Carta de un joven encarcelado en Paraguay

Cursaba los últimos años de la carrera de Derecho. Lo apresaron durante 1 año y medio. Al anularse el proceso volvió a su hogar y retomó sus estudios.  Cuando estaba por completar la carrera, el sistema judicial lo volvió a recluir. Ahora, forzado por la Fiscalía se declaró culpable, sin que se hayan presentado pruebas en su contra. 

Alcides Ramón Giménez (derecha) extiende su mano derecha; a su lado, también con una pañoleta en la cabeza, Sindulfo Agüero. Foto: Dionisio Arce.

Deberá cumplir una condena de 5 años, por supuesta “asociación criminal” en el “apoyo logístico” al denominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) para el secuestro del ganadero Luis Lindstron. Tuvo que someterse a esta “oferta”, y se declaró culpable, antes que por la prepotencia del sistema juzgador ser pasible de una condena de entre 25 y 35 años, sin elemento alguno en contra suya. Sus sueños, sus proyecciones, quedaron  cortados.  El juez Gustavo Bonzi había liberado a los 14 acusados de esta causa, debido a la precariedad , informalidad e insostenibilidad de la acusación fiscal. Luego, el poder lo destituyó y reinició el proceso, en una inaudita determinación. Desde Concepción, a sus 23 años, Alcides Ramón Giménez, envía el siguiente mensaje:

“Lo que se siente se un perseguido político en una supuesta Democracia, donde se supone debería brillar el estado de Derecho.

El dolor, la tristeza, la impotencia y la decepción que se sienten día a día desde el lugar más lejano donde estoy es inexplicable e inimaginable, la añoranza por mi madre, por mis hermanos, por mis sobrinos, mis amigos, mi novia, y por sobre todo por ese sueño que por tanto tiempo mi familia y yo nos sacrificamos para alcanzar, cual es mi estudio y la de llegar a ser un buen profesional, honesto, digno y ser el orgullo para mi familia, muy humilde pero con dignidad, y por qué no el día de mañana servir a mi comunidad, a mi gente y a mi país. Amigos, estar en estas circunstancias, ser perseguido INJUSTAMENTE, sin motivo, sin ninguna explicación es sinceramente espantoso e indignante, trato de encontrar una respuesta, una explicación a todo esto pero es imposible, no encuentro, es triste amigos, ver tus sueños, tus sacrificios, tus metas y hasta tu familia destruirse de esta manera tan injusta, dura y cobarde. Cobarde digo porque los responsables de acusar no pudieron decirme en la cara que fue lo que YO HICE, CÓMO, CUÁNDO Y DÓNDE, y se limitaron a presentar una acusación endeble que no explica nada y me ha dejado a mí y a mi familia en indefensión en todo momento, pero como tienen que justificar sus ineptitudes, sus caprichos se valen de respaldos políticos para reanudar un juicio que yo no corresponde y así llevarnos hacia una condena INJUSTA, es ABERRANTE e increíble todo esto, pero es la triste realidad de nuestro querido país.

Puede alguien, alguna autoridad del país responderme: ¿QUÉ SE SIENTE QUITAR EL SUEÑO A UN JOVEN, TRUNCARLO DE ESTA MANERA? Qué se siente ver a tu familia desmembrada, destruida, una madre huérfana, desamparada por la justicia, puede alguien responderme esto?. Creo que nadie tendrá una respuesta para esto.

Se está volviendo al antiguo sistema de persecución política, sistema solo existía en épocas dela dictadura. Amigos, que está pasando, que está fallando en nuestro país?, es la justicia, somos los hombres o son los órganos encargados de aplicarla?

Desde que empecé a hacer uso de mi capacidad de razonar como ser humano que soy, jamás se cruzó por mi mente pasaría por una persecución política como esta, jamás pensé tenían que hacerme correr de mi querido país y buscar exilio en países vecinos, es algo que hasta ahora no acepto ni aceptaré. No puede ser que en este siglo tengamos que pasar todavía por esto; me comprometo como siempre me sentí comprometido, pero ahora más que nunca, a luchar por mi país, por un país más justo, no importa si no lo logro, pero me sentiré orgulloso de haber soñado, intentado  y comenzado, creo que me siento suficientemente preparado y fortalecido, porque cuento con las mejores armas que Dios me ha dado, cual es la salud, la fe cristiana, la esperanza, la humildad, la sencillez y la oración. No ve van a bajonear con esto, no me van a destruir porque estos obstáculos son pruebas de la vida que Dios nos pone para con su ayuda salir más fortalecido, sabio y orgulloso. Orgulloso porque Dios y la vida me han elegido, me han elegido como el terreno donde Dios construirá o edificará su obra el día de mañana, y para ello lo prepara, lo cimienta bien y lo prueba para que de esa manera esté seguro que cuando construya no caiga ni se vea afectado por ninguna tormenta.

Amigos, me tocado y me sigue tocando pasar por momentos muy difíciles en mis 23 años de vida pero todos estos golpes me enorgullecen y cada día más espero con ansias la Justicia, esa JUSTICIA DIVINA que tarda pero que siempre llega.

Atentamente: Un joven humilde y con dignidad.

Alcides Ramón Giménez”

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.