Centrales sindicales rompen diálogo con el gobierno  

Sindicatos convocaron a un congreso unitario para estudiar la realización de otra huelga general. 

Julio López, de la CCT, señaló que el gobierno dilata las mesas y obstruye la búsqueda de soluciones a la demanda de los trabajadores.

Julio López, de la CCT, señaló que el gobierno dilata las mesas y obstruye la búsqueda de soluciones a la demanda de los trabajadores.

Las centrales sindicales que organizaron la huelga general del 26 de marzo anunciaron su retiro de la mesa de diálogo con el gobierno y convocaron a un congreso unitario para el próximo 8 de agosto a fin de analizar las medidas a tomar, entre las que la principal propuesta es la realización de otra huelga general.

Julio López, presidente de la Confederación de la Clase Trabajadora (CCT), señaló que la decisión de romper el diálogo con el gobierno se debe a que este dilata y obstruye la búsqueda de soluciones al reclamo de los trabajadores.

“A más de 3 meses de la huelga no ha habido ninguna respuesta a las demandas”, dijo López. “Al contrario”, enfatizó, refiriendo que una de las demandas de la huelga fue la reducción del precio del pasaje, pero el gobierno responde con una nueva e inminente suma a 2.800 guaraníes.

La CCT señaló que el ministro del Trabajo, Guillermo Sosa, desoye los múltiples y recurrentes reclamos presentados por la Plenaria de Centrales Sindicales, referidos a persecuciones sindicales, violación de los derechos, obstrucción a los procesos de formalización legal de los sindicatos, entre otros.

Así también apunta que existe una intencional inoperancia en el funcionamiento del Ministerio de Trabajo, violación de acuerdos firmados por parte del ministro de Trabajo, quien decide de manera arbitraria y unilateral la conformación de “Mesas de Dialogo” por fuera de las negociaciones y en desconocimiento de la Plenaria de Centrales Sindicales.

López mencionó también el nombramiento en forma inconsulta del representante obrero ante el Consejo Administrativo del Instituto de Previsión Social (IPS).

Uno de los detonantes de la ruptura fue que el pasado 9 de julio fueron convocados a una reunión por el ministro Sosa, quien hizo esperar por más de una hora a los representantes sindicales y finalmente no los recibió alegando otros compromisos. Ante esta situación pidieron una audiencia con el vicepresidente Juan Afara, nombrado por el presidente Horacio Cartes para mediar las mesas, pero hasta ahora no han obtenido respuestas.

La huelga general del 26 de marzo tuvo como su principal reivindicación la derogación de la Ley de Alianza Público-Privada (APP), que habilita al Ejecutivo a concesionar unilateralmente a empresas privadas todos los bienes, servicios y recursos públicos por plazos de hasta 40 años. Otras de las reivindicaciones fue la derogación de la ley de militarización, contra la persecución sindical, contra la suba del pasaje, por la reforma agraria, por un modelo de desarrollo nacional, entre otros puntos.

Comentarios

Publicá tu comentario