Comer no es lo mismo que alimentarse (II)

El alimento ha pasado a ser un arma de control político. En las ferias agroecológicas puede encontrar alimentos sanos y a precio justo.

Por Soledad Viera

Feria realizada por la FNC por su 23 aniversario. Foto: FNC.

Feria realizada por la FNC por su 23 aniversario. Foto: FNC.

Si la ley de la oferta y la demanda es la que marca las tendencias del mercado,  hay un sector de productores y consumidores que no está satisfecho con la calidad de la oferta. Así surgen alternativas para alimentarse de forma más sana o alcalina por medio de productos orgánicos y se crean puntos y formas de venta directa con precios justos y producción ética.

Cuando redactaba el primer de estos dos artículos, Roque Mereles me acercó una grabación del sociólogo Tomás Palau, quien en 2010 citaba los Documentos de Santa Fe – California que sirvieron como plataforma de debate a Ronald Reagan y Margaret Thatcher para definir “el alimento como arma de control político”.  Esto no es poca cosa, decía el inmortal y sencillo sociólogo paraguayo. “Esta idea fuerza de esos estrategas imperialistas fueron aplicadas.  Y en menos de 30 años, América Latina, un continente que tenía abundancia de comida donde los niveles de pobreza en materia alimentaria eran bajísimos, hoy tiene un nivel promedio de 22% de indigencia, que significa no tener capacidad para cubrir las necesidades alimentarias básicas.

“¿Qué pasó? ¡Que hay pérdida de soberanía alimentaria!”. Con estas palabras, Palau señalaba que el imperio de la soja y la ganadería desplazan la cultura de cultivos sustentables de las familias del continente. Aún en 2010, cuando Tomás participaba del Foro Social de las Américas, no estábamos tan empapados en los efectos de los transgénicos, agroquímicos y el procesamiento de alimentos que nos da de comer, pero no nos alimenta.

En ese orden del “alimento como arma de control político”, la Federación Nacional Campesina (FNC) celebraba 23 años de lucha por la tierra. Los dirigentes de la organización, Teodolina Villalba y Marcial Gómez, coincidieron en que la Justicia paraguaya solo beneficia a unos pocos, mientras que los pobres, incluyendo al campesino, deben tolerar una serie de inequidades como la expulsión del campo. Entre estas inequidades está también la poca calidad de la comida que consumen las familias desplazadas por tener que comer con poco dinero, pero no se alimentan, porque la justicia no regula el etiquetado de alimentos coloreados químicamente o los que contienen transgénicos como el aceite mezcla o el de soja.

El 8 de julio, la FNC realizó en las plazas frente al Congreso  mesas temáticas, muestras y ventas de productos frutihortícolas y de granja, cultivados en los asentamientos campesinos. Ofertaron a precios justos quesos, poroto, mandioca, choclo, maíz chipá, tomate, almidón, miel de abeja, maní y productos hortícolas, como lechugas, cebollitas, perejil, locote y animales de corral criados de forma natural.

Alcalinizar para no enfermar

Los alimentos orgánicos fortalecen el sistema inmunológico. Foto: FNC.

Los alimentos orgánicos fortalecen el sistema inmunológico. Foto: FNC.

En la entrega anterior decíamos que la comida elaborada a base de productos orgánicos nos evita la visita al médico y a la farmacia porque los alimentos producidos con abonos químicos u OGM, así como los muy procesados, tienen sus efectos sobre la salud humana, afectando principalmente al sistema inmunológico.

En esa línea es que las organizaciones campesinas acercaron a los damnificados en Asunción varias toneladas de frutas y verduras producto de su trabajo en las tierras conquistadas.

Ellos saben que consumir los cítricos de estación que crecieron abonados con materia orgánica y las verduras de hoja o raíz aleja a la gripe y otras enfermedades. Esta alimentación se llama “dieta alcalina”. Es que estos alimentos quitan acidez a la sangre, lo que hace al organismo un poco más resistente a virus y bacterias.

“Las enfermedades son diferentes niveles o grados de degeneración del cuerpo causada por deficiencias elementales y/o sobrecargas tóxicas que elevan la acidez del bioterreno. Luego comprometen la habilidad del cuerpo para repararse y regenerarse a nivel celular”, dice el Dr. Gabriel Gaviña, en el libro de la citada dieta publicado por muybio.com.

La Nutricia Mainumby, a través de Maxi Yegros, nos explica que cambiando lo que se come y bebe se pueden ajustar los niveles de pH (concentración de iones de hidrógeno).

“Unos cambios en la dieta y la correcta hidratación con agua alcalina serán útiles para elevar los niveles de pH del cuerpo. Si tu dieta está compuesta principalmente por alimentos que dejan residuos ácidos, tu cuerpo tratará de reequilibrarlo y volver a un estado alcalino. Al hacerlo, el cuerpo toma el calcio proveniente de los huesos y los dientes y a largo plazo te pone en riesgo de padecer osteoporosis”, señala Maxi.

En su rigurosidad, Yegros ha ido investigando para ofrecer alimentos saludables. Así vio que en promedio la dieta moderna contiene gran cantidad de alimentos que forman residuos ácidos.

“La proporción aproximada se estima en 80 por ciento de formadores de ácido y 20 por ciento de alimentos formadores de álcali. Con un nivel de pH global de entre 5.0 y 6.5. Esto es demasiado ácido y crea un ambiente muy favorable para comenzar a acumular peso corporal y hacer literalmente del líquido intercelular un caldo de cultivo para gérmenes”, añade.

Para mantener un nivel de pH saludables debemos revertir esas proporciones, es decir, idealmente comer alimentos formadores de álcali en un 80 por ciento y los alimentos formadores de ácido en un 20 por ciento.

Una alta ingestión de proteínas (sobre todo de origen animal) roba al cuerpo su alcalinidad por una alta producción de fosfatos y sulfatos. Además la fermentación crónica intestinal produce grandes cantidades de ácidos (endotoxinas).

Un alto consumo de azúcares refinados sobre-exige el metabolismo, el cual debe usar enormes cantidades de enzimas, vitaminas y minerales para poder desglosarla, digerirla y que no fermente. Por lo tanto, el azúcar actúa como un ladrón permanente de micronutrientes, enzimas y hormonas debilitando y dañando la habilidad del cuerpo para equilibrar la sobre-acidificación (efecto Buffer).

Así que incluir en la dieta alimentos como frutas o verduras de diferentes colores y semillas germinadas o vivas en mayor proporción que carnes o porotos, nos acerca a un estado de alcalinidad del organismo que nos garantiza mejor estado de salud.

Dónde conseguir alimentos de calidad

*Nutricia Mainumby ofrece sus alimentos, elaborados principalmente a base de semillas vivas. Entrega a domicilio si llaman al  Tel 0961 603725 y en el mercadito agroecológico de  Sajonia, un  grupo de consumo ecológico cuyo mail es coopdeconsumoorganico@gmail.com. Los jueves de cada semana hacen feria  en la Casa del Humanismo: Avenida Carlos Antonio López 745 (frente al Parque Carlos Antonio López) ofrecen gran variedad de productos frutihortícolas que deben comprarse sobre pedido.

*Así también la red Red Agroecológica de Kuña Pyrenda hace feria una vez al mes. La Red nace dentro del movimiento KP y hace de nexo entre las mujeres productoras del campo y los consumidores en la ciudad. Los pedidos se hacen accediendo a la página www.laredkp.org/productos.  Nos dice Gabriela Schvartztman y se retiran de la casa de Kuña Pyrenda (Fulgencio R . Moreno 177 entre Yegros e Independencia Nacional).

*Todos los sábados del mes de 6 a 11 y una vez al mes hasta las 17 hs. se realiza  el Mercado Guazú en la Plaza de los Héroes de Areguá. En esta feria agroecológica los productores de la zona ofrecen sus productos. Allí se puede comprar frutilla, por supuesto andai, zapallos, zapallitos, verduras de hoja verde como acelga, rúcula, lechuga, albahaca, porotos, huevos, queso, harina de maíz, mieles y alimentos elaborados como tartas y tortas.

*En conjunto con Organizaciones Sociales de  San Ignacio – Misiones las mujeres del Bañado Sur  que componen el grupo denominado pre cooperativa realizan una feria. La próxima será el sábado 19 de julio en “La Casita de las Mujeres”, ubicada en Av. Japón casi 34 Proyectada  de 8 a 17 hs. En esta feria se encuentran todo tipo de productos frutihortícolas venidos directamente de San Ignacio Guasú, además de productos elaborados bajo la marca Agricultor, de la misma asociación, como aceite de sésamo orgánico y yerba mate.

*De la Huerta Orgánica (DLHO): alimentación sana y consciente: Mail: delahuertaorganica@gmail.com. De La Huerta Orgánica es una proveeduría orgánica que trabaja desde Areguá y hace la entrega de pedidos en Asunción y área metropolitana 3 veces por semana

*EcoAgro: Sus productos se pueden adquirir en el mercado de Abasto y pertenece a la Asociación de Productores Orgánicos. Reciben pedidos al Tel. 0981989473, nos informó Marcelina Vera de Chamorro, asidua cliente de EcoAgro que también recibe pedidos vía mail: ecoagronaturalmente@gmail.com. Proveen verduras, frutas, azúcar orgánica eco Agro, yerba mate orgánica La Potente, Yerba Silvícola Ka’aite, té de yerba mate con diferentes hierbas, plantas medicinales, dulces de guayaba, leche y miel, entre otros. También se pueden obtener los productos en su Tienda ecológica en ruta General Eugenio A. Garay y Cañada Solis San Lorenzo, Laurelty.

*Las ferias de Conamuri tienen fechas a confirmar dentro del año, pero no día específico por el momento.

*Mientras que las Ferias de productores en el Indert se realizan miércoles de por medio, pero dependen de las condiciones de los caminos para llegar a Asunción.

De cada familia depende tomarse el trabajo de buscar productos orgánicos si prefieren alimentarse y no comer lo que proviene de producciones mecanizadas. ¡Eju jakaru porã ñane resãi haguã!

Documentos de Santa Fe: http://www.ecured.cu/index.php/Documento_de_Santa_F%C3%A9_I

http://www.elclubdelapolitica.com.ar/web/2009/10/la-educacion-la-ideologia.

Artículos relacionados 

Comer no es lo mismo que alimentarse (I)

 

Comentarios

Publicá tu comentario