Caso Línea 30: fracasa tripartita y choferes crucificados mantienen medida

Trabajadores permanecen frente a la sede del Viceministerio del Trabajo.

Denuncian que la ausencia de la ministra de Justicia y Trabajo, Sheila Abed, demuestra la poca predisposición de las autoridades de resolver el problema. 

Juan Villalba, al borde de las lágrimas, se dirige a su esposa María Concepción Candia para contarle que no hubo acuerdo para la reincorporación de los compañeros despedidos.

La reunión tripartita realizada ayer en el caso de los choferes despedidos de la Línea 30 finalizó sin que se haya podido llegar a un acuerdo, por lo que los diez trabajadores crucificados y los cuatro en huelga de hambre mantendrán la medida hasta lograr la reincorporación de los ocho trabajadores que fueron despedidos por formar un sindicato a fin de hacer cumplir el derecho al salario mínimo, el seguro social y la jornada laboral de ocho horas. Los choferes amanecieron frente a la sede del Viceministerio del Trabajo.

A los ocho se suma el reclamo de otros dos que fueron despedidos por haber contado a los inspectores las condiciones de explotación que deben soportar, como las jornadas laborales de 16 horas, incumplimiento de seguro social, salarios por debajo del mínimo, entre otras violaciones a las leyes laborales.

La empresa se mantuvo en que solo estaba dispuesta a reincorporar a seis, en tanto que los trabajadores incluso bajaron su pedido a siete, lo cual fue rechazado por la firma de Justo Martínez Noguera, quien ya fue objeto de un proceso por evasión de impuestos con la empresa de transporte Nueva Italia SA.

Los trabajadores denunciaron también una falta de respeto de las autoridades, específicamente de la ministra de Justicia y Trabajo, Sheila Abed, quien no estuvo presente y envió a una funcionaria de menor rango como la directora del Trabajo, Gloria Cañete, lo cual fue interpretado como un escaso interés del Estado de solucionar el problema.

“La viceministra nos convocó y nos faltó el respeto, hizo una reunión solo con la directora del Trabajo”, señaló al término de la reunión Juan Villalba, secretario general del sindicato de trabajadores de la Línea 30.

“Claramente se demuestra que no hay libertad sindical. Por el solo hecho de querer organizarse y afiliarse a un sindicato fueron expulsados los compañeros. Los compañeros despedidos en qué otra empresa de transporte público van a trabajar si los empresarios se ponen de acuerdo. Ani emboma’apo péa porque péa che demanda va’ekue, porque péa sindicalista (no le contrates a ese porque me demandó, porque es sindicalista)”, añadió.

Villalba también agradeció el apoyo de la gente y pidió “al pueblo paraguayo que se manifiesta en contra de esta empresa corrupta”. Al término de la reunión, se registró un intercambio entre Villalba y el periodista de radio Ñandutí Julio César Zamphirópolos, quien restó importancia a la ausencia de las altas autoridades del ministerio diciendo que este es solo mediador y que no puede obligar a la empresa a reincorporar a los trabajadores. A su vez, Villalba le consultó sobre las razones de sus persistentes posiciones a favor de la patronal.

“Somos seres humanos y estamos así. En este país no hay derechos humanos. Fuerza compañeros, no decaigan. Solo pedimos la reposición de los compañeros”, expresó tras el anuncio de la falta de acuerdo María Concepción Candia, esposa de Juan Villalba y que se sumó a la medida tras el despido de su esposo. Al borde de las lágrimas desafió a la prensa a que siga diciendo que la medida es una simulación mostrando sus manos perforadas por los clavos.

Al término de la reunión los trabajadores seguían frente la sede del VMT esperando algún acuerdo de último momento, aunque la patronal denunció que estaban atrapados en el lugar. Los antimotines rociaron con gas a un grupo de señoras que se encontraban al borde del garaje de la sede del VMT.

Con la mediación del comisario Juan González, se pactó que el representante de la empresa, el gerente Aufredi Paredes, saldría a conversar con los sindicalistas a fin de poner término al conflicto. Para ello se solicitó que solo quede el representante de los trabajadores, Juan Villalba, y que el resto se alejara del lugar con un cordón policial de por medio. Sin embargo, dicha operación se realizó a fin de que Paredes huya del lugar a bordo de una patrullera policial.

Aufredi Paredes se excusó de hablar sobre el tema diciendo que tenía otros asuntos que atender.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.