Conamuri al ministro del Interior: “Defensa de la vida no es una postura ideológica, es un derecho”

La organización de mujeres trabajadoras rurales e indígenas responde a Francisco De Vargas y asegura que la fuerza pública es alquilada por agronegocio. Exigen al ministro que se informe.

Foto de archivo: Conamuri.

Ante las declaraciones del Ministro del Interior, Francisco de Vargas, relacionadas con el “conflicto campesino”, la Coordinadora Nacional de Organizaciones de Mujeres Trabajadoras Rurales e Indígenas (Conamuri) emitió un comunicado.

De Vargas dijo ayer que el conflicto campesino es una cuestión política y hasta ideológica con la que algunas personas pretenden obtener réditos políticos, que la Policía Nacional no es responsable del modelo de producción y que solo cumple órdenes; señaló además que en nuestro país se pretende “satanizar” la producción de soja transgénica.

“Es un derecho constitucional”

La Conamuri les responde al mismo que el conflicto campesino es, efectivamente, una cuestión política desde el momento en que se ven afectadas poblaciones enteras debido al avasallamiento de sus derechos humanos y comunitarios mientras unos pocos empresarios se benefician cultivando transgénicos y fumigando con agrotóxicos. “La defensa de la vida no se trata de una postura ideológica, sino de un derecho garantizado en la propia Constitución”, aseguran.

“La Policía Nacional, en conjunto con el Poder Judicial, son responsables también de que este modelo de producción continúe vigente, ya que reclamar un ambiente sano para vivir es motivo suficiente para la criminalización, las imputaciones, la persecución y la represión con balines de goma y gases lacrimógenos, tal como ha sucedido en la Colonia Luz Bella, Maracaná, Brítez Cué y Capiibary, por citar solo los de mayor repercusión”, reclamaron.

Oposición a transgénicos más allá de las fronteras

Aseguraron además que la oposición contra el cultivo de la producción transgénica es, hoy por hoy, universal. Instan al Ministro a informarse acerca de las diversas luchas que se están llevando en numerosos países a medida que salen a la luz informes sobre las consecuencias producidas por los monocultivos OGM, como urgencias humanitarias, sanitarias y ambientales. “Le otorgamos un plazo prudente para leer informes de organismos internacionales, navegar en internet, acudir a la biblioteca a educarse hasta formar un criterio objetivo acerca de lo que le obliga su investidura pública, en lo que concierne a la justicia y el orden; de lo contrario, solo podemos concluir que el mismo responde a intereses de la plutocracia y que, en consonancia con el Nuevo Rumbo, su lucha contra la pobreza se resume en la lucha contra los pobres”.

Fuerzas públicas alquiladas

La Conamuri se adhiere a “la causa del campesinado que resiste a las fumigaciones con agrotóxicos y que son víctimas del agronegocio en conjunto con el aparato judicial que otorga las medidas y permite el ‘alquiler’ de la fuerza pública para proteger a quienes pisotean la Constitución en abierta afectación de los derechos conquistados”. Expresaron que esas acciones de resistencia a las que son forzados los pobladores para proteger su salud y la de sus animales y por los bienes comunes, son absolutamente necesarias debido a la falta de control de los organismos del Estado: el Senave –cuyo titular confesó que la institución cuenta con 2 ingenieros agrónomos por departamento, para un cultivo nacional de soja que superó las 3 millones de hectáreas en 2013–, la Seam y las Secretarías del Ambiente municipales.

“La CLOC-Vía Campesina, articulación a la que estamos afiliadas, lleva 20 años de lucha por los derechos de las comunidades del campo, denunciando en todo el mundo el modelo de muerte impuesto por los agronegocios, que impacta perversamente sobre la vida y la cultura de los pueblos y que permite el lucro a costa de los intereses comunitarios”, finalizaron.

Comentarios

Publicá tu comentario