica de funciones de los Poderes del Estado.

“…aunque constituya una perogrullada repetir lo que debíamos ya haber aprendido en la escuela primaria, el Legislativo debe hacer leyes y el Ejecutivo debe ejecutarlas, así como el Judicial velar por su cumplimiento”, dijo Escobar, aludiendo a que el Poder Legislativo “no puede atribuirse facultades ejecutivas del Estado en materia cultural, porque no le corresponden”.

La otra ley que ha sido desconocida por los legisladores de ambas cámaras al sancionar esta ley es la Nacional de Cultura (3051/07), la cual establece, a partir de lo que dice la Constitución, que la ejecución de las políticas públicas culturales es competencia exclusiva de la Secretaría de Cultura como parte del Poder Ejecutivo.

Escobar es más claro aún al señalar que “…la tarea que plantea la ley –de recuperación de patrimonio tangible- la hace y la debe seguir haciendo, mejor si es posible, la Secretaría Nacional de Cultura, sin necesidad de crear una ley para ese fin”.

Del artículo 2 de la ley como de las declaraciones públicas hechas por Wiens, se puede inferir claramente que será  El Cabildo el que administrará los recursos y los funcionarios públicos que trabajarán para que la mencionada comisión cumpla su finalidad.

El presupuesto del Cabildo, como programa cultural del Congreso, ha tenido un sostenido e ininterrumpido  aumento desde su mismo año de creación: según los presupuestos del Congreso Nacional alojados en la página web del Ministerio de Hacienda, de 500 millones de guaraníes en el 2004 trepó a 16.694 millones en el 2012 y a 34.925 millones de guaraníes en el 2013, para luego descender este 2017 a 21.518 millones de guaraníes.

El actual presupuesto del Cabildo casi triplica al Fondo Nacional de la Cultura y las Artes (Fondec). Este organismo cuenta este año con un escaso presupuesto de 8.361.264.208 de guaraníes, aún cuando es el que debe responder a las grandes necesidades que tienen artistas, colectivos y organizaciones culturales de la sociedad civil de que el Estado financie sus proyectos, mediante concurso público.

Aquel presupuesto anual -excesivo para un simple programa administrativo- le ha permitido al Cabildo contar con una importante dotación de funcionarios permanentes y contratados: según una publicación del martes 30 de setiembre del 2014 firmada por el periodista del diario Ultima Hora Sergio Noé, El Cabildo contaba entonces con 146 funcionarios públicos, entre permanentes, contratados y comisionados. A la fecha, no se tienen datos actualizados de la cantidad de funcionarios.

Sus recursos anuales también le han permitido a su directora, Margarita Morselli, apoyar con dinero innumerables proyectos, ediciones y actividades artísticas y culturales en el país, lo que le ha valido una visibilidad muy superior a la del actual ministro de la Secretaría Nacional de Cultural, Fernando Griffith.

Como resultado de su extraordinario crecimiento institucional, el Cabildo hoy cuenta con 5 casas bicentenario: las de música, artes visuales, teatro, Danza y el observatorio cultural, todas instaladas en sedes edilicias de gran porte. Morselli tiene bajo su dirección a 5 asesores, 5 directores y 4 coordinadores de área.

Comentarios

Publicá tu comentario