«Con campaña de mentiras buscan llamar a la represión», asegura PCPS

El Partido Convergencia Popular Socialista rechazó el intento de vincular, por parte de Abc Color, a las comunidades campesinas de “Aguerito” y “Tava Guarani” con el EPP. Siempre que ocurren hechos criminales como el asesinato de Lindstron se trata de incriminar a la izquierda dicen, mientras que cuando muere un campesino no se investiga.

El PCPS rechaza el intento de criminalizar a las organizaciones campesinas por parte de la prensa. Foto: PCPS.

«Cada vez que ocurren hechos criminales como el asesinato del ganadero  Luis Lindstron, se repite una campaña para incriminar a Fernando Lugo, al Frente Guasu o a los partidos de la izquierda. No ocurre lo mismo cuando las víctimas son dirigentes campesinos o luchadores sociales. No se intenta, por ejemplo, una investigación imparcial y objetiva sobre la masacre de Curuguaty», expresó el Partido Convergencia Popular Socialista en un comunicado.

«El editorial del diario ABC Color de hoy (por ayer) afirma que”el autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) es una organización terrorista incubada en los asentamientos campesinos ‘Aguerito’ y ‘Tava Guarani’ «, indicaron.

Estas  publicaciones tendrían que ser investigadas alguna vez por sus afirmaciones y acusaciones sin fundamento, tienen el claro objetivo de engañar a la gente, de distorsionar la información, de criminalizar las luchas sociales y poner a las organizaciones populares como peligrosas para la convivencia, aseguraron. «Lo repiten y repiten para que la mentira se instale como verdad, buscando siempre el castigo. Una inquisición permanente para resguardar un sistema injusto y violento».

También expresaron que «las acciones criminales, el secuestro, los atentados, no forman parte de la lucha del pueblo  porque en ellas el pueblo organizado no tiene ninguna participación».

«No  sorprende que quienes ayer inauguraban sus medios con la participación de los personeros de la dictadura o utilizaban recursos de dudoso origen para erigir sus imperios mediáticos, sean hoy quienes encabezan la campaña persecutoria de la ultraderecha protofascista local».

Finalmente expresaron que «la justicia y la fiscalía tienen la obligación de investigar  y llegar al  fondo de los  hechos que enlutan a la sociedad paraguaya,  como la masacre de Curuguaty, las alevosas ejecuciones extrajudiciales de dirigentes populares, con la misma dedicación que deben poner para aclarar el asesinato de Luis Lindstron y  de los demás crímenes de la narcopolítica que han quedado en la impunidad».

Firmaron el comunicado Ramón Medina, Secretario General. y Ernesto Benítez, Secretario general adjunto.

 

Comentarios

Publicá tu comentario