Con piquetes se manifestaron contra la suba del pasaje

Más de un centenar de personas se reunieron ayer hacia las 18:00 horas frente al Panteón de los Héroes para iniciar la jornada de protesta contra la suba del pasaje.

«Japiro 2.400», fue el eslogan de la protesta contra la suba del pasaje.

Luego de la intervención de varios oradores que adelantaron acciones constantes contra la suba y denunciaron la distorsión en los cálculos en que se basa el aumento del precio del boleto, se inició la marcha que recorrió varias calles del microcentro.

Con un intimidante despliegue policial que incidentó desde el principio, fotografiando a los manifestantes e incluso a los reporteros que cubrían la protesta, se realizaron los primeros piquetes.

Bajo el grito de “peguevi”, los manifestantes hacían desviar los colectivos. Uno de los momentos más fervorosos fue cuando un chofer dio muestras de apoyo a la manifestación así como muchos pasajeros que hacían hurras desde sus asientos. Con la quema de basura y el comisario dando patadas a los cartones en llamas esparciendo aún más el fuego, el ambiente se fue enrareciendo.

Unos policías gemelos fuertemente armados y sin portanombre empezaron a empujar e incluso a pegar a los manifestantes que grafiteaban los colectivos. Empezaron a caer algunos limpiaparabrisas y señaleros. Con una gran perfección escenográfica, una chatarra remolcada yacía sobre la calle Montevideo. Estallaron algunos vidrios. El comisario Édgar Galeano amenazó al cronista de este medio. “Jajotopáta Fiscaliape. A escribita nderehe”, dijo el mando policial al trabajador de prensa mientras ambos se fotografiaban mutuamente.

Un chofer se queja de que fue herido en el ojo con restos de vidrio.

Un chofer de la Línea 38 se quejaba de dolor mientras se agarraba un ojo. Dijo que los pedazos de vidrio le afectaban la visión. Mientras daba reversa despavorido, se lamentaba: “Cheko ambaaponte”.

La mayoría de los presentes repudiaron la actitud de algunos encapuchados que hirieron al trabajador del volante.

Así fue transcurriendo la tarde-noche, hasta que ya no quedaron rastros de unidades pues ya se empezaba a cortar el servicio y los policías ya cubrieron gran parte del área  desviando el tránsito.

Con el anuncio de que las acciones continuarían en las próximas jornadas, se levantó la protesta sobre la calle Oliva e Independencia Nacional con una asamblea y el grito de “Aumento Japiro”.

El comisario Édgar Galeano amenazó al cronista de este medio con que se encontrarían en la fiscalía.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.