Caso Nisman: Incógnitas, denuncia endeble y golpe blando

La muerte del fiscal Alberto Nisman este lunes, quien llevaba adelante la investigación del atentado contra la AMIA de 1994, conmocionó al vecino país. El hecho de que el mismo presentara una denuncia de supuesto complot para dar impunidad a autores del atentado, por parte de altas autoridades argentinas, incluida la presidenta Cristina Fernández, fue la comidilla de los medios desde el momento en que se supo de supuesto suicidio. Esto, sumado a varias situaciones insólitas que dieron contexto a su muerte.

Acusaciones

Ayer, se pudo conocer la totalidad del contenido de la denuncia que había presentado contra la Presidenta, el canciller y otros dirigentes a los que había acusado de encubrir el atentado a la Amia en virtud de la firma del Memorándum de Entendimiento con Irán. Tras darse a conocer los legajos, el gobierno calificó de “endeble” las acusaciones.

La agencia Telam señaló varias “inconsistencias graves” en la denuncia:

Primera inconsistencia: Impunidad por petróleo

En primer lugar, el corazón de la denuncia apuntaba a que el Memorándum de Entendimiento se había hecho con la intencionalidad oculta de intercambiar impunidad para los funcionarios iraníes que habían sido acusados por el atentado, por un aumento del intercambio comercial con el país asiático. Dicho más llanamente, la acusación era que se había cambiado impunidad por petróleo.

Ahora bien, si eso hubiera sido así, debería notarse un incremento del intercambio comercial entre ambos países una vez firmado el Memorándum, pero el problema de esta hipótesis es que esto no fue así. El año de mayor intercambio comercial de Argentina con Irán fue 2008. Recordemos que dos años antes, el 25 de octubre de 2006, la Justicia argentina había acusado formalmente al gobierno iraní de planificar el atentado y a Hezbollah de ejecutarlo. Es decir, el mayor intercambio se dio en los años de mayor frialdad en la relación bilateral. De ahí en adelante, el comercio con Irán no fue significativo y no se observa cambio alguno tras la firma del entendimiento. Por otra parte, la poco significativa exportación de granos a Irán en estos años estuvo a cargo -como no puede ser de otra manera ya que el Estado argentino no puede exportar granos-  de empresas privadas como Bunge, Nidera, Cargill, Aceitera General Deheza, Molinos Río de la Plata, Molinos Libres SA y Copra SA, entre otras. En ese sentido, no se comprende por qué la imputación no cayó también sobre estas empresas, las cuales deberían haber formado necesariamente parte del supuesto plan que incluía el intercambio de impunidad por aumento en la actividad comercial.

La endeblez de la hipótesis sobre la necesidad energética argentina como organizadora del acuerdo es tal que no hay un solo informe técnico o de un perito especializado en el tema que avale lo que la denuncia afirma.

Tanto Argentina como Irán tienen la misma estructura de producción petrolífera: producen crudo y tiene relativamente poca capacidad para refinarlo. De modo que los dos son exportadores de crudo y compradores de productos refinados como, por ejemplo, combustibles. Esta situación similar entre los dos países vuelve imposible la idea de un intento de negocio energético con Irán en la medida en que Irán vende lo mismo que Argentina exporta. Es decir, lo que Argentina necesita importar en el mercado mundial Irán no lo produce.

En resumen, la vía comercial como justificación del acuerdo es insostenible y no hay un solo dato que la avale.

Segunda inconsistencia: Sacar los alertas rojos

Una segunda acusación era que en el acuerdo Argentina se había comprometido a trabajar para que Interpol levantara los alertas rojos que impedían que funcionarios iraníes acusados como autores del atentado pudieran salir de Irán. Sin embargo, hay una carta del canciller Timerman, que se hizo pública en estos días, en la que, dos semanas después de firmado el acuerdo, le dice dos veces al Secretario General de Interpol que la firma del acuerdo no cambiaba los alertas rojos sobre los funcionarios iraníes y que el juez de la causa, Canicoba Corral, era el único que estaba habilitado a formular algún cambio al respecto. Esta carta fue contestada, dos meses después por Interpol, confirmando que los alertas no se iban a modificar.

Pero por si faltaran elementos para derribar esta afirmación hecha por Nisman, cuando se conoció la denuncia, el  ex secretario de Interpol entre 2000 y 2014, Ronald Noble, envió un mail al canciller argentino en que le manifestaba su respaldo absoluto y decía taxativamente que lo que Nisman había afirmado era falso y que la posición de gobierno argentino había sido que los alertas rojos no se tocaban bajo ninguna circunstancia.

