Confirman que EE.UU. espía a Paraguay

Vigilancia fue constante pero a menor escala en comparación a otros países del continente, revela diario O Globo. 

Paraguay figura en el mapa de la NSA bajo el color verde, por debajo de otros países de la región en cuanto a comunicaciones interceptadas. Foto: O Globo.

Documentos de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) revelan que Paraguay también forma parte de la lista de países cuyas comunicaciones fueron espiadas por EE.UU. Aunque no hay números exactos, los documentos filtrados a la prensa brasileña por el excontratista de la CIA Edward Snowden comprueban que la vigilancia hacia nuestro país fue constante.

“También fueron espiados, de manera constante, pero en menor intensidad, Venezuela, Argentina, Ecuador, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Paraguay, Chile, Perú y El Salvador”, informa hoy el diario O Globo en su web. Este dato reconfirma una información que ya habíamos consignado en una publicación de ayer en que reproducíamos un mapa en que nuestro país aparecía coloreado en verde, que indica un nivel bajo de vigilancia.

Para justificar su inmensa red de espionaje, el país norteamericano alega que mediante esos programas se salvaron muchas vidas al tener información privilegiada que permitió abortar ataques terroristas.

Sin embargo, las últimas revelaciones muestran que el campo de acción de los servicios de inteligencia no se redujo a temas militares, sino también al robo de información comercial. Entre los asuntos de interés en esta materia se destacan el petróleo de Venezuela y la energía de México.

El segundo país más monitoreado luego de Brasil en un aliado de EE.UU. como Colombia, aunque el programa se camufla bajo el combate a la insurgencia y el narcotráfico. Precisamente el presidente de Bolivia, Evo Morales, había expulsado a la DEA norteamericana al acusar a la agencia de realizar espionaje y conspiración bajo el rótulo de la lucha contra el narcotráfico.

“A través (del programa Prism), la NSA levantó datos sobre el petróleo y las compras militares de Venezuela, la energía y los narcóticos de México, además de haber trazado el movimiento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). El mapa de la NSA muestra claramente la cantidad de datos transmitidos a través de cable submarino de fibra óptica que la agencia podría capturar en abril de 2007. Este flujo de información serviría para alimentar el procesamiento con el uso de Prism”, dice la publicación. A través de este programa se interceptaron comunicaciones realizadas por plataformas como Facebook, Google, Microsoft, entre otras firmas.

Las últimas incursiones datan de fechas tan recientes como los meses de enero y marzo de este año. “De enero a marzo, según los documentos, los agentes de la NSA realizaron espionaje en América Latina con un mínimo de dos programas: ‘Prism’ (del 2 al 8 febrero) y ‘Boundless Informant (de enero a de marzo)’”, escribe el diario.

Informaciones dadas a conocer el domingo pasado por el mismo medio de prensa señalan que Brasil es el país sudamericano con la mayor cantidad de comunicaciones espiadas en el continente. Si bien no se consignaban números exactos, las conexiones de este país aparecían en orden de prioridad detrás del propio EE.UU., con un total de 2.349 millones de comunicaciones interceptadas solo en enero pasado.

En marzo de este año el país más espiado fue Venezuela. Además de las compras militares y las operaciones de petróleo, la muerte del presidente Hugo Chávez aumentó el interés de EE.UU. hacia el país caribeño por el nuevo momento político que se abría con una oposición antichavista alineada a Washington.

“En marzo de este año, Colombia (O Globo tal vez pretendía referirse a Venezuela) se convirtió en objetivo privilegiado de la NSA tanto como Brasil. Fue cuando murió Hugo Chávez. Fue el fin de un ciclo del chavismo. Comenzaba otro juego político en América Latina”, concluye la publicación.

Comentarios

Publicá tu comentario