Choferes de la Línea 30 denuncian más despidos y pago de sobornos a inspectores del VMT

El administrador de Vanguardia SA, Aufredi Paredes, trató de “payasos y boludos” a los trabajadores.

Los choferes crucificados se mantienen firmes en sostener la medida hasta lograr la reincorporación de los ocho despedidos. Foto: Charizard.

Choferes de la Línea 30 que se encuentran en huelga en reclamo de la reincorporación de ocho trabajadores despedidos denunciaron que los inspectores del Viceministerio del Trabajo (VMT) recibieron una coima para presentar un informe favorable a la empresa. Según relataron, los inspectores supuestamente solo informaron que una unidad tenía una falla en el señalero y omitieron la falta de seguro del Instituto de Previsión Social (IPS) y las jornadas laborales que exceden las ocho horas estipuladas en la ley.

En apoyo a los ocho despedidos, actualmente se encuentran en huelga 58 trabajadores, quienes destacan la solidaridad de la gente y los compañeros de otras líneas, que al pasar realizan aportes solidarios para la manutención del campamento. La huelga en total lleva 40 días. Los crucificados llevan 28 días sosteniendo esta medida y los que se encuentran en huelga de hambre cumplieron 31 días ayer.

Los choferes que recurrieron a la medida de fuerza de clavarse a cruces de madera son Claudio Ramírez, Lucas Fernández, Darío Vera, Mariano Centurión, Félix Agüero, Óscar García, Sergio Cardozo, Carlos Silva, Juan Villalba y la esposa de este, María Concepción Candia, quien se plegó a la medida, ya que luego del despido de su marido se quedaron sin medio de sustento.

“Solo por querer estar en el sindicato fueron despedidos. Hay una persecución sindical. La empresa vino a cantar victoria, dijo que ya está todo solucionado, que la intervención es una bola terapia, que el efectivo es lo que manda en Paraguay”, denunció Juan Villalba, secretario general de la Federación Paraguaya de Trabajadores de Transporte Terrestre (Fepatrat).

Los trabajadores en huelga también manifestaron que varios choferes con más de 20 años de antigüedad no cuentan con seguro del IPS y que no podrán jubilarse. Asimismo, que otros empezaron a tener seguro ya mucho tiempo después de haber ingresado a trabajar. “Yo tengo 46 años de antigüedad. Primero fui guarda. La empresa está pagando IPS hace 20 años y tres meses. Parece que me voy a jubilar después de morir”, expresó Emiliano Barreto, quien, como el resto de sus compañeros, se reivindica como chofer-cobrador.

Momentos de tensión se vivieron cuando la directora de Higiene y Seguridad Ocupacional, María Teresa Saldívar, fue señalada por haber supuestamente recibido un soborno de parte de la empresa. Al ser consultada al respecto, Saldívar adujo que no estaba autorizada a realizar declaraciones, aunque se justificó diciendo que este “es un problema de larga data que no se puede resolver en un día. Estamos haciendo una inspección lo más detallada posible, el control de sustitutos. Mi papel es garantizar que el control se haga en forma”.

Sobre las irregularidades en materia de cumplimiento de las leyes laborales que encontró, dijo que ese aspecto estaba a cargo de los inspectores del Trabajo, quienes ante el intento de ser consultados por este medio se refugiaron al interior de la camioneta ministerial negándose a realizar declaraciones.

“Solo la llave”

La inspectora de Sanidad María Teresa Saldívar negó que un personal haya sido despedido frente a ella. El administrador «solo le pidió la llave», argumentó. Foto: Charizard.

Los trabajadores denunciaron también que un personal fue despedido frente mismo a esta funcionaria, aunque Saldívar lo negó diciendo que lo que ocurrió es que el administrador Paredes “solo le pidió la llave” al personal.

El empleado despedido se presentó como Rubén Monges, quien contó que trabaja en la empresa hace 31 años lavando colectivos y que no tiene ningún tipo de cobertura social ni goza del salario mínimo. Incluso relató que permanentemente le retacean su ya de por sí bajo salario.

