Comercios utilizan a niñas en publicidad con contenido sexual

Para defensora de la Niñez no sería motivo de preocupación que imágenes de menores en ropa interior solo vayan para un “público selecto”.

Este comercio exhibe en su fachada la imagen de una niña en ropa interior.

La exposición publicitaria con contenido sexual de niñas es realizada de manera abierta por comercios que exhiben en carteles callejeros a menores de edad con poca ropa. Así, es posible ver tiendas de lencería que publicitan sus productos utilizando las imágenes de niñas en ropa interior. Este es el caso de EPSA SA para su tienda LUPU, que en su local de Blas Garay (Cuarta) y Caballero utiliza la fotografía de una menor de edad para promocionar sus artículos.

Luego de deambular de oficina en oficina y esperar en los pasillos del Palacio de Justicia durante casi toda la mañana de ayer, finalmente pudimos conversar con la defensora de la Niñez y la Adolescencia del Cuarto Turno, Abog. Bettina Ovando, con respecto a qué protección jurídica existe contra la explotación de niños con fines publicitarios.

Ovando respondió que no hay legislación alguna específica sobre el tema y que este tipo de casos es responsabilidad de los padres.

“En cuanto a los niños y la publicidad como trabajo no hay una legislación específica. Pero sí podemos hacer una analogía o utilizar las disposiciones del menor trabajador. En este caso actúan mucho los padres en ejercicio de la patria potestad con la decisión de permitir o no a los niños hacer esa propaganda”, expresó la funcionaria, que según informaciones extraoficiales sería la ministra de la Niñez y la Adolescencia del gobierno de Horacio Cartes.

Al exhibírsele la fotografía empleada por el comercio mencionado, dio una respuesta un tanto curiosa al dar a entender que sería aceptable una publicidad de este tipo pero destinada a un “selecto público”. “Hay que ver desde muchas ópticas porque hay gente que dice: bueno, son niños, no hay que ser malpensados y otras cosas. Por otra parte, hay que ver también para dónde va. Es un letrero para todo el mundo, no es que va a un selecto público. Porque de repente vos decís: un selecto público tiene un nivel de educación más elevado y piensa de diferente manera”, argumentó Ovando.

Sin embargo, luego hizo la salvedad de que “hay que tener mucho cuidado con ese tipo de publicidad teniendo en cuenta el tema de la pornografía infantil, que es utilizada de diferentes medios, no necesariamente de manera directa. Por ejemplo, si alguien quiere hacer una pornografía infantil de manera indirecta puede hacerlo de ese material que vos me mostraste. En ese aspecto sí tenemos que tener bastante cuidado para cuidar la integridad física y emocional también (de los niños)”.

Bettina Ovando

La defensora de la Niñez del cuarto turno, Bettina Ovando.

“Si mañana esto que ella hizo y los padres que dieron su consentimiento para esta cosa puntual, pero resulta que alguien agarró eso y puso en las redes para otra cosa, sin tener como una publicidad de Lupo ni nada, sino solamente el rostro y el cuerpito de esta menor de edad, entonces si tendríamos que tener en cuenta qué tipo de publicidad hacen los chicos”, expresó.

Al ser insistida sobre qué legislación cabría aplicar en estos casos, respondió que “yo conozca no hay”. Por último, dijo que estos temas deberían ser tratados a través de la Consejería Municipal por los Derechos del Niño, Niña y Adolescente (Codeni) y otras instancias extrajudiciales.

Entretanto, la marca Kalua, bajo la consigna de mi primer Kalua, difunde a través de su cuenta de Facebook indistintamente imágenes de menores de edad junto con productos eróticos para adultos.

Hace dos años, por fotos mucho menos explícitas publicadas en la revista francesa Vogue, el diseñador Tom Ford quedó en el punto de mira y la directora de la publicación, Carine Roitfeld, tuvo que renunciar.

“Ambos han conseguido, además de incendiarias acusaciones de pedofilia, agotar la edición en todos los quioscos en muy pocos días”, señalaba una publicación de entonces del diario ABC.es.

Finalmente, nos acercamos al local de la calle Cuarta para intentar hablar con algún responsable del negocio, pero nos señalaron que el encargado de Recursos Humanos, José Riveros, no se encontraba en el momento. Volvimos a llamar luego de unas horas y nos dijeron que aún no había regresado.

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.