Tercera inconsistencia: La pista local

Otra de las acusaciones era que en 2012, un ex juez, al que Nisman sindicó como miembro del Servicio de Inteligencia, se había reunido con un miembro de la dirigencia comunitaria iraní en Argentina para acordar la confección de una pista falsa sobre grupos de ultraderecha locales como autores del atentado y así desviar la investigación sobre Irán. Sobre este punto las inconsistencias son varias. La primera y más inmediata es que esta denuncia para supuestamente desviar la investigación nunca se hizo en ningún juzgado, de modo que no hay delito de encubrimiento ni siquiera en grado de tentativa. Incluso, en el caso de que se pudiera probar que tal reunión existió y que allí se acordó lo de la pista local, se estaría solamente ante la preparación de un delito que no es una conducta punible, toda vez que solo quedó en eso.

El otro problema que tiene esta acusación es que, recordemos, es contra nada menos que la Presidenta de la Nación, de modo se vuelve muy difícil de explicar cómo se conectan la preparación de un delito de encubrimiento en una supuesta reunión entre un ex juez y un dirigente comunitario, con la Presidenta y sus funcionarios de más alto rango.

Además, si el fiscal sabía de esta reunión desde 2012, la pregunta es por qué no lo había denunciado en ese momento o, al menos, por qué no había informado al juez de la causa de la aparición de esa otra pista.

Y hay más. Desde 2004, cuando fue nombrado por el entonces procurador Esteban Righi al frente de la Unidad Amia, Nisman era el máximo responsable de la investigación. En ese contexto, resulta inverosímil plantear que la Presidenta y su canciller hubieran tramado la confección de una pista falsa en la medida en que ineludiblemente eso debía pasar por las manos del fiscal.

La Unidad Especial Amia, es la unidad fiscal con mayor cantidad de recursos materiales y humanos de todo el Ministerio Público Fiscal y en el año 2014 contó con un presupuesto de 24 millones de pesos, lo que significó un aumento sustancial respecto del ya importante presupuesto que se le había otorgado en todos los años anteriores. En este contexto, resulta inverosímil que el mismo gobierno que fortalece de esta manera la unidad de investigación de la causa Amia, al mismo tiempo conspire contra esa investigación.

Puede leer el material completo de Telam aquí.

¿Quién era Nisman?

Natalio Alberto Nisman saltó a la fama internacional cuando en 2010 WikiLeaks publicara una serie de cables de la embajada de Estados Unidos (EE.UU.) en Argentina en los que se comprobaba cómo la investigación que él llevaba sobre el atentado a la AMIA, que en 1994 se cobró 85 víctimas fatales, era dirigida desde Washington.

En lo cables filtrados por la web dirigida por Julian Assange, hay informes de las visitas de Nisman a la embajada y a Estados Unidos (EE.UU.) donde se discutían los detalles de la causa, enviaba documentos legales antes de ser presentados a la Justicia argentina, pedía autorizaciones e incluso pedía disculpas por no avisar de procedimientos inherentes a su cargo.

Nisman además trabajó durante 10 años con el exDirector General de Operaciones de la Secretaría de Inteligencia (SI), Antonio Stiles, alias «Jaime Stiuso», quien se retiró de su cargo en diciembre pasado tras 42 años de servicio, incluidos siete con los cuatro gobiernos militares. Stiusso tuvo también estrecha relación con la CIA y con la Mossad israelí. Era considerado como una especie de “Hoover” (creador del FBI) intocable por la cantidad de información que manejaba de los gobernantes de turno, lo que lo habría mantenido en supuesto. Su destitución fue algo impensable. Incluso surgieron versiones que relacionaban la denuncia presentada por Nisman contra el gobierno, con la reciente destitución de Stiuso.

Incógnitas

Varias son las incógnitas que rodean a la muerte del fiscal Nisman, quien suspendió sospechosamente sus vacaciones para volver a la Argentina a presentar la polémica denuncia.

Suicidio: El informe preliminar de la autopsia confirmó que Nisman murió a consecuencia de un balazo que penetró dos centímetros por encima de la oreja, por el parietal derecho de la cabeza, disparado desde la pistola calibre 22 encontrada bajo su cuerpo.

Horas más tarde, la fiscal del caso, Viviana Fein, compartía con los periodistas las primeras conclusiones derivadas de la autopsia del cadáver del fiscal argentino. Estas apuntaban a que, por la posición de la mano y los dedos, la pistola fue disparada por él mismo y a que en su muerte «no hubo intervención de terceras personas».

