Cartes elogia a Mandela, pero reprime a quienes se oponen a sus medidas

El presidente Horacio Cartes destacó a Nelson Mandela como un símbolo de la igualdad, pero en la práctica manda reprimir y balear a campesinos que se oponen a las fumigaciones ilegales y a los críticos de sus medidas económicas. 

Horacio Cartes elogió los valores de la igualdad defendidos por Nelson Mandela, pero sus políticas económicas están profundizando la desigualdad en el país.

En su cuenta oficial de Twitter el presidente Horacio Cartes lamentó el fallecimiento del exgobernante de Sudáfrica y símbolo de las luchas por la igualdad y la libertad, Nelson Mandela.

“Lamentamos que el mundo haya perdido a un líder tan grande como Nelson Mandela, símbolo de la lucha por la igualdad”, tuiteó el Mandatario.

Luego agregó: “El mejor homenaje que podemos hacerle es tener siempre presentes los ideales que nos legó”.

Sin embargo, sus expresiones en las redes sociales contrastan con sus políticas de seguridad, caracterizadas por las violentas y constantes represiones, principalmente en el campo contra los campesinos que se oponen a las fumigaciones o reclaman la recuperación de tierras fiscales ocupadas ilegalmente por empresarios agrícolas. La represión también es implacable en la ciudad contra los que protestan contra sus políticas, que tienden a profundizar la desigualdad, como la ley de alianza público-privada, que pretende entregar al sector privado servicios públicos fundamentales como salud, educación, entre otros, lo cual aumentará la brecha de desigualdad existente en el país.

Entre los episodios más violentos a nivel urbano se encuentra el registrado el pasado 28 de octubre. Luego de que los diputados aprobaran la ley de APP, la policía descargó una violenta represión contra los manifestantes que protestaban frente al Congreso. En tanto, el pasado lunes la policía reprimió con violencia a pequeños comerciantes que protestaban contra el decomiso de sus productos en el marco del operativo “Hendy”, de supuesta lucha contra el contrabando. La violencia llegó a tal punto que los efectivos policiales irrumpieron en la casa de un pasero lanzando gases lacrimógenos y afectando a un bebé de tres meses, que tuvo que ser hospitalizado por la inhalación de los gases tóxicos. También habían sido reprimidos los docentes que exigían mejoras jubilatorias, incluida una mujer embarazada.

 El campo

Policías custodiando fumigaciones ilegales de un sojal ubicado sobre un camino vecinal en Táva Jopói, departamento de Canindeyú.

En contrapartida, sería imposible enumerar todos los casos de abuso de autoridad en el campo, donde casi a diario campesinos son apresados, reprimidos e incluso baleados con municiones de plomo, tal como ocurrió en la colonia Maracaná, departamento de Canindeyú, cuando dos campesinos fueron disparados y otros cinco detenidos por protestar contra la fumigación de un sojal, que afecta la salud de la población, además de destruir sus cultivos y matar sus animales. Resultaron heridos Herminio Enríquez, con impacto de bala en el abdomen, y Pablino Rojas, con disparos en ambos brazos.

Entre otros innumerable procedimientos, cabe mencionar el registrado el pasado 29 de octubre en la colonia Tavapy II, Alto Paraná, donde campesinos reclaman unas tierras que debían ser destinadas a una escuela agrícola pero que la fundación encargada del proyecto, Francis Perrier, las alquila para el cultivo de soja. Otro caso que mereció especial atención fue el desalojo a principios de octubre en Laterza Cue, donde policías irrumpieron con gases lacrimógenos en una escuela causando terror en los niños y en días sucesivos realizaron arrestos arbitrarios y torturaron a los detenidos. Uno de los más golpeados fue Jorge Torales, con varios hematomas en el rostro.

Uno de los al menos siete campesinos que resultaron heridos en un procedimiento en la colonia Tavapy II, Alto Paraná.

Una de las principales políticas de Cartes es el respaldo a la violación  de las leyes ambientales, ordenando la custodia policial a fin de garantizar la fumigación ilegal de sojales en contravención a la Ley 3742 de Control de Productos Fitosanitarios, que en su artículo 68, inciso a,  “Sobre aplicación terrestre de agroquímicos”, establece la obligación de “una franja de protección de cien metros entre el área de tratamiento con productos

fitosanitarios y todo asentamiento humano, centros educativos, centros y puestos de salud, templos, plazas y otros lugares de concurrencia pública para los plaguicidas de uso agrícola”.

Asimismo, en el inciso c. de dicho artículo la ley dispone que “en casos de cultivos colindantes a caminos vecinales poblados, objeto de aplicación de productos fitosanitarios, se deberá contar con barreras vivas de protección con un ancho mínimo de cinco metros y una altura mínima de dos metros. En caso de no existir dicha barrera viva, se dejará una franja protección de cincuenta metros de distancia de caminos vecinales poblados para la aplicación de plaguicidas”.

Sin embargo, el gobierno de Cartes, en lugar de sancionar a los infractores, les brinda protección policial para que sigan violando las leyes, además de beneficiarlos con exoneraciones impositivas, al haber rechazado el impuesto a la exportación de granos en estado natural.

Jorge Torales, poblador de Laterza Cue, fue detenido y torturado por la policía de Cartes. Foto: Radiotv Latinoamericana.

Herminio Enríquez fue herido de gravedad en el abdomen por oponerse a las fumigaciones ilegales en sojales colindantes a la colonia Maracaná. Foto: FNC.

Grabación realizada por un poblador que registra el momento en que la policía desplaza a los campesinos que se reunieron a protestar contra la fumigación ilegal de un sojal colindante a su comunidad. 

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.