Cartes y los israelíes

Anuncian que Horacio Cartes está llegando a ciertos acuerdos con los israelíes, en términos de seguridad, educación, salud y agua potable.

Fuente de la imagen: Fanpage del Facebook de Horacio Cartes

Los israelíes (no israelitas, que esta denominación corresponde a tribus de tiempos bíblicos), es decir, repito, los israelíes, que forman parte del Estado de Israel, a partir de la autoproclamación en 1948, ya hicieron incursiones por estos rumbos con el entonces ministro Rafael Filizzola, por asuntos de “seguridad”, aparte de la “regalía” que no hace tiempo obtuvo Cartes, con la provisión de guardaespaldas israelíes.

En otra ocasión, también se hicieron presentes. Y de aquello nos habíamos enterado con cinco meses de antelación, cuando personas amigas, vinculadas con entidades internacionales, nos avisaron que se estaba gestando una visita de representantes del gobierno israelí a Paraguay.

Efectivamente,  estos agentes sionistas vinieron para solicitar al presidente Fernando Lugo que no apoye el reconocimiento a Palestina en las votaciones en la ONU. Lugo hizo caso omiso a esa sutil coacción («Recuerden que Israel es uno de los principales compradores de carne de Paraguay», dijeron entonces los israelíes) y apoyó la causa palestina. Posteriormente, tras el golpe del 22 de junio, el nuevo «presidente», Federico Franco (no podía ser de otro modo) se plegó al «pedido» sionista. Pese a todo eso, Palestina obtuvo  tiempo después su reconocimiento, aunque sobre esto hay todavía mucha tela que cortar y no sabemos a dónde se llegará.

No obstante, el principal interés de Cartes -según dicen los que están cerca de él- es el tema de la seguridad, o, mejor dicho, de la suya, de su protección personal y la de sus intereses, como también la de sus allegados. Se sabe que Israel es el principal proveedor de sistemas de este tipo de seguridades en el mundo. El Mossad tiene su merecida fama. Se supone que el interés de ellos (los sionistas), aparte de vender sus armas y equipos de vigilancia, etc., es llevar carne paraguaya y otros productos afines. Y fortalecer la mentalidad sionista, es decir autoritaria, es decir fascista, es decir imperialista, para neutralizar las pretensiones de soberanía de los países de nuestra región. No en mera coincidencia el acercamiento que hoy existe entre el gobierno de Colombia y la OTAN.

¿Cuáles sombras se ciernen sobre nosotros? Aunque tengamos la mejor voluntad de ser optimistas, la trayectoria en el mundo de estos visitantes habla por sí sola.

Lo que el acuerdo con los israelíes pueda aportar al Paraguay en materia de Educación depende de lo que entendamos por educación. Y en asuntos de Salud depende del alcance social que pueda tener este rubro, algo dudosa tratándose de quienes rodean a Cartes (los manguruju de siempre). Y en cuanto al agua potable, no pido que pregunten a los palestinos árabes cómo maneja el gobierno de Israel ese tema en Palestina, sino que lean a fondo los informes de la Organización Mundial para la Salud, que al respecto está en internet. Y no olvidemos que el agua es un recurso natural, es decir de los habitantes del planeta. Y quien sólo lleva aguas a su molino…

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.