Chatarras diferenciales dejan a los pasajeros a su suerte

Los tan promocionados buses diferenciales con aire acondicionado ya empezaron a dejar a los pasajeros por el camino ante los desperfectos mecánicos que impiden seguir el viaje.

De acuerdo a la denuncia de un pasajero, un bus de la Línea 38, sin chapa, de la empresa Mariscal López, se detuvo este jueves por el camino unas cuatro veces ante las fallas mecánicas que sufría la unidad. Esto fue en plena hora pico de la tarde, cuando se registra un gran flujo de tránsito que va del centro de Asunción a las ciudades periféricas.

Luego de los reiterados percances, al llegar frente al club Sol de América en Villa Elisa la unidad no pudo seguir el camino y el chofer se negó a devolver los pasajes. Por ello, algunos siguieron el camino a pie y otros debieron aguardar largos minutos para solucionar el problema o directamente tomar otro bus.

El servicio diferencial tiene un costo de G. 3.400 por boleto frente a los G. 2.300 del servicio convencional. Sin embargo, en horas pico los buses viajan repletos de pasajeros y el servicio deja de ser climatizado, pues los acondicionadores no dan abasto ante la cantidad de gente y las altas temperaturas que se registran en nuestro país.

Además de ello, las empresas imponen un pasaje más caro a los usuarios, pues en determinadas franjas horarias estas unidades diferenciales circulan con una frecuencia de hasta 3 x 1 con relación al servicio convencional. De este modo los usuarios no pueden elegir y deben subir a estos colectivos de manera obligada ante el cansancio de la jornada y la premura por llegar a sus destinos.

Los buses fueron adquiridos con un subsidio estatal de 30.000 dólares por unidad que entregó el gobierno de Horacio Cartes a los transportistas. Hasta ahora el gobierno ha desembolsado a los empresarios 11.450.000 dólares para la compra de las unidades con aire acondicionado. A pesar de este importante monto cubierto con el dinero de los contribuyentes, el pasaje resulta más caro para la ciudadanía.

Uno de los requisitos para acceder a estos subsidios era que las empresas empiecen a cubrir el horario nocturno, algo que nunca fue cumplido por los empresarios, en su mayoría aglutinados en el Centro de Empresarios del Transporte del Área Metropolitana (Cetrapam).

Comentarios

Publicá tu comentario