Comunidad campesina resiste una embestida armada de sojeros

No hemos podido confirmar quiénes son los «tres políticos» sojeros que implementaron la medida. Las familias de Brítez Cue no quieren el cultivo de la soja transgénica en las inmediaciones del asentamiento, por todo “lo que ya se sabe que produce”, al decir de María Esther Garcete, antigua pobladora de este asentamiento.
La resistencia al avance de las semillas trasngénicas ya viene de un tiempo atrás, pero se ha recrudecido en las últimas semanas.
A la fecha, de acuerdo con la Federación Nacional Campesina, unos 25 civiles armados dispararon hoy al aire contra la comunidad en resistencia. Estos civiles armados aparecieron aproximadamente al mediodía, “después de  que la comunidad organizada impidiera nuevamente el intento de cultivo resguardado por un destacamento policial”.

Uno de los contratados por los sojeros para ahuyentar la resistencia de las familais de Brítez Cue.

Uno de los contratados por los sojeros para ahuyentar la resistencia de las familais de Brítez Cue.

“Ante la presión de la comunidad organizada, la fuerza represiva retrocedió y se retiró el tractor. Luego trajeron civiles armados y estos dispararon a la gente. En estos momentos, el asentamiento se reúne en asamblea para evaluar y planificar como seguir la lucha”, sostiene el comunicado de la
Brítez Cue es una comunidad a 35 kilómetros de la ruta a Salto del Guairá, en la misma dirección de Marina Cue, aquel campamento campesino acribillado el 156 de junio de 2014.
Los lotes donde se quiere iniciar la siembra están cercanos a la escuela del asentamiento, que cuenta con 10.781 habitantes, en sus 16.000 hectáreas.

Policías y civiles armados en un intento de que los sojeros comiencen los trabajos de cultivo.

Policías y civiles armados en un intento de que los sojeros comiencen los trabajos de cultivo.

Comentarios

Publicá tu comentario