¿Democratización al acceso de tierras?

Desde la última vez que el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) realizó un Censo Agropecuario pasaron 18 años y durante este periodo de tiempo se registró tanto una disminución como un aumento de la cantidad de fincas productivas. Echando una primera ojeada a los números se nota que en general hubo una disminución en la cantidad de fincas productivas (disminuyeron en total 5,7%). Sin embargo esta disminución no afectó a todos por igual. En un poco más de tres quinquenios un tipo de propiedad supo aumentar en cantidad mientras que otro tipo de propiedad hizo todo lo contrario, disminuyó en cantidad.

¿Quién «perdió»?

Los número son bastante claros, todas las fincas de menos de 100 hectáreas disminuyeron en cantidad. Y si bien una propiedad de hasta cien hectáreas puede ser considerada grande, hay que recordar que en este grupo también se encuentran los pequeños propietarios que tienen hasta 5 hectáreas, hasta 10 hectáreas y hasta 20 hectáreas. De hecho los que se llevaron la peor parte han sido las fincas de entre 20 y 50 hectáreas (disminuyeron 27,5%) seguidas por los segundos «perdedores» que son las fincas de entre 10 y 20 hectáreas. Estas últimas –con las típicas y sospechosas dimensiones de la propiedad de los campesinos beneficiarios de la reforma agraria – disminuyeron en 12,8%.

¿Quién «ganó»?

Con igual nitidez los números hablan su idioma coronando a los indiscutibles «ganadores» de esta distribución de fincas. En el podio se encuentran las grandes fincas de 100 y más hectáreas. Pero no todo lo que brilla es oro… también es plata! El segundo puesto lo llevan las fincas entre 100 y menos de 500 hectáreas que aumentaron su cantidad en 34,8%. El tipo de finca que más creció (56,9%) y se encuentra a lo alto del pedestal es el grupo de fincas de 500 y más hectáreas, indiscutibles ganadoras del oro.

Abx Color y la «desconcentración de tierras»
Un titular sobre este tema del diario ABC color del 18 de abril dice que bajó la concentración de la tierra, insinuando una democratización en la estructura de la propiedad presentando los datos que aquí se citan.

¿A qué se refiere?

Si a las fincas mayores a 500 hectáreas le podemos llamar latifundio y a las de 100 y menos hectáreas le podemos llamar minifundio; y si aumentó la cantidad de latifundios a la vez que disminuyó la cantidad de minifundios, ¿de qué tipo de desconcentración estamos hablando?

Y si las fincas de pequeño porte han tendido a desaparecer en 18 años y las de gran porte han tendido a aumentar, ¿de democracia para quién estamos hablando?

¿Es sinónimo de democracia que en los últimos 18 años (de un total de 20 democráticos) el acceso a la tierra haya favorecido a la gran propiedad y desfavorecido a la pequeña?

O puesto de otra forma, ¿qué tipo de democracia es aquella donde el acceso a la tierra favorece a la gran propiedad y desfavorece a la pequeña? ¿A qué se refiere ABC Color del 18 de abril?

Robin Hood, la politiquería, el culo y la jeringa

En 1991, cuando el país salía de la dictadura más prolongada de todo el continente, los datos del Censo Agropecuario presentados por el MAG indicaron una alta concentración de tierra, graves problemas en el acceso a la propiedad de la tierra y la necesidad de otorgar tierra a los pequeños productores sin tierra, los sujetos de la reforma agraria.

18 años después, el proceso de desconcentración de tierras y reforma agraria mostró que se desconcentraba de los pequeños para concentrar en los grandes.

«Sacar de los pobres para dar a los ricos», en palabras de Robin Hood.

Al parecer los gobiernos democráticos lo entendieron muy bien, porque en su incipiente proceso de consolidación democrática, con tumbos, altibajos y crisis, se logró consolidar este modelo de distribución de tierras, llamémosle «el modelo paraguayo». Como bien lo señalan los datos del último Censo Agropecuario 2009 del MAG. Datos libres de sesgos y politiquería!

¿Datos libres de sesgos y politiquería?

Si. A finales de 2008 el MAG detuvo los trabajos del Censo Agropecuario que habían sido iniciados por el gobierno de Duarte Frutos y estaban «contaminados de politiquería» (Vera Bejarano: Última Hora, 7 de octubre de 2008). Descontaminado el Censo de politiquería, la segunda etapa del Censo Agropecuario fue lanzada en noviembre de 2008. Ahora con la alianza estratégica de entre otros la Unión de Gremios de la Producción (UGP) la Asociación Rural del Paraguay (ARP) y la Asociación de Productores de Soja, asegurando que también estuviera libre de sesgos.

Sin sesgos y libre de politiquería, los resultados muestran entonces una política agraria benefactora de la gran propiedad y detractora de la pequeña, desarrollada a lo largo de 20 años de gobiernos democráticos, en un Estado que según el Art. 115 inc. 1 de su Constitución Nacional desalienta el latifundio y garantiza el desarrollo de la pequeña y la mediana propiedad rural.

¿Cómo?

¿Robin Hood dijo otra cosa?

¿Los gobiernos que buscaron consolidar el sistema democrático paraguayo en medio de tumbos, altibajos y crisis no lograron después de 18 años una sociedad más equitativa donde el derecho a la tierra consagrado en la Constitución Nacional sea observado?

¿La concentración y distribución desigual de la tierra no forma parte de un discurso ideológico trasnochado de los años 70 sino de las estadísticas del Ministerio de Agricultura y Ganadería libres de sesgos y politiquería del 17 abril del 2009?

En el marco de la lucha por la tierra, las organizaciones campesinas han indicado una y otra vez las características del problema señalando una relación entre una justa distribución de las tierras y la democracia. También han requerido una y otra vez el cumplimiento de las prerrogativas constitucionales sobre distribución de tierras, el cumplimiento de las promesas electorales del candidato y el cumplimiento mínimo de los derechos de los cuales son acreedores como ciudadanos. Todo esto en función de construir una sociedad más democrática.

En su respuesta, ¿qué nos dicen los datos del Censo Agropecuario 2009?

Que hasta ahora el Estado le ha quitado el culo a la jeringa de la distribución equitativa de tierras!?

Después de 18 años del último Censo Agropecuario ya estamos a tiempo de hacer balances. Y surge la duda sobre si hasta cuándo el «modelo paraguayo» es sustentable? La masiva migración del campo a la ciudad – consecuencia de un campo expulsor de la pequeña propiedad campesina y benefactor de la gran propiedad – presenta un futuro tenebrosamente incierto para tanto campo como ciudad. Ese inexorable futuro es una jeringa de la cual la sociedad entera no se podrá esquivar.

Comentarios

Publicá tu comentario