Cinco puntos sobre la nueva marca del gobierno

¿Para qué invertir tiempo y recursos en instalar una nueva marca de gobierno que va a durar un año?. Además, el diseño de sello refleja desde el nombre el vacío conceptual del mensaje. Artículo de análisis.

 

Logo central de la imagen

1. Antes que nada, ni la imagen del gobierno de Lugo, ni la de Nicanor, resolvían satisfactoriamente las necesidades de una imagen de gobierno. Más allá de eso, poseían cierta lógica en su reproductibilidad y su capacidad de adaptación, lo que paliaba de alguna manera los déficits.

2. Para instalar una marca se suele decir que se necesitan cinco años. Algunos dicen tres, pero con mucha presencia. Empresas como Coca Cola lo pueden hacer en menos tiempo pero con campañas cuyos costos son prohibitivos para un gobierno como el nuestro (siguiendo la lógica presupuestaria respecto a comunicación). ¿Para qué invertir tiempo y recursos en instalar una nueva marca de gobierno que va a durar un año? De todas las respuestas posibles ninguna se acerca a los principios de claridad, transparencia, austeridad, eficiencia y honestidad que se debe exigir a la comunicación pública.

3. Hablando de invertir, se requiere de una muy grande cantidad de recursos para cambiar una imagen de gobierno, pensando en ploteado de vehículos, páginas web, papeles y sobres membretados y toda la variedad de materiales que produce cada una de las dependencias del Estado. Todo ese esfuerzo de personas y dinero se debería utilizar para fines más nobles de comunicar que el triste mensaje «ahora nosotros mandamos».

4. Si bien la foto de la que todo el mundo habla está muy lejos de representar nuestra población, la misma no es parte de la imagen, es la portada del manual del sello «Viva Paraguay», y es, por suerte, solo un ejemplo. Ahora bien, el diseño del sello no solo adolece de una bajísima calidad gráfica (se resuelve el blanco de la bandera con gris (!), por ejemplo) sino que refleja desde el nombre el vacío conceptual del mensaje.

5. Esta imagen nueva tiene errores técnicos que está muy por debajo del estándard local de los diseñadores; errores que en varios casos hará muy dificultosa la aplicación de la marca. Desconocemos la autoría de la misma pero se recalca una idea importante en comunicación: los procesos de trabajo (con clientes y jefes) son tanto o más responsables de la calidad de un resultado que el talento o la dedicación de los profesionales.

6. . Con los archivos que la Sicom distribuye se encuentran dos fuentes tipográficas completas. Una de ellas es la Myriad Pro, propiedad de Adobe Systems. Las fuentes funcionan como un software de pago, se compran con licencias según la cantidad de computadoras en que se va a instalar. Se desconoce si la dependencia responsable la identidad de gobierno ha negociado con esta empresa la aplicación y distribución de su software de manera indiscrimanada para todo el Estado paraguayo. Caso contrario sería una violación de derechos intelectuales.

Comentarios

Publicá tu comentario