Caso Trotte: Cuando el rating importa más que el dolor humano

Los medios mostraron detalles sin atender el perjuicio causado a las víctimas del hecho en cuestión.

El asesinato de Sonia Vera acaparó la atención periodística de los medios comerciales en los últimos días, la competencia entre los canales de aire por la primicia informativa trascendió las fronteras del respeto hacia las familias involucradas en la tragedia que representó la pérdida de un ser querido y más aún en las circunstancias que son de público conocimiento.

Tal es el caso de Telefuturo y su programa mañanero Vive la Vida que desde las primeras horas del lunes estuvo en la Villa Olimpia, lugar donde fue encontrado el cuerpo de la mujer.

El bus del club Olimpia donde fue encontrado el cuerpo de Sonia Vera. Fuente. paraguay.com

Durante el móvil en vivo se realizó un enlace con Radio Monumental, el intercambio de opiniones entre los integrantes del espacio televisivo y radial quedó registrado gracias a un internauta denominado JJORRGE 7.

Las intervenciones de cada uno de los comunicadores, lejos de tratar el tema con criterios de reponsabilidad periodística atendiendo la gravedad del caso, centraron su atención en detalles como la imagen del Club Olimpia, principal preocupación de Carlos Baez, el hombre fuerte de Telefuturo recomendó a la cronista que se haga pasar por una pariente de la familia afectada, para de esta manera poder ingresar a la Villa Olimpia.

Rubén Rodríguez acompañando la recomendación de Carlos Baez, sugirió a la notera que utilice el llanto como estrategia para burlar los controles del complejo, por su parte Pedro Guggiari y Luis Bareiro vigilaban que los otros medios no se percaten del sigiloso movimiento de la periodista, caso contrario disminuiría el valioso raiting del canal de Villa Morra, según Guggiari.

Sanie López Garelli aportó al debate sus risas y su reflexión acerca de la situación económica del Olimpia, cuando se escuchó el dato de que Adolfo Trotte, principal sospechoso del asesinato de Sonia Vera, estaría percibiendo 7000 dólares como integrante de la comisión directiva.

El material es una demostración de los intereses reales de dicho conglomerado de medios, es decir apelar a recursos que transgreden las fronteras de la ética por derrotar a la competencia, sin tener en cuenta los derechos de los afectados por un determinado suceso.

A continuación reproducimos el video de la cobertura periodística de Telefuturo sobre el caso Trotte.

Comentarios

Publicá tu comentario