La fiscal explicó que van «a investigar si hubo algún tipo de inducción o instigación a través de amenazas, ya sea a través de llamados o mensajes de texto. Se ha secuestrado (intervenido) muchísimo material». Fein reveló, además, que el arma no era de su propiedad.

Ausencia de pólvora: Las pruebas periciales para determinar si había pólvora en las manos de Nisman dio negativo. «Al ser un arma de un calibre pequeño, calibre 22, y no un arma de guerra, usualmente esto provoca que el barrido electrónico no arroje resultados positivos», argumentó Fein en radio Mitre.

Sin embargo, esto «no descarta que la haya disparado él», agregó la fiscal, aunque pidió esperar a la obtención del resultado de todas las pruebas solicitadas, entre ellas una del ADN de la sangre encontrada en el arma.

La lista de la compra: La Policía halló en casa del difunto una nota con una lista de la compra y otras tareas pendientes para el pasado lunes, supuestamente dirigida a una empleada doméstica.

Por ese motivo, Fein solicitó al Fisco argentino que informe si Nisman tenía contratado personal doméstico con la intención de poder identificar a esa persona y citarla a declarar, según informó la agencia de noticias oficial Télam.

El ex vicepresidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) Jorge Kirszenbaum señaló que esa nota fue vista también por familiares de Nisman que asistieron al registro del apartamento del fiscal tras ser hallado muerto de un disparo en la sien.

Según Kirszenbaum, se trata de un nuevo indicio de que Nisman «no tenía ninguna intención de suicidarse».

Los momentos previos a su muerte: Poco antes de morir, el fiscal Nisman envió al vicepresidente de la DAIA, Waldo Wolff, un mensaje de Whatsapp. «Le escribí para consultarle sobre quién debía levantar el secreto de sumario sobre los miembros de los servicios de inteligencia. Él me respondió que el que lo tenía que hacer era el secretario de inteligencia, Oscar Parilli, y me envió una foto del escritorio en el que estaba trabajando», explicó Wolff. «Estoy trabajando, ¿Qué te parece esto?», respondió el fiscal, mandándole esta imagen.

Nisman le envió una foto de su mesa de trabajo en la que podían verse varios documentos y subrayadores.

Los ‘guardaespaldas’ del fiscal: Dos policías que custodiaban el piso del fiscal argentino, declararon ante la Fiscalía que nunca subieron a su casa y que intentaron comunicarse con él durante dos horas pero no respondió, informaron medios locales.

Dos de los 10 agentes de la Policía Federal que protegían la vivienda de Nisman dijeron a la fiscal del caso que intentaron hablar con él y que esperaron dos horas pero nunca respondió.

Los guardaespaldas esperaron en un aparcamiento de invitados de la torre Le Parc, donde residía el fiscal, pero al ver que no contestaba, decidieron ir a buscar a la madre, que fue quien encontró el cadáver.

El pasadizo secreto: Los investigadores judiciales han descubierto un pasadizo privado en el piso de Nisman. Hasta el momento del descubrimiento, sólo se conocían dos accesos a la vivienda: la puerta principal y la de servicio.

Se trata de un pasadizo que comunica la vivienda de un vecino de origen extranjero. El pasillo es un estrecho desfiladero, en el que están ubicados los equipos de aire acondicionado, y tiene un barral de protección.

En uno y otro extremo del pasadizo hay pequeñas puertas metálicas. Sobre el suelo del pasillo los investigadores detectaron una pisada de apariencia reciente y, en el barral de protección, una huella digital.

Un cerrajero especialista explicó que la puerta de servicio no estaba trancada por dentro. O sea que cualquiera pudo salir por ahí. «Tardé un segundo en abrirla».

Golpe blando

El caso Nisman ha sido utilizado con espectacularidad por la oposición, lo que es criticado desde el oficialismo, y remarcado por varios analistas.

“Más allá de esta causa y este caso, espectaculares y dramáticos por donde se los mire, ésa es claramente la apuesta opositora, mediática y política: la confusión de los ciudadanos a través de un relato que tejen ellos mismos con sus propias denuncias, con o sin elementos, con o sin algún tipo de prurito por la verdad. Así se vienen desarrollando todos los golpes o los intentos de golpes blandos en la región”, escribió Sandra Russo en Página 12.

Fuentes: Mundo/ Clarín/ Telam, Telesur, Página 12

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.