Cartes prometió recuperar Acepar, pero al final la alquiló

Arrendaron la siderúrgica a una empresa brasileña por 10 años. El año pasado el gobierno había prometido recuperar para el Estado la empresa, tras la bochornosa experiencia privatizadora. Ahora la volvió a entregar.

Entrada de la siderúrgica. Foto de archivo de Cootrapar

Este lunes, en conferencia de prensa, el Procurador General de la República Roberto Moreno informó del alquiler de la empresa Aceros del Paraguay (Acepar), tras la bochornosa experiencia de privatización de 1997. La empresa Cerro Lorito S.A. tras adquirirla nunca pagó el total de lo acordado, y terminó saqueándola.

El gobierno ahora comunicó que se concretó el contrato de arrendamiento de ACEPAR a la empresa Vetorial Siderúrgica. Explicó que el plazo del acuerdo es de 10 años y que las condiciones económicas del mismo tienen un canon mensual fijo que «pase lo que pase» se deberá abonar.

Existe un compromiso de inversión de 20 millones de dólares en los próximos 18 meses, para poner la empresa en condiciones.

«Estábamos buscando una solución a las deplorables condiciones en que encontramos Acepar y por eso decidimos apostar a esta alianza», dijo Moreno, posteriormente a Radio Uno.

Prometieron recuperar

El pasado 27 de octubre de 2013, el presidente Horacio Cartes y el procurador de la República, Roberto Moreno, confirmaron que iniciarían un proceso para recuperar la empresa Aceros del Paraguay (Acepar), vendida al sector privado en 1997.

El procurador había lamentado que la empresa “está muy lejos de ser la empresa modelo que tanto se pretendía”. “Eso que se hizo con Acepar es con lo que estoy en contra. La venta de un bien del Estado.”, refirió para luego ceder la palabra nuevamente al procurador.

La empresa no solo dejó de lado las inversiones en las instalaciones, sino además violaron normativas acordadas y violaron leyes laborales.

El Estado vendió Acepar al Consorcio Siderúrgico Paraguayo (Cosipar), en noviembre de 1997.

El nuevo propietario era un grupo empresarial integrado en un 66,66% por Cerro Lorito S.A. y en un 33,33% por Cootrapar, una cooperativa de trabajadores de la firma.

Se fijo en 35 millones de dólares el precio de la transacción. El pago nunca se terminó. Inclusive, se hicieron dudosos descuentos en el precio final.

Comentarios

Publicá tu comentario