Centrales ratifican que huelga general será masiva y paralizará el país

La Plenaria de Centrales Sindicales –integrada por la Central Unitaria de Trabajadores Auténtica (CUT-A), la Confederación de la Clase Trabajadora (CCT) , la Confederación Nacional de Trabajadores (Conat), la Central de Sindicatos de Trabajadores del Paraguay (Cesitp)– y la Federación Nacional de Estudiantes Secundarios (Fenaes) rechazaron el acuerdo al que llegaron algunos dirigentes sindicales con el gobierno y empresarios para no sumarse a la huelga general y paro cívico convocados para el 21 y 22 de diciembre de este año.

En este sentido, aseguran que la medida está cada vez más fuerte y que se van sumando más sectores, con lo cual garantizan que la huelga tendrá alto acatamiento y logrará paralizar el país. Como prueba mencionan que los trabajadores de transporte que habían comprometido su adhesión a la medida se mantienen firmes a pesar de lo que la “dirigencia traidora” negoció a sus espaldas al tiempo de ratificar que los reclamos del paro siguen plenamente vigentes.

“Este sector minúsculo de la dirigencia sindical traidora, que intenta confundir y debilitar la huelga general, ya no cuenta con el respaldo de ninguna base sindical y lejos de perseguir reivindicaciones sociales legítimas de los trabajadores, están detrás de beneficios personales mezquinos”, dice parte del pronunciamiento.

El acuerdo

Este lunes 14 de diciembre Guillermo Sosa, ministro del Trabajo; Beltrán Macchi, representante de la Federación de la Producción, la Industria y el Comercio (Feprinco); Eduardo Felippo, de la Unión Industrial Paraguaya (UIP); Germán Ruiz, de la Asociación Rural del Paraguay (ARP); Aldo Snead, de la Central Unitaria de los Trabajadores (CUT); Miguel Zayas, de la Central Nacional de los Trabajadores (CNT); Sonia Leguizamón, de la Confederación General del Trabajo (CGT), Percio Duarte y Roberto Medina, de la Unión General de los Trabajadores del Transporte, firmaron un acuerdo en el que coinciden en la necesidad de lograr un desarrollo económico con “justicia social” y conforman un “equipo técnico” para presentar una propuesta consensuada al Poder Ejecutivo en un plazo que culmina el 30 de abril de 2016.

La agenda incluye el supuesto mejoramiento del servicio de salud del Instituto de Previsión Social (IPS), seguridad social, la formalización de la economía, la lucha contra el contrabando, política salarial, libertad sindical y “modernización” de los sindicatos, reformas económicas y la reglamentación de la Ley 5115/2013 que crea el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (MTESS).

El compromiso que asumen es el de mantener un “ambiente de diálogo respetuoso” sin acciones de presión ni “cualquier otro acto contradictorio con el espíritu de este acuerdo”, por lo que los representantes sindicales que negociaron con el gobierno renuncian a participar de la huelga general.

Además de las propuestas referentes a estos puntos, acuerdan reflotar y presentar ante el Parlamento el proyecto de ley de creación de la Superintendencia de Seguros y Pensiones, que pretende unificar las cajas de jubilaciones para que con dinero del IPS (la única caja con superávit) se pueda subsidiar el déficit de las otras cajas, principalmente la de los policías y militares, cuyos egresos por pago de beneficios a retirados es superior a los ingresos de los aportantes activos.

Comentarios

Publicá tu comentario