Cómo los medios ocultan los privilegios tributarios de los agroganaderos

En la edición de Ultima Hora del domingo pasado salió una serie de tres notas en la sección de Economía que revelan la farsa del IMAGRO que es el impuesto que pagan los sojeros y ganaderos.  Según las publicaciones, el Imagro significa en recaudación al fisco la ínfima cifra del 0,2% de total de recaudación del Estado Paraguayo en concepto de impuestos.

Estas tres notas para la mayoria de la gente debieron haber pasado desapercibidos, pero si a la importancia real de la noticia se debiera la elaboración de la portada de un diario esto debió ser tapa, debido al impacto que tienen los datos que se publican.

«Pese a que el sector agrícola y ganadero constituye, hoy por hoy, uno de los grupos con mayores exportaciones del país y, por ende, de mayores ingresos, las recaudaciones obtenidas por el fisco de manera directa sobre este sector son ínfimas.

De acuerdo con los registros oficiales, los aportes en concepto del Impuesto a la Renta de las Actividades Agropecuarias (Imagro) apenas representaron el 0,2% del total de lo recaudado por el Estado durante el 2009. En comparación, el impuesto a la renta empresarial, por ejemplo, representó el 24% del total; el IVA, el 48%; y el impuesto selectivo al consumo, más del 16%»

No sólo esto, sino que además de esto existe una maraña que se utiliza para evadir al IMAGRO a través de una reglamentación que se estableció durante el gobierno de Nicanor Duarte, lo que significa una traba directa para la realización de la Reforma Agraria en cuanto a la disponibilidad de recursos financieros se refiere, ya que el 80% de lo que ingresa al ministerio de hacienda del IMAGRO debe ir destinado al Indert para la reforma agraria, sin embargo a través de unos juegos fiscales de evasión a partir de una reglamentacion durante el gobierno de NDF y que solo se derogó parcialmente durante el gobierno de Lugo la evasión de impuestos que deberìan ir destinados a la reforma agraria es altisima.

«La evasión que existe en el Impuesto a la Renta de las Actividades Agropecuarias (Imagro), así como la mala reglamentación del tributo durante la era del ex presidente Nicanor Duarte Frutos, privaron y siguen privando a la reforma agraria de multimillonarios recursos.

Las propias autoridades de la Administración Tributaria admiten que el Estado no cuenta con los elementos suficientes para un control efectivo sobre los contribuyentes del Imagro. Esto hace que el rendimiento del impuesto sea mínimo.

Por otra parte, Duarte Frutos había firmado un decreto, en el 2005 (cuando era ministro de Hacienda Dionisio Borda y viceministro de Tributación Andreas Neufeld), violatorio de la Constitución Nacional, a través del cual modificó la Ley 2.421 «De Adecuación Fiscal». Gracias a este documento, el entonces presidente de la República otorgó a los grandes contribuyentes del Imagro un beneficio que solo estaba permitido por ley a los medianos contribuyentes del mismo impuesto.

La medida permitía a los grandes agricultores y ganaderos pagar el Imagro con los IVAs acumulados en sus compras de bienes y contrataciones de servicios (denominado IVA crédito). Con ello, el Estado dejó de recaudar varios millones de dólares (se calcula que son aproximadamente 40 millones de dólares al año).

Ni bien asumió la nueva Administración gubernamental, Fernando Lugo emitió, en setiembre del 2008, un decreto que rectificó el régimen anterior, privando a los grandes contribuyentes del Imagro de este beneficio ilegal. Sin embargo, el mismo decreto permitió que los IVAs acumulados en años anteriores (IVA créditos), hasta setiembre del 2008, puedan ser utilizados para pagar el Imagro (hasta agotar esos créditos).

Como el monto de estos créditos del IVA acumulados por los contribuyentes del Imagro representaban una suma multimillonaria, los mismos siguen prácticamente sin pagar el impuesto agropecuario, y esto se extenderá por lo menos por tres años más

Esta sería la evasión que se blanqueo desde el Estado, pero además existe toda un sistema preparado incluso para evadir el propio pago del IMAGRO en estas condiciones:

«De acuerdo a versiones recogidas por ÚH, los propietarios de tierras rurales estarían incurriendo en una gigantesca evasión del Imagro a través de la entrega de la tierra a terceros para su explotación (especialmente en el cultivo de la soja). A su vez, los mismos tomadores de tierras estarían también evadiendo al Estado.»

(…)

«De acuerdo a informaciones recabadas por ÚH de fuentes vinculadas al fisco, no existe una contabilización ni un seguimiento a los contratos rurales inscriptos en la Administración y menos aún se tienen medios materiales o informáticos para indagar sobre contratos rurales no inscriptos

O yo vivo en un termo o los sectores políticos y sociales interesados en denunciar esta situación trabajaron comunicacional y politicamente muy mal esta cuestión

Estos elementos que desenmascaran la cara real y mas cruda del modelo agroexportador sojero y ganadero deben ser explotados politicamente por el PC y por el Frente Guazu en su plataforma politica. Estos datos son una BOMBA a nivel de impacto mediatico si se sabe aprovecharlos. Creo que hasta sería pertinente sacar un comunicado para intentar dar algun tipo de impacto mediatico a unos datos que pasan casi desapercibidos para la mayoría de la población.

Aparentemente hay varios elementos muy concretos y táctiles que están a nuestro favor y los estamos desaprovechando políticamente. Como se presenta la cuestion impositiva para los sectores agroexportadores esta una cuestión es claramente alebosa y descarada ni siquiera desde una perspectiva de izquierda sino desde la concepción del Estado De Derecho liberal.

 

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario