Ciclocarriles y bici pública solo en microcentro no contribuyen a descomprimir el tránsito

Experto ambiental sostiene que la eventual aplicación de un sistema de bicicletas para llegar al microcentro debe contemplar una red en los barrios aledaños para descomprimir el tránsito. 

Por Agustín Rodríguez

Ingeniero Ambiental

Miembro fundador del sitio de ciclistas urbanos “Moviendo Asunción a pedal” (http://on.fb.me/18fJP2y)

Sistema de ciclovías implementado en Buenos Aires. Foto: ecobici.buenosaires.gob.ar.

La implementación de ciclocarriles solo en la zona del microcentro no estimula el uso de la bicicleta como opción para reducir la llegada de vehículos motorizados y la sobrecarga de pasajeros en autobuses. Al contrario de dichos objetivos, mantiene e incluso incentiva la necesidad de llegar hasta el centro (o acercarse al mismo) por los medios convencionales citados, sin reducir en ninguna proporción el número de pasajeros, y aumentando la llegada de vehículos motorizados y la demanda de estacionamiento en áreas cercanas a nuestro ya colmatado microcentro.

La forma de utilizar la bicicleta como alternativa para descomprimir los modos habituales de transporte es alentando su utilización por parte de algunos ciudadanos domiciliados en barrios no tan alejados, facilitándoles llegar al microcentro dejando sus vehículos motorizados en sus casas, o prescindiendo del transporte público sobrecargado en horas pico en que llegan o se alejan del centro.

El propósito de la opción de la bicicleta como válvula de alivio a la falta de estacionamiento, y a la sobrecarga de pasajeros en buses, no es efectiva si la mencionada válvula es colocada en el punto de llegada del sistema, sino si se la aplica en tramos previos a fin de reducir caudales de pasajeros y vehículos motorizados en horas pico, restando un porcentaje mínimo de estos antes que ingresen al sistema y no tratando de aliviarlo cuando ya estos (vehículos motorizados y usuarios de buses) se encuentran en el punto de salida del sistema donde ya su volumen es importante y de complejidad en su gestión.

Otro punto a tener en cuenta es que, si el flujo de llegada al sistema es solo a través de medios convencionales (buses, automóviles y motos), al llegar al destino final del microcentro, por más que se cree un área de libre de tránsito vehicular (solo peatonal y ciclística) el problema sigue siendo el mismo: estacionamiento y buses saturados, sumándose además una demanda descomunal de bicicletas públicas (ya que nadie traería la propia) para completar su desplazamiento en la zona libre de tránsito vehicular.

Por tanto, el uso de la bicicleta pública y propia debe estar estimulada desde distancias en un radio de entre 5 a 10 km del microcentro, en dirección a este, invitando a una porción de usuarios a prescindir de los medios habituales de transporte (vehículos motorizados y buses), reduciendo el flujo de llegada de estos medios a un ya colmatado microcentro histórico.

Distancias aproximadas del proyecto «Al trabajo en bici» del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires (Ver que circuitos deseados y estimulados no se inician en el mismo microcentro, sino a distancias de entre 5 a 10 km).

La implementación de ciclocarriles y sistema de bicicleta pública (con trazados en espiral, cuadriculada o ramificada) dentro de los límites del microcentro, podría tener utilidad con fines recreativos y/o turísticos de fin de semana, pero no aportaría ninguna solución al congestionado tránsito céntrico ni al transporte público cotidiano en horarios de mayor demanda. A lo sumo trasladaría el problema de estacionamientos a tramos previos al centro, con posibles reclamos por falta de cobertura total de la demanda de bicicletas públicas que se generaría para completar el recorrido requerido por posibles usuarios.

En este sentido, el gobierno de la ciudad de Buenos Aires implementa distintos medios para invitar a sus ciudadanos de barrios cercanos al microcentro porteño a optar por la alternativa de la bicicleta, dejando sus automóviles en sus casas y aliviando el transporte público, incluso a través de sorteo de premios.

Comentarios

Publicá tu comentario