Choferes de la Línea 30 siguen frente al Viceministerio del Trabajo

Trabajadores denuncian que sus representantes no participan de las inspecciones realizadas a la empresa. Viceministerio alega que existe negativa de la patronal, por lo que la única opción es accionar judicialmente.

Los manifestantes soportan duras condiciones, pero siguen con la voluntad inquebrantable de lograr la reincorporación de todos los compañeros.

Unos 30 choferes en huelga, entre los cuales están cinco de los diez crucificados, se encuentran acampando frente al Viceministerio del Trabajo desde el martes pasado en reclamo de la reincorporación de ocho choferes que fueron despedidos por haberse afiliado a un sindicato. En total diez se encuentran crucificados y cuatro en huelga de hambre, además de unos 60 que se plegaron a la medida de huelga en apoyo a sus compañeros. Los trabajadores mantienen la medida en dos frentes, uno frente a la parada de la firma en Luque y otro frente a la sede del VMT.

Además, otros dos trabajadores, del sector de la gomería y lavandería, respectivamente, también fueron despedidos por haber relatado a los inspectores del viceministerio las condiciones laborales que debían soportar, como jornadas de trabajo de 16 horas sin derecho a un día de descanso semanal, salarios muy por debajo del mínimo y falta de seguro médico.

“Está todo como la última vez. No hay avance. Estamos esperando la intervención de las autoridades. Lo raro del caso es que no es una intervención acompañada por los trabajadores. No nos permiten entrar a la empresa. Se instalaron cuatro inspectores. Dicen que hacen el trabajo que corresponde, pero nosotros no participamos”, relató Ángel Sanabria, del sindicato de trabajadores de la Línea 30.

Cabe recordar que el martes pasado se llevó a cabo la reunión tripartida con la mediación del Viceministerio del Trabajo. Los choferes habían solicitado la reincorporación de los ocho despedidos, en tanto que la empresa se mantuvo en seis. A pesar de que el gremio de los trabajadores bajó su pedido a siete, la empresa no cedió, por lo que finalmente no se pudo llegar a un acuerdo.

“Jaiméma ápe, ndoroguevimoái (ya estamos aquí, no retrocederemos)”, resumió Juan Villalba, secretario general del sindicato, quien permanece clavado a la cruz hace más de un mes.

La empresa niega que los despidos se hayan debido a una persecución sindical y sostiene que la decisión respondió a una “restructuración administrativa”, según indicó el gerente de la empresa, Aufredi Paredes.

En tanto, la directora del Trabajo, Gloria Cañete de González, dijo que el “viceministerio está realizando acciones y haciendo uso de sus atribuciones dentro del marco legal. Los inspectores están controlando los vehículos en la calle así como también se encuentran realizando otras inspecciones en el local de la empresa. Se están procesando las informaciones en la medida en que van llegando”.

Vista general del campamento frente al Viceministerio del Trabajo.

Al ser consultada sobre la denuncia de los trabajadores de que no se permitió la participación de sus representantes en los controles, declaró que “es una situación compleja. Es una posibilidad que da el manual de inspección de que los representantes sindicales participen de los controles. Como están en huelga eso fuerza la situación y hay una negativa de la empresa. Entonces en los casos en que hay oposición se debe accionar judicialmente”.

Cuando le preguntamos sobre si se encontraron irregularidades en la empresa en cuanto a incumplimiento de las leyes laborales, Cañete respondió que “hay elementos iniciales que no podemos adelantar. Los informes están siendo procesados. Hay elementos indiciarios y constataciones que podrán sustentar nuestra atribución sancionatoria”, expresó, al tiempo que aseguró que el conflicto se encuentra en su tramo final y que todo llegará a “buen puerto”.

Comentarios

Publicá tu comentario