Cartes, el “vendedor”

La especulación y la timba financiera son algunos de los rubros a través de los cuales Horacio Manuel Cartes construyó su grupo empresarial. A ello añadió los rentables rubros de tabaco e importaciones. Industrias básicas que generen desarrollo para el país, ausentes.

Horacio Cartes. Foto: elpais.cr

Según la página web del Grupo Cartes, este conglomerado emplea a unas 3.500 personas y están presentes en diversos sectores económicos, como la ganadería, tabacos, bebidas, transporte, comercio y banca, entre otros. No menciona la implicancia de Cartes en el sonado caso de la evasión de divisas del Banco Central del Paraguay, a mediados de la década del 80, a raíz del cual estuvo prófugo y luego fue a la cárcel de Tacumbú durante una temporada. El empresario reconoce que no existe sindicato alguno en sus empresas. Y muestra de ello es que en el 2006 despidió a los trabajadores del Banco Amambay que se organizaron sindicalmente.

La reseña de Cartes tiene estas características: “en los primeros años de la secundaria, desarrolló un talento especial para la venta de repuestos y aviones. A la par de gerenciar la importación de repuestos para aeronaves, dedicó su tiempo a nuevos emprendimientos comerciales, especialmente a insumos para el sector ganadero. A mediados de los ’80, se inició en el rubro financiero, en ese entonces, con énfasis en el sector cambiario. Para los años 90 acumuló mucha experiencia en el ámbito ganadero, gracias a la comercialización de productos varios para las estancias del país. Es así que en octubre de 1990 decide crear la Ganadera Sofía S.A”, expone la página virtual del Grupo.

“No se puede dejar de mencionar tampoco aquí la gran experiencia de éxito con la representación de la emblemática firma norteamericana Budweiser. En 2008, esta marca alcanzó la participación del 8% de la preferencia de consumidores paraguayos, lo que motivó la proposición para la instalación de una fábrica en Paraguay con participación accionaria casi igualitaria”, mencionó el sitio web.

Cartes cuenta también con una fundación, con empresas en Estados Unidos para la venta de tabaco y las gaseosas Pulp, una tienda de ropas deportivas, una compañía de aviación, así como una firma que gestiona actividades futbolísticas, entre otras.

El empresario, que de la mano de otro “exitoso” hombre de negocios, Juan Carlos Wasmosy, se afilió al Partido Colorado en el 2009, defiende el modelo capitalista, está contra la reforma agraria y  pretende la ocupación de los trabajadores  y las trabajadoras bajo el régimen de maquila, una experiencia donde los derechos obreros son conculcados, recurrentemente.

La irrupción del advenedizo político despierta dudas, y ante un eventual triunfo electoral, se requerirán de vuelta las movilizaciones populares, pues la ola de privatizaciones de las empresas públicas nuevamente puede arreciar en detrimento de la República. El pueblo tiene la palabra.

Comentarios

Publicá tu comentario