“Cartes apela al shock y al terror para implementar su paquete privatista-represivo”

El secretario general adjunto del Frente Guasu, Najeeb Amado, nos habla sobre la postura del conglomerado de partidos de izquierda sobre las medidas implementadas por el gobierno de Horacio Cartes. El portavoz de la agrupación opositora califica sin ambages al cartismo de «privatista y totalitario», además de apuntar que el mandatario emplea estrategias de terror para imponer sus medidas.

El cartismo es un «proyecto privatista y totalitario», afirma el dirigente del Frente Guasu, Najeeb Amado.

Amado enfatiza que Cartes emplea estrategias de terror para implementar su paquete privatista y represor que solo favorece a una minoría. En este sentido apunta que la ley de APP es complementaria al marco de privatización abierto con la ley de responsabilidad fiscal, que impone la obligación de que el aumento de los gastos corrientes no supere el 4%, una meta irrealizable si se considera que para empresas como la Ande la demanda eléctrica aumenta un 10% anual.

“En la ley de responsabilidad fiscal se plantea como tope de gastos corrientes el 4%. Este es un golpe para ministerios como el de salud y educación, que tienen que invertir más en lugar de recortar gastos. Ahí también ya se les condiciona a las empresas como ANDE, Petropar e INC. Si que es supera un aumento del 4% son pasibles de privatización. Por eso la ley de responsabilidad fiscal es un marco ya para las privatizaciones porque al colocar un porcentaje tan bajo de aumento de gastos corrientes en empresas como la ANDE que tienen un aumento anual promedio de 10% en cuanto a demanda de servicio eléctrico. Con seguridad no van a poder sostener ese 4% de tope. Entonces esas empresas van a ser pasibles de privatización”, sostiene.

“Esto se combina con la ley de participación público-privada y la de garantía a las inversiones extranjeras, para congelar impuestos a los empresarios, que se va a presentar en días más, hacen parte de lo que es el paquete cartista, un paquete privatista y represor. Un gobierno no puede aplicar políticas impopulares sin generar amenazas, sin generar terror: la amenaza del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), las imputaciones a los dirigentes sociales, campesinos y sindicales. Los despidos, las amenazas de hambre son todas formas de shock y de terror para llevar adelante su paquete privatista-represor, del cual se benefician no más de 1.000 familias”.

A reglón seguido dice que “no hay mal menor” en esta falsa disyuntiva entre la versión de los diputados y senadores, ya que la primera de por sí habilita la concesión de los bienes y servicios públicos por plazos de hasta cuarenta años. Cartes desconoce la voluntad popular, remata el portavoz opositor. Así, subraya que el mandatario se niega a dialogar y concentra poderes para decidir unilateralmente qué bien público subastar a los capitales privados.

Represión innecesaria. La Montada avanza para reprimir a una manifestación tan pacífica que los policías de la primera fila no estaban en posición de pelear.

“La disyuntiva que había en la votación entre ratificarse en la versión de diputados oponiendo a la ley de senadores, desde el Frente Guasu decíamos que era difícil identificar un mal menor. Esto es parte de un paquete privatizador y represivo, que es el modelo Cartes. Con todo ese paquete analizar por separado la ley de alianza público-privada, nosotros creemos que genera falsas ilusiones. Al darse esa situación, y obviamente al demostrar el cartismo poca importancia a las manifestaciones que se hicieron por todo el país, que no le importa mucho esas 50.000 firmas juntadas por los sindicatos del sector público que rechaza la ley de APP. No solamente eso, sino que decide darle un claro mensaje al pueblo. Aunque ya haya una ley de responsabilidad fiscal que te enmarque el proceso de privatización. Aunque la ley en su versión de diputados hable genéricamente de privatizar todo, ellos quieren ser mucho más explícitos y aprueban una ley que habla puntualmente, de manera dolorosa casi, cuáles son todos los servicios que se pueden privatizar, que básicamente lo que no incluye es el aire. Con esa posición de provocación, con esa votación cantada, sale luego a reprimir a los sectores populares. Y no solo a reprimir, sino a perseguir a los manifestantes hasta el Panteón de los Héroes, les persigue hasta la Plaza de la Democracia con la Montada. Esa es una clara muestra de la propuesta que tiene como aparato represor el cartismo”, remata.

Sin ambages, Amado califica el proyecto cartista de privatista y totalitario. Sin embargo, a pesar de toda esta amenaza contra el movimiento popular, rescata la gran oportunidad y el gran desafío que genera la situación: la posibilidad de lograr la tan anhelada unidad de los sectores populares.

“Ya se había hablado de hecho de que la propuesta cartista era privatista y represora. Con la represión del lunes y esos allanamientos de madrugada en las zonas militarizadas del Norte, queda de manera manifiesta cuál es la propuesta cartista, que es una propuesta privatista y represiva. Esto es una amenaza para el movimiento popular y al mismo tiempo nos genera una gran oportunidad y desafío para unir a esa mayoría que está empezando a entender cuál es ese ‘nuevo rumbo’ del cual habla el cartismo. Ese es el desafío de la Coordinadora Democrática: generar un movimiento real que sea capaz de contener y de potenciar a esas mayorías trabajadoras del campo y la ciudad que se sienten amenazadas por este proyecto privatista y totalitario”, finaliza.

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.