Comunidades indígenas desarrollaron proyecto productivo modelo, pero todo quedó bajo agua

“El desperdicio tan enorme de tanta lucha conseguida, es muy grande, perdimos todo nuestro esfuerzo: huertas, gallineros, aljibes….”, dijo Norma Álvarez, de la comunidad indígena La Herencia, del departamento de Presidente Hayes.  La misma está integrada por varias aldeas.

Las hueras y cultivos de los indigenas quedaron bajo agua. Foto: PCI.

Las hueras y cultivos de los indigenas quedaron bajo agua. Foto: PCI.

“Ahora lo que más necesitamos es ropa (abrigos para niños y adultos) y carpas; así la gente se va hasta los lugares un poco más altos. Todas nuestras ropas, frazadas, colchones, la comida que teníamos… todo está bajo el agua. Y como la tierra está toda mojada ni se puede hacer fuego para cocinar, dijo Norma Álvarez, lideresa de la Comunidad La Herencia, en la zona de Río Verde, departamento de Presidente Hayes. Esa es la situación en que se encuentran las familias de las aldeas de La Rosa Cue, Jerusalén, Primavera y Pozo Colorado, según un informe de la organización Pro Comunidades Indígenas (PCI). En dichas comunidades, un grupo de mujeres organizadas viene trabajando desde hace tiempo para mejorar sus condiciones de vida.

El desperdicio de una enorme lucha

La mujer dijo que están inundados, pero cerca de la ruta. Es la primera vez que les pasa. “La naturaleza es la naturaleza. Sabemos quién hizo el mundo y quién manda la lluvia. Esto es para la reflexión”, indicó. Pero el desperdicio tan enorme de tanta lucha conseguida, es muy grande, “perdimos todo nuestro esfuerzo: huertas, gallineros, aljibes…. Las gallinas que criamos, algunas están arriba de la mesa. Las huertas, los cultivos están todos perdidos. Yo personalmente perdí todas las cosas que tengo. Nuestras casas están bajo agua”.

Los indígenas tuvieron que abandonar sus casas por las lluvias. Foto: PCI.

Los indígenas tuvieron que abandonar sus casas por las lluvias. Foto: PCI.

Norma es promotora de Salud y advierte que “mientras la gente está en el agua, que va a durar dos o tres semanas, vienen más enfermedades. Y no estamos preparados para esto. Necesitamos mucha ayuda”.

Consultada acerca de la asistencia del Estado respondió: “Hasta el momento no tenemos asistencia, sí están levantando datos y la gente está esperando ayuda”.

Preocupada por las familias de su comunidad, del pueblo enxet, Doña Norma dijo que también necesitan comida y agua, “porque aunque teníamos aljibe, con la inundación el agua está totalmente contaminada”.

“Tenemos que prepararnos porque va a continuar la lluvia y el agua no baja todavía”, advirtió.

Apoyo de compañeras

Norma agradeció la buena voluntad de sus compañeras del pueblo guaraní de Filadelfia y de la comunidad de Machareto. “Me da gran aliento que ellas que han luchado tanto tiempo conmigo nos estén acompañando”, reconociendo las llamadas y donaciones de ropa y alimentos por parte de las que ella definió como sus hermanas, luchadoras de otras organizaciones de mujeres indígenas.

La Comunidad de La Herencia, conformada por seis aldeas y situada en el Departamento de Presidente Hayes, hace sólo un mes culminaba el proceso de cultivo de las huertas y recientemente ha iniciado la cría de animales menores. “Requieren de nuestra ayuda y la asistencia del Estado porque, con seguridad, nos dará muestras de su gran resistencia ante la adversidad”, aseguró PCI.

Comentarios

Publicá tu comentario