“Una vuelva ko por 22 días de trabajo ojepaga va’erã chéve 200.000 guaraníes. Ha Noguera he’i chéve ja tranzana 180.000 re. Pe 20.000 ko che familia jurúgui renohe hína, ha’e chupe. Hetaiterei oje jugá cherehé (una vez yo debía cobrar 200.000 por 22 días trabajados. Y (el dueño Justo Martínez) Noguera me dijo “vamos a arreglar por 180.000”. Ese 20.000 de la boca de mi familia estás quitando, le dije. Mucho se jugó por mí ahí)”, relató Monges con los ojos cristalizados y llorosos de impotencia, recibiendo un gran aplauso de parte de sus compañeros en huelga.

Otro de los despedidos es el gomero Arnaldo Morel, un joven de 22 años que fue despedido, según las denuncias, por haber contado la verdad a los inspectores del Trabajo sobre las 16 horas que trabajaba a diario sin contar con un día libre semanal, a no ser que algún chofer que pudiera realizar el trabajo se ofreciera a reemplazarlo algún domingo.

“Payasos y boludos”

Por su parte, el administrador Aufredi Paredes dijo que la empresa ya retiró la oferta inicial de incorporar a cinco de los ocho despedidos. También mostró un documento del Ministerio de Justicia y Trabajo que da la cobertura sindical a 3 de los despedidos, quienes son Óscar García, Sergio Cardozo y Félix Agüero. En tanto, los restantes cinco han presentado una demanda y su reincorporación dependerá de lo que se resuelva en los estrados judiciales.

Sobre el motivo de los despidos se ratificó en que obedeció a una cuestión de “restructuración administrativa” y negó que se trate de un hecho de persecución sindical.

Al ser consultado sobre los buses que había ofrecido a los choferes como parte de la indemnización, dijo que se trata de unidades que tienen más de veinte años pero que pueden ser utilizadas como internos.

Cabe recordar que a fines del mes de julio Paredes había sido detenido con armas, clavos “miguelito”, honditas, balines y palas en el centro de Asunción, específicamente cerca de la Central Nacional de Trabajadores (CNT), en lo que fue denunciado por los sindicalistas como una tentativa de realizar un autoatentado contra unidades de la Línea 30 a fin de incriminar a los choferes.

El administrador de Vanguardia SA, Aufredi Paredes, reconoció que fue detenido con armas, balines y clavos «miguelito», entre otros objetos. Dijo que los clavos fueron «plantados» por los sindicalistas y que los balines y honditas eran para espantar palomas de su estancia. Foto: Charizard.

“Esos clavos miguelito fueron plantados por los huelguistas, específicamente por Juan Villalba. Mi guardia y yo teníamos armas, algo totalmente legal. Esos balines y honditas eran para mi estancia,  para espantar palomas”, aseguró. Cuando le consultamos qué tipo de cultivos, dijo que era de soja, aunque luego de consultar a sus guardias se corrigió diciendo que eran plantaciones de trigo. “¿Qué tipo de plantación tenemos?”, preguntó a sus custodios.

Sobre las denuncias de que el propietario Justo Martínez Noguera cuenta con la protección del senador colorado Óscar González Daher, dijo que se trata de simples versiones malintencionadas ya que los dos son colorados. “Son señores honorables y trabajadores, y también somos colorados. Soy colorado no niego mi nación”, expresó.

Ante las denuncias de nuevos despidos, volvimos a consultarle sobre el tema. “Bajo ningún concepto. Mentira, nadie fue despedido. Negativo, no existe tal cosa. Chiste es lo que hacen. Son unos payasos. Se crucifican… blablablá. Boludos es lo que son”, respondió Paredes.

Sin embargo, ante radio Ñandutí Paredes cambió su versión, diciendo que el despedido era un prestador de servicios independiente que cobraba por cada colectivo lavado y que ya no cumplía con la cantidad necesaria.

Comentarios

Publicá tu comentario