Causa contra Amotocodie sería motivada por frustrada Expedición inglesa

“Las acusaciones son tomadas de los pelos”, según miembros de la organización.

Vista del Cerro León, Alto Paraguay, sobre el territorio Ayoreo Totobiegosode. La expedición inglesa pretendía explorar dichas tierras. Foto: Ever Román.

Junior Alarcón, coordinador adjunto de la Iniciativa Amotocodie (IA) afirmó en conversación telefónica que tienen diversos elementos para afirmar que la actual investigación fiscal es una persecución política.

La situación más directa que motivó los procedimientos según el mismo, fue la campaña promovida por la organización contra la Expedición inglesa del Museo de Historia Natural de Londres, organizada conjuntamente con la Secretaría del Ambiente de Paraguay y la Ong conservacionista Guyrä Paraguay, con el objetivo de instalarse por un mes en territorios habitados por grupos Ayoreo aislados en el extremo Norte del Chaco.
La polémica expedición
La Inicitativa Amotocodie solicitaba entonces al gobierno de Fernando Lugo y a sus diversas instituciones proteger a los silvícolas ayoreos que no han tenido contacto con el hombre blanco, pidiendo que se evite la invasión a su habitad y territorio. Señalaban entonces: “no cabe duda de la buena fe de los expedicionarios ingleses y de su interés netamente científico”, pero “las consecuencias son imprevisibles y  en muchos casos, como ha ocurrido,  pueden llegar a ser fatales”. Estas consecuencias podían ser desde: transmisión de enfermedades a los indígenas hasta reacciones violentas de estos originarios en defensa de su territorio. También salieron a denunciar y exigir el impedimento de la expedición numerosos líderes ayoreos, que exclamaron que no fueron consultados para la incursión en sus territorios.

El “genocidio”
El tema de la consulta generó una polémica, pues los organizadores de la expedición solo habrían hablado con uno de los líderes de la comunidad para tener la autorización. Otros grupos ayoreo preocupados por sus hermanos silvícolas enviaron una nota llamando la atención y expresando el riesgo de “genocidio” ante el contacto con la gente blanca.
Numerosas autoridades y organizadores arremetieron entonces contra la IA recuerda Junior, acusándolos de alarmistas, y poniendo incluso en duda la existencia de los silvícolas.
Según Alarcón, esta acusación de “genocidio” fue endilgada a la Iniciativa Amotocodie, y muchos de los argumentos usados por los frustrados expedicionarios fueron utilizados para iniciar la investigación fiscal.

Gente de la IA trabajando con Ayoreos. Foto: IA

“Acusaciones tomadas de los pelos

En primer lugar, el fiscal José Luis Brusquetti inició la causa por “Simulación de un hecho punible” haciendo referencia a la acusación de posible “genocidio”, lo cual es falso según Alarcón porque había sido realizada en realidad por los ayoreo. Posteriormente, y contradiciéndose, el fiscal abre otra causa por “omisión de aviso de hecho punible”, por no haber denunciado el “falso genocidio” a las autoridades pertinentes, y posteriormente sobrepasar las instancias nacionales para recurrir a una denuncia internacional. El coordinador de IA afirma que los mismos alertaron a todas las autoridades de los riesgos que implicaba la expedición, además “son acusaciones traídas de los pelos, primero acusan por inventar luego por no denunciar”, dice.
Ante los hechos acontecidos, la Corte Interamericana de Derechos Humanos exigió una explicación sobre el caso, dejando presuntamente mal parados a las autoridades.
Toda esta situación principalmente habrían generada la actual persecución y motivado las investigaciones que culminaron con el violento allanamiento según denuncian los miembros de la IA. Prácticamente descartando las primeras causas, la fiscalía abrió otro expediente por “Lesión de confianza”, detectando supuestas irregularidades financieras en la institución.

Otras situaciones
También entraron a tallar algunos conflictos internos entre los grupos ayoreo, entre los cuales algunos particulares expresaron quejas contra la Iniciativa ante la Dirección de Derechos Étnicos, donde tomaron como denuncia.
Junior afirma que con la requisa de todos los documentos y equipamientos se afecto el desempeño en sus trabajos, no tienen como defender su causa. Había otras medidas menos violentas que el allanamiento insiste el mismo.
La Iniciativa Amotocodie “hace un trabajo que hace no hace nadie” afirma Junio, “algo de lo que el Estado es responsable, el de cuidar a silvícolas”. Públicamente en tiempos de expedición se negó su presencia o se sembró dudas de su existencia de parte de gente de la misma Secretaria del Ambiente, acota.

Territorios
Por otro lado, afirma que la institución tiene más de 10 años en el Chaco defendiendo a las comunidades indígenas aisladas y a sus territorios, “con un trabajo serio, delicado y disciplinado de trabajar con la gente”. Advirtiendo los riesgos de la presencia e incursión de gente blanca en la zona, y sus efectos sobre recursos que son vitales para los nativos, cursos de agua, tierras de cultivo, etc.
A parte de los mencionados, los intereses de los ganaderos y terratenientes que pugnan por las tierras indígenas también habrían influido, argumenta.

Comentarios

Publicá tu comentario