Caso Curuguaty: declaran que Rachid recibió imágenes tomadas por el helicóptero

Este viernes prosiguió el juicio a los campesinos acusados por la masacre de Curuguaty en el Palacio de Justicia de Asunción. Entre los testigos que fueron citados a la audiencia del día de hoy, declaró el periodista José María Quevedo, quien participó de la investigación realizada por la Plataforma de Estudio e Investigación de Conflictos Campesinos (PEICC) y levantó testimonios en el lugar luego de la masacre.

Además de los relatos sobre ejecuciones de campesinos que se encontraban heridos, la modificación de la escena del crimen con la colocación de armas al lado de los cadáveres de los campesinos de parte de la policía y el manejo deficiente de los elementos de prueba de parte del exfiscal de la causa y actual viceministro de Seguridad Interna, Jalil Rachid, el periodista señaló que el comisario Roque Fleitas le comunicó que las imágenes que habían sido tomadas por el helicóptero que sobrevolaba el lugar en el momento de la matanza fueron entregadas a Rachid.

“Del registro de la cámara del helicóptero, Roque Fleitas dijo que había imágenes que no fueron tenidas en cuenta. Se le pidió al fiscal que buscara el registro de esas imágenes. El fiscal solo envió un oficio donde decía que la cámara no funcionaba, un alto comisario de la Comandancia le dijo que se registró el material y que fue entregado al Ministerio Público”, dijo Quevedo citado por un reporte de la Articulación Curuguaty.

Asimismo, se refirió a un material publicado en radio Ñandutí donde plantea por qué nunca fue investigada la pista narco en la matanza, puesto que en el inmueble en disputa se encontraron 40 hectáreas de marihuana y que incluso el entonces ministro de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) y actual ministro del Interior, Francisco de Vargas, dijo que ese elemento debía ser investigado, lo cual no fue tenido en cuenta por Rachid.

Ante esta declaración la defensa de los campesinos solicitó que el testigo se explaye sobre la pista narco, a lo cual la fiscalía se opuso. El tribunal de sentencia hizo lugar a la oposición del Ministerio Público. El abogado defensor Darío Aguayo solicitó una reposición argumentando que en el proceso solo se da lugar a la versión de la fiscalía y no se investiga la muerte de los 11 campesinos. El tribunal rechazó el pedido argumentando que va a juzgar solo las tres acusaciones planteadas por el Ministerio Público contra los labriegos (invasión de inmueble ajeno, asociación criminal y homicidio doloso en grado de tentativa) y no va juzgar la causa de las muertes de los campesinos ni lo que no se haya investigado, puesto que para eso existen otros canales donde denunciar.

Otro de los testigos que brindaron su declaración fue el expresidente del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert), Juan Carlos Ramírez Montalbetti, quien habló sobre el antecedente de las tierras y de un litigio del año 1991 en que actuó en representación de indígenas como abogado de Conferencia Episcopal Paraguaya. Los indígenas reclamaban como parte de su territorio ancestral las tierras ocupadas por la firma del fallecido político colorado Blas N. Riquelme. El exfuncionario del ente agrario observó que la finca 30 ya generó muchos conflictos y que era difícil enfrentarse a Riquelme, que no estaba acostumbrado a entregar tierras a nadie.

Sobre la posesión de las tierras de Marina Kue sostuvo que existe un decreto firmado por el expresidente de la República, Nicanor Duarte Frutos, en que consta la aceptación de la donación. “La sola aceptación de una donación a nivel país es suficiente para que se considere que ha habido traspaso, si no hubo inscripción lo mismo existió el traspaso al Estado. La simple oferta y aceptación del documento es suficiente para aceptar la propiedad, como en cualquier contrato”, expresó.

Fuente: Articulación Curuguaty

Comentarios

Publicá tu comentario