Caso Curuguaty: jueza dio lugar al hábeas corpus solicitado a favor de Néstor Castro

Campesino preso por la masacre de Curuguaty había recibido un balazo que le destrozó la mandíbula y nunca recibió atención médica adecuada.

Néstor Castro, campesino preso por la masacre de Curuguaty. Foto: Jorge González de Base IS.

Luego de meses de haber postergado el tratamiento de la grave situación de Néstor Castro, campesino que sufrió una grave herida maxilofacial aquel 15 de junio de 2012 en Curuguaty, la jueza penal Lourdes Peña dio lugar el pasado 8 de noviembre al hábeas corpus genérico solicitado por la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (Codehupy) urgiendo el tratamiento integral adecuado para el complejo caso de la víctima de la masacre, quien además de haber perdido a un hermano tiene a otro en su misma situación judicial, Adolfo y Adalberto Castro respectivamente.

Cabe recordar que el pasado 9 de octubre la jueza Yanine Ríos determinó que los campesinos acusados por la masacre de Curuguaty sean llevados a juicio oral en una audiencia preliminar repleta de irregularidades, como el ocultamiento y la plantación de pruebas de parte del equipo del fiscal Jalil Rachid.

En su presentación la Codehupy argumentó que “la falta de atención médica y medicación adecuada para Néstor Castro, como así también la falta de tratamiento continuo y adecuado para aminorar los efectos de sus dolencias, hacen que su situación de detención se convierta en un trato cruel, inhumano y degradante, y amenacen su seguridad personal”.

Por su parte, la resolución de la jueza decide “hacer lugar a la presente acción constitucional de hábeas corpus genérico promovido por el abogado Francisco Gabriel Benítez Añazco a favor del ciudadano Néstor Castro Benítez, de conformidad a las disposiciones del art. 32 y siguientes de la ley N° 1500/99”.

En su segundo punto reza “ordenar el tratamiento médico especializado (maxilofacial), a cargo del staff de médicos del Centro de Emergencias Médicas, quien se constituirá por razones de seguridad a la Penitenciaría Nacional de Tacumbú para este este fin, y una vez culminado el mismo dictaminará lo que corresponda”.

“Oficiar al director del Centro de Emergencias Médicas a fin de designar al profesional médico quien se encargará del tratamiento especializado (maxilo facial) del interno Néstor Castro Benítez, de manera inmediata”, añade la magistrada.

Parte resolutiva del dictamen emitido por la jueza Lourdes Peña.

Néstor Castro fue herido al iniciarse el tiroteo en Marina Cue, el 15 de junio de 2012. Un disparo policial le destrozó la mandíbula. Estando gravemente herido, fue rescatado por otros compañeros que lo escondieron y pudieron sacarlo a la noche. Sus familiares lo llevaron a un hospital privado en Katuete, distante a unos 82 km de Yvypytã 1, creyendo que ahí estaría más seguro. Sin embargo, alguien lo delató, probablemente el mismo médico que lo atendía, violando el secreto profesional. No se dejó constancia en las actuaciones policiales de la identidad del delator.

Policías de investigaciones lo aprehendieron sin orden judicial en el hospital en la mañana del 16 de junio y lo trasladaron inmediatamente a Curuguaty. A la tarde de ese día, Castro ya compareció ante la fiscalía para prestar declaración indagatoria, para ser inmediatamente detenido. No recibió una atención médica debida. Sin haberse aún recuperado satisfactoriamente de la herida, su detención se convirtió en prisión preventiva desde el 25 de junio de 2012.

La denuncia de la Codehupy agrega que “entre junio de 2012 y junio de 2013 Néstor Castro fue intervenido quirúrgicamente en tres oportunidades. Sin embargo, de acuerdo al testimonio de la Dra. Cinthia Jara, quien viene acompañando profesionalmente a Castro desde la Articulación Curuguaty, este tuvo una pérdida casi total de la mandíbula y la prótesis que se puso en su reemplazo fue claramente mal colocada.

La prótesis es actualmente disfuncional. En la última intervención le retiraron los tornillos, lo que se agravó su situación. No está fija y se mueve, lo que hace que Castro no pueda ingerir ningún alimento sólido. Desde el inicio de su detención, Castro perdió mucho peso y está abatido psicológicamente por el dolor permanente que le generan las lesiones sin curar”.

Fuente: Qué pasó en Curuguaty

Foto de portada: Paraguay.com

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.