Cartes resta importancia a la inseguridad y dice que solo “uno murió”

Porque “uno murió” no se puede hablar de inseguridad nacional, afirmó Horacio Cartes.

Horacio Cartes dice que ha mejorado la seguridad ya que solo «uno murió». Foto: Fan page de HC.

En una conferencia de prensa brindada en el aeropuerto Silvio Pettirossi tras su regreso del Vaticano, el presidente Horacio Cartes fue consultado sobre si se mantenía en su postura de que mejoró la seguridad en el país, tras el asesinato del joven Diego Rubén Angeloni a manos de un asaltante.

En primer lugar Cartes señaló que no se le ha dado superpoderes a nadie y aseguró que el Ministerio del Interior cuenta con informes que prueban que ha mejorado la situación de la seguridad en el país.  

Sin embargo, a renglón seguido afirmó todo lo contrario diciendo que “se ha reducido en varios aspectos la parte de seguridad”.

Luego restó importancia a los numerosos casos de homicidios registrados desde agosto último, principalmente en las zonas militarizadas y que afectan de manera predominante a campesinos que se oponen a la expansión de los cultivos transgénicos y las fumigaciones.

“Yo no quiero que me pongan que porque uno murió, tengamos que hablar de la inseguridad nacional. Creo que el ejemplo no va coherente con la pregunta», respondió el mandatario.

En cambio, sus expresiones contrastan con la creciente violencia ejercida contra los campesinos de parte de las propias autoridades, que además no investigaron ninguno de campesinos asesinados en las zonas militarizadas.

Uno de los casos más sonados fue el registrado en Amambay, donde el pasado 21 de noviembre fueron encontrados tres campesinos en una fosa común. Los fallecidos fueron identificados como  Venancio Martínez Sanabria, de 54 años, y de sus hijos Tasanio, de 22, y Alberto Martínez Acosta, de 14. Según el informe policial, los cuerpos estaban semienterrados en una fosa común en un monte en el predio de la estancia Trabuco, en la colonia Pakola, a 70 km de Capitán Bado.

Además, en los últimos tres meses fueron asesinados tres dirigentes campesinos presuntamente por su activismo en contra de los cultivos transgénicos y las fumigaciones.

Del Rosario González Acosta (57): El 6 de noviembre pasado, en horas de la siesta, fue encontrado muerto en su propia chacra,  ubicada en el kilómetro 80, de la colonia Tacuara, a unos 40 kilómetros de la localidad de Horqueta, departamento de Concepción, parte del sector militarizado por ser considerado zona roja del EPP. Sufrió dos estocadas. El fiscal interviniente, Joel Cazal, insinuó que podría haber sido víctima del EPP.

Inocencio Sanabria: Fue asesinado el 17 de setiembre en su propia casa en Núcleo 4, Arroyito, distrito de Horqueta. Sicarios en moto lo ultimaron en su vivienda. En dicho asentamiento también vivía el dirigente campesino Benjamín “Toto” Lezcano, asesinado en circunstancias similares el 19 de febrero de 2013.

Lorenzo Areco (38): Dirigente campesino que fue asesinado en agosto mientras se dirigía en moto al local de la Organización Campesina Regional de Concepción, sobre la ruta Bernardino Caballero (que une Concepción con Pedro Juan Caballero). Sicarios desde una camioneta plateada 4×4 dispararon contra él. Según dirigentes campesinos compañeros suyos, estarían detrás los partidos tradicionales y la “narcopolítica”.

Lorenzo Areco, dirigente campesino asesinado sobre la ruta Bernardino Caballero, en agosto pasado. Foto: Yvy Yaú digital.

Intento: El 1 de noviembre la casa del dirigente campesino de la Asociación de Agricultores del Alto Paraná (Asagrapa), Tomás Zayas, fue baleada por desconocidos.

Además de esto, son numerosos otros hechos de violencia e inseguridad registrados en el campo, empezando por las denuncias de abusos de los propios policías y militares en las comunidades afectadas por la militarización (San Pedro, Concepción y Amambay) y otros departamentos. Entre otros casos, el pasado 16 de noviembre fueron baleados dos campesinos y otros cinco fueron arrestados en la colonia Maracaná, departamento de Canindeyú, por oponerse a las fumigaciones de sojales.

En cuanto a la inseguridad urbana, causó conmoción el caso de la estudiante de enfermería Lializ Velázquez, de 22 años, quien fue asesinada por motochorros el 10 de noviembre pasado. Además, el caso de un policía gatillo fácil también tuvo amplia repercusión. Atilio Recalde Filártiga (21), estudiante de Veterinaria, fue asesinado el 25 de setiembre pasado en Coronel Oviedo. El autor del homicidio fue el suboficial Ramón Bernal Gamarra (28).

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.