Caxias de paradas

Estudio, sobre la base del método iconográfico-iconológico de Erwin Panofsky, del grabado publicado en el periódico Cabichui el 26 de agosto de 1867, en Paso Pucú, Paraguay.

Grabado: Caxias de paradas. Autor: anónimo. Fuente: periódico Cabichui. Año 1. Número 32. Paso Pucu, 26 de agosto de 1867.

Nivel preiconografico

Esta imagen reúne dos figuras importantes. Es como la instantánea. La estampa fue trabajada con los matices del negro y los grises,  y el fondo se dejó en blanco. En las condiciones que se nos presenta la imagen, muestra que la tortuga está circulando sobre una superficie plana. De perfil, se observa las figuras y la tortuga. En el centro se encuentra la figura principal, que monta a la tortuga (carumbe). La cabeza del individuo está ligeramente torcida hacia atrás. Lleva puesto un sombrero en forma de cono y una pluma en la punta de la misma, totalmente caída. Bajo su brazo derecho lleva una jeringa, y de su cintura cuelga una espada. En la mano derecha tiene sujetada a la tortuga, a través de una soga que se sujeta de la cabeza de la tortuga, como si montara a un caballo. La tortuga está construida de una forma sencilla: se ve una pata delantera y una trasera, y posee una cola que se arrastra por el piso; tiene un caparazón grande y oscuro. El carumbe está con un leve movimiento de izquierda a derecha. En la misma dirección mira el personaje que se encuentra encima.

En la composición, la tortuga es un poco más grande que el personaje, pero ésta se queda en segundo plano por su sencillez, pues el personaje principal sobresale, por la manera en que fue construida. Se encuentra en el centro de la composición. Está en una forma vertical indicando presencia, a pesar de que la imagen se construyó para denotar fealdad o apatía. La postura vertical indica importancia. Su indumentaria también es importante y tiene un peso a favor del personaje, que lleva consigo un globo desinflado, flotando por detrás del personaje. El protagonista tiene un peso muy importante en la composición. Tampoco se puede dejar de lado el color o la raza del personaje. Se lo ve gordo, negro y panzón, con los labios carnosos. Fue trabajada solamente como figura y fondo, y al dejar el fondo en blanco, la información recae sobre el personaje principal, por su jerarquía. La imagen es figurativa y caricaturesca, y tiene rasgos expresivos. El  dibujo se construyo en base a puntos y líneas. El fondo carece de ornamentos. El desarrollo de la imagen está centrado dentro del marco de la obra.

Nivel iconográfico

La tortuga es un símbolo muy importante para muchas culturas. Para los mayas, por ejemplo, representaba sabiduría, longevidad y experiencia, ya sea por las cuatros patas que son sus pilares, o por su importante caparazón que la cubre.

Pero en esta imagen no se lo representa como una deidad, sino lento, pesado. No se le asigna otro poder sino lo que es y lo que se ve,  denotándose la lentitud y la poca efectividad de los enemigos, y también de sus generales.

En el periódico Cabichui del 26 de agosto de 1867 se lee: «En su ágil carumbé, ayer de tarde, el gran Marqués, muy fichado y muy cortés, se presenta a recorrer, las fuerzas de tuiucua. El buen jefe macacuno demostraba cual ninguno, una panza de tribuno. Bien madura de tocino. Y en su vaina la espada, esa arma nunca usada, la traía aherrumbrada; pero en cambio es mimada la jeringa preparada. Ni debiale faltar el globo de su vagar. Desde que para atacar, y también a disparar. Solo en él se ha de alzar.»

El otro símbolo importante que aparece es el globo. El ejército brasilero fue el primero en utilizar el globo aerostático para observar los cuarteles  paraguayos. En algunas imágenes se ve el globo aerostático en pleno funcionamiento, pero Caxias siempre apareció con el globo desinflado, dejando entrever el poco uso que le daba al globo.

La jeringa es un símbolo que acompañaba siempre a Caxias. En algunos escritos mencionan el término jeringar, molestar con insistencia. Como se sabe, durante la guerra contra la triple alianza hubo varias pestes que inundaron los campamentos de guerras tantos aliados como paraguayos. Uno de las pestes fue la cólera. Caxias solamente tomaba el agua que se le proveía en pipas exclusivamente desde Río de Janeiro, para no consumir el agua contaminada de los campamentos. Teniendo en cuenta este historial, no existe duda que él se aplicaba algunas penicilinas para contrarrestar los males. Pero viéndolo desde el campamento adversario, se lo hacía notar como un mujerín, un arruinado, que no puede solo.

Otro símbolo importante que se observa es la pluma que se encuentra en la punta del gorro en forma de cono, sencillo pero contundente. La forma de la pluma pasaría desapercibida si estuviese recta, erguida; denotaría sobriedad, masculinidad, fuerza. Pero al estar la pluma caída, lánguida, sin fuerza, dentro del contexto de la imagen cambia totalmente la lectura del personaje, representando la decadencia del enemigo. El carumbe no sólo representa su medio de locomoción, sino la propia metamorfosis de Caxias, el general brasilero. La espada es un intrumento valioso para afrontar la guerra, pero a él se la otorgaba como un objeto decorativo.

Nivel iconológico

Para entender a  fondo la imagen es interesante situarla en el  tiempo y el espacio, observando quién contruyó la imagen y el propósito. Esta imagen se realizó en plena campaña de guerra. El periódico Cabichui correspondía al ejército paraguayo. Fue hecha por artistas, escritores y soldados en el campamento paraguayo. La particularidad del periódico era su facilidad de lectura, ya que estaba escrita con una mezcla de español, guaraní y portugués, y la idea principal se englobaba en una imagen contundente. La imagen se construía sobre la base de la síntesis de la idea. En el periódico Cabichui hasta las personificaciones tiene vida propia.

El que monta  el carumbe es Caxias (Luis Alves de Lima, militar brasilero), caricaturizado como un negro, con los labios carnosos y gordos, totalmente lo opuesto a un militar con un cuerpo formado, que debiese estar sobre un caballo. El contrapunto se ve cuando presentaban al marical López montando a un caballo. En síntesis, lo que quiere comunicar la imagen es la personificación de un militar lento, gordo, sin carácter de  comandante. Se lo veía como una caricatura andante más que como un general.

La lentitud representada por la tortuga es la decadencia y la falta de movilidad del adversario. La pluma caída representa la poca valentía de los adversarios. La jeringa, a su vez, representa la poca hombría de los generales de guerra para enfrentar los problemas y la peste que azotaba los campamentos. Y el globo aerostático desinflado también se refiere a la poca movilidad.

Estos signos y símbolos son el cóctel perfecto para demostrar la poca capacidad del enemigo, un ejército decadente en cuanto al oficio de la guerra. La idea central resumida en imagen tiene la intencion de expresar y hacer circular una informacion tanto para el adversario como para los propios soldados paraguayos, con el propósito de desalentar las tropas enemigas y armar de coraje a los soldados, indicándole que el ejercito enemigo no era de consideracion.

Nota: este estudio forma parte de la tesina intitulada El imaginario de la guerra de la Triple Alianza a través del periódico Cabichui (mayo de 1867 – agosto de 1868).

 

Comentarios

Publicá tu comentario