Charla con Washigton Uranga: Diálogo, comunicación y democracia

Para el comunicador la verdad debe ser fruto de una construcción colectiva.

Como parte de la última jornada de las actividades del I Foro Nacional de Comunicación para el Desarrollo Ne’ê Jeroguata, realizado por la Sicom entre el jueves 24  y el viernes 25 de noviembre, en el Teatro Municipal el comunicador uruguayo Washington Uranga, del Instituto Latinoamericano de Comunicación para el Desarrollo (ILCD) y periodista del diario Página/12 de Argentina, participó de la mesa temática denominada “Superación de las desigualdades. La comunicación en el proceso de integración de los pueblos”.

En su intervención el panelista indicó en primer lugar que el principio fundamental para superar las desigualdades a través de la comunicación es “no creérsela”, según dijo. En este sentido se refería a “la verdad” no como un atributo individual, sino como una construcción colectiva que se inscribe en un proceso de reafirmación de las identidades que, de tal manera, recrea las bases para superar la inequidad.

Esta reafirmación a la que aludió se refiere básicamente al reconocimiento de la alteridad, el enriquecimiento constante a partir del diálogo desde la diferencia de las culturas. Seguidamente remarcó que este diálogo entre la diferencia y la superación de las desigualdades se realiza en un marco de conflictividad social que es inherente al encuentro de esas identidades heterogéneas. No se trata entonces de eludir el conflicto, sino de asumir el derecho a existir de las diferencias culturales y de la diversidad de universos de representación que se pronuncian desde sus respectivos lugares.

En esta dirección que apunta a fortalecer el libre juego de las otredades discursivas advirtió que la imposición del consenso es la aspiración de los poderosos. Añadió que la superación de las desigualdades requiere de instancias de reafirmación de identidades, voluntad de diálogo, respeto a los derechos humanos y construcción política.

Posteriormente, citando al pedagogo Paulo Freire, sostuvo que “la lucha por la diversidad es necesariamente una lucha en la que se debe reconocer el diálogo intercultural”. Estas identidades en relación, como las denominó, son las que crean las condiciones de su dinamismo, las que propician el enriquecimiento y la transformación en su reciprocidad a través de “un proceso relacional”.

Subrayó que este proceso tiene que ver con pensar la lógica del poder porque “la comunicación es el espacio de lucha simbólica por el poder”. Por ello, no hay que rehuir al conflicto y tampoco al poder. Respecto a estos últimos aseveró que no constituyen circunstancias de peligro y que la cuestión radica en cómo se construyen y asumen desde las identidades y la diversidad, cómo posicionan miradas múltiples en oposición a la unicidad del consenso hegemónico.

A renglón seguido agregó que la importancia de este diálogo y la tarea política permanente que de ella se deriva hay que asumirlas desde la comunicación porque “lo comunicacional es transversal a la construcción política y, por lo tanto, un ámbito de construcción de lo ciudadano. Lo ciudadano requiere de la comunicación. No hay ciudadanía legítima sin comunicación democrática”.

Por último, frente al escenario expuesto, se formuló la pregunta inevitable: qué hacer. Y se respondió evocando al escritor Eduardo Galeano: “Hacer lo que cada uno y cada una tiene como responsabilidad en su lugar específico”. Así es que, finalizó, tenemos que recuperar el sueño como motor de nuestras acciones, saber “qué queremos mañana para empezar a hacerlo hoy”.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.