Cartes relega en la cola a la Secretaría Nacional de Cultura

El presidente electo se había excusado de hablar sobre políticas culturales ya que se encontraba ocupado en “temas centrales”.

En la lista de colaboradores de las secretarías con rango ministerial Cultura brilla por su ausencia. Foto: Facebook de Horacio Cartes.

Más allá de trascendidos publicados en las últimas horas de anoche en la prensa, que señalan que Mabel Causarano sería la futura ministra de la Secretaría Nacional de Cultura (SNC), el presidente electo Horacio Cartes no incluyó en la lista dada a conocer ayer sobre los integrantes de su “selección nacional” quién será el titular de la Secretaría Nacional de Cultura durante el arranque de su gestión. Como adelanto de la poca importancia que tendrá para su gobierno las políticas públicas en el sector, esta cartera no apareció en la primera nómina de los ministros designados, con el agravante de que tampoco apareció en la segunda.

Un tiempo atrás, ante una llamada de atención de la guitarrista Berta Rojas sobre la ausencia del tema en la agenda de los políticos así como de qué manera apoyaría el sector de la cultura, Cartes, un tanto desconcertado, lamentó, entre otras cosas, la pérdida “de la cultura de nuestras músicas” y la clausura de locales como el Patio de la Cerveza.

“Berta, antes que nada, mis cariños y respetos. Realmente nosotros nos estamos dividiendo, no solo la parte de arte donde está una sobrina mía, Gabriela, hija de Sarah. Sé que a mi hermana es lo peor que le puede pasar que la esté nombrando. Pero en la parte de discapacitados, la parte cultural ella está dejando sobre el hijo… sobre la hija, perdón, Gabriela. Porque realmente si uno de los que reclamo (sic) antes teníamos acá cerca nomás el Yguazú, te acordás, antes teníamos el Hermitage, antes teníamos el Jardín de Cerveza, hemos perdido la cultura completamente de nuestras músicas”, respondió claramente extraviado en la conversación durante un programa de Humberto Rubin en radio Ñandutí.

“Realmente es algo para retomar. Pero veo que los jóvenes, con este Bicentenario, después estuvimos en Fernando de la Mora con Édgar Quintana, recuerdo a la hora de desfilar el desfile (sic) estudiantil la gente quiere volver a cantar el himno, la gente quiere volver a desfilar. Nosotros hemos entrado en un periodo donde el Paraguay ha involucionado. Asunción creo que fue más linda que hoy, más descuidado. Y hoy creo que está empezando a retomar otra vez”, agregó.

Ante el aprieto Cartes reconoció que no es docto en la materia y que dejó el asunto a otros colaboradores, ya que está ocupado en “otros temas centrales”, relegando el tema a un plano secundario.

“Pero la parte cultural, yo te digo sinceramente, Berta y audiencia, que uno pueda estar atrás de todos los temas es imposible. Tenemos temas centrales. Nosotros decidimos agarrar unos cuantos ejes, pero sí nos vamos encargando de dejar responsables en cada área. Te pongo el ejemplo de un chico ciego, Diego, que estábamos en una seccional, en una reunión donde hizo los reclamos de abandono. Todos los reclamos muy justos y casi normales que escuchamos. Y recuerdo que le dije a a Diego. Diego en pocos días estará en nuestro PC frente al Sheraton. Enterate vos y apenas estés listo vení a trabajar, que nadie va a cuidar de los ciegos mejor que un propio ciego. Hoy está trabajando ya hace unos meses con nosotros, un récord en el país. Y nosotros, a través vuelvo a hablar de mi hermana, estamos procurando traer todo lo que podemos de elementos, cosas nuevas que puedan tener”, apuntó.

Luego tuvo una especie de lapsus y, luego de contar cómo ayudó al muchacho invidente contratándolo para que trabaje por su movimiento partidario, dijo que hay otros “discapacitados” a los que dio la espalda. “Y así también tenemos otros discapacitados que le hemos dado la espalda. Acá hemos dado la espalda a todos: tercera edad que es otro gran compromiso, que no tengo la menor duda que si le ponemos en la agenda realmente vamos a poder atender, no nos faltan nada. Recursos no es el problema en Paraguay viendo cómo se está robando, porque esa es la palabra. Vos me decías reforma del Estado, yo no voy a quitarle la cola al jeringa (sic) en ese tema. Hay que reformar al Estado, hay que transparentar la gestión”, afirmó.

Nada por aquí, nada por allá. Cultura no forma parte de los «temas centrales» de Cartes. Foto: Fan Page de Facebook de Horacio Cartes.

En este sentido puso como ejemplo la experiencia que le relatara el embajador brasileño Eduardo dos Santos respecto a la rendición de cuentas sobre los gastos que realizan los funcionarios del país vecino.

“Me decía el embajador Eduardo dos Santos, el embajador de Brasil acá que ahora está en Itamaraty. Horacio, el que quiera saber, cualquiera de los 180 millones de habitantes de Brasil cuánto yo gasté el 7 de setiembre en la fiesta patria de ellos, en la cena que hice, entra y sabe. ¿Por qué nosotros vamos a esperar, por qué nosotros vamos a Encarnación y cruzamos el puente y vemos que ellos pueden tener la salud que tienen, por qué ellos pueden tener el Ramón Madariaga y nosotros no, por qué cruzando el puente hay gente competente y nosotros no. Y de eso nadie me va a quitar de la cabeza, Humberto, que nosotros no somos menos que nadie. Falta la determinación que empujemos todo el carro y no esperen tanto de una persona. Este barco lo vamos a mover entre todos”, expresó.

Llegado a este punto, Rubin interrumpió a su invitado con una pregunta referente a la independencia de la fiscalía y otros órganos de la justicia. “La gente está harta de la injerencia política en el Poder Judicial”, respondió Cartes asintiendo a la observación hecha por el periodista.

No se sabe de la experiencia de la hermana de Cartes en el terreno de las políticas culturales, pero lo cierto es que EE.UU. estuvo interesado en saber qué rol desempeñaba Sarah Cartes en la supuesta red de lavado de dinero, tráfico de cigarrillos y de drogas encabezada por su hermano.

La embajada norteamericana en Buenos Aires pidió especial atención a las grabaciones de las conversaciones de la hermanada de Horacio Cartes, Sarah Cartes. Foto: captura de pantalla de la página de WikiLeaks.

En unos cables filtrados por WikiLeaks en 2010 en que se relata que agentes de la DEA se infiltraron en la supuesta organización delictiva de Cartes, un remitente identificado como Martinez pide expresamente poner atención a las grabaciones que puedan involucrar, además de Horacio Cartes, a Sarah Cartes. Teniendo en cuenta que el documento se emitió desde la Embajada de Buenos Aires, el apellido correspondería nada menos que a la entonces embajadora norteamericana en Argentina, Vilma Martinez.

Esto se refuerza teniendo en cuenta que unos cables que fueron enviados desde Asunción a la DEA y otras instituciones sobre la captura en nuestro país del llamado “rey de la efedrina”, el mexicano Jesús Martínez Espinosa, fueron firmados simplemente como Ayalde, apellido de la embajadora de entonces en Paraguay, Liliana Ayalde.

Intentamos comunicarnos con Horacio Cartes para consultarle sobre este tema. Al llamar al número que nos facilitaron nos atendió alguien, pero la comunicación se interrumpió luego de una fuerte interferencia sonora. Al insistir en reiteradas ocasiones, apenas al entrar la llamada nos volvían a cortar.

Comentarios

Publicá tu comentario