Cirilo y el Estado que mejor conoce

Breve relato sobre  la ausencia del Estado en la comunidad Riacho Mosquito de Puerto Casado.

"El viaje de 15 minutos cuesta 100.000 guaraníes. Si la idea es ir a Puerto Casado se deberá recorrer 40 kilómetros de camino de tierra." Imagen ilustrativa: Histarmar.com.ar.

Cirilo Alvarenga vive en Riacho Mosquito, comunidad indígena de Puerto Casado. Es trabajador de la Secretaría de Acción Social (SAS). Su labor es asistir a las familias en situación de extrema pobreza de su zona.

Cirilo es Toba Maskoy; su pareja, guaná. Ella estaba encinta y esperaban mellizos.

En un día normal cualquier habitante de Riacho Mosquito que quiera ir a Vallemí debe hacerlo en deslizadora (lancha). El viaje de 15 minutos cuesta 100.000 guaraníes. Si la idea es ir a Puerto Casado se deberá recorrer 40 kilómetros de camino de tierra.

Cirilo y familia ya eran cuatro: ella, él y las dos niñas de 3 y 6 años. Habían decidido seguir el tratamiento prenatal en San Lázaro (Vallemí). Pasaron nueve meses y ambos no se enteraron que esperaban mellizos. En Vallemí no hay ecógrafo.

El domingo 3 de junio se iba yendo cuando llegaron las fuertes contracciones. Las deslizadoras solo trabajan hasta las 19 h, así que ella tuvo que parir a los niños en su hogar. Fue ayudada por una partera empírica. A las 4.00 de la mañana del lunes murió con uno de sus niños.

En momentos en que estas líneas son escritas, Cirilo sigue con el celular apagado. Genaro Palacios, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la SAS (Sitrasas), trató de hablarle. “Puede decir dos o tres palabras, no más”, comentó.

Para Cirilo y las familias de su comunidad éste sigue siendo el Estado que mejor conocen: el ausente. El que no ofrece infraestructura vial, medios de transporte, puestos de salud cercanos. El mismo que desde sus poderes tiene como prioridad otros asuntos.

Cirilo es también víctima de una sociedad en la que los detentores del poder prefieren no hablar de inequidad social, responsabilidad política, democracia participativa, desigualdad, modelo económico; y en la que es mejor no ver y protegerse en la paranoia “antiprogresista” de sectores retardatarios.

La pobreza extrema y la ausencia de oferta pública es un desafío de todos los paraguayos, es verdad. Pero no es menos cierto que el Estado excluyente que tenemos no fue construido por obra y gracia de todos: la mayoría no es responsable de situaciones como la que sufrió Cirilo. Sí, es ella la que tiene el compromiso de destruir la exclusión y levantar una patria con un Estado al servicio del pueblo trabajador.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.