Cómo cambiar el mundo adentro

Cómo reponerse de una experiencia de un campo de refugiados en Uganda. Desde dónde sentirse para dar y recrear. Acá la nota con Nelson Viveros, que desarrolla un taller sobre el teatro del oprimido. Por Julio Benegas.

Nunca lo escuché a Nelson desembuchar tantas cosas en menos de diez minutos como para esta nota. De saber que así lo haría, me hubiera munido de una grabadora. Con él, existe una sensación permanente de que un halo hermético y silencioso lo rodea, aunque despliega una de las sonrisas más amables. Lo había visto –por última vez- con un tremendo papel en el “arte del silencio”, de Emilio Barreto. No mucho más, en su papel de actor.

A sus 39 años replica una de sus experiencias más profundas: El “teatro del oprimido”, que lo llevó en el 2010 al campo de refugiados de Uganda, Africa.

-Antes de ir las técnicas del teatro del oprimido, contanos algo de esa experiencia

Nunca vi algo así. La gente se moría como moscas de hambruna y malarias. Al país de donde venían no les importaba y adonde iban tampoco. Vivían en un cerco militar. Pero tampoco vi gente con espíritu tan claro de salir adelante. Gente que profundamente creía que con educación podría salir de la miseria, del abandono.

-Bueno, qué es esto del teatro del oprimido

Es un teatro social, educativo y terapéutico. Es un teatro de empoderamiento.  Teatro aplicado a problemas comunitarios, niños de la calle, refugiados. Es un ensayo de buscar soluciones a la opresión.

-Cuándo hablás de opresión, a qué te referís

Bueno, en Europa, por ejemplo, la opresión en la gente se expresa en la soledad, en la alienación. En América Latina falta de trabajo, de educación o en partes de Africa en hambruna, por ejemplo.

-Y qué se hace con eso. Se representa para qué

No, su fin no es la representación. Es una búsqueda de solución o mejor un diálogo

-Cómo es la técnica

Augusto Boal, el creador de la técnica, habla de la figura del “espectator”. El público se para y actúa. Si hay problema de agua en la comunidad, se ve cómo se puede conseguir agua, por decirte un ejemplo.

-Suena a Paulo Freire

Sí, tiene mucho de Freire en eso de instalar un diálogo (entre los participantes) para buscar salidas no violentas a situaciones de opresión.

-Tu taller actual, entonces, sería para gente que trabaja con comunidades

Bueno, puede participar quien quiera. Pero especialmente participan trabajadores sociales, sicólogos, sicólogos comunitarios y artistas.

-Y para los artistas, en qué ayuda esta técnica

Para confrontar con la opresión en uno, aquello que te impide ser vos, completamente vos.

 

Datos del taller

Hasta este sábado la gente puede sumarse al curso intensivo de «teatro del oprimido», en el Granel, de 09.00 a 12.00., en Juan de Salazar 372 casi Artigas.

Nelson Viveros, a la izquierda, en un papel de La Casa de Bernarda Alva